El olor insoportable y el humo asfixian a trabajadores y vecinos del incendio de biomasa en Ibiza

El olor insoportable y el humo asfixian a trabajadores y vecinos del incendio de biomasa en Ibiza
Advertisement

La situación en Ibiza se ha vuelto insostenible para los trabajadores y vecinos cercanos al incendio de biomasa. El mal olor y el humo han invadido sus hogares y lugares de trabajo, generando incomodidad y preocupación.

Ventanas bien cerradas

Iren, una trabajadora de Friosat y vecina del barrio afectado, se queja de cómo el humo impregna su casa. Para evitar este olor asfixiante, ella y sus compañeros tienen que cerrar todas las ventanas. Incluso deben tener cuidado al tender la ropa, para evitar tener que lavarla nuevamente. Por la noche, incluso pueden ver cómo la ceniza vuela y se adhiere a las paredes debido a la humedad. Iren expresa su frustración por la falta de información y acción por parte de las autoridades. «Deberían tomar una decisión de una vez por todas: si quieren quemarlo por completo, que lo hagan en un día y terminen con esta situación que lleva tantos días», declara.

En la cafetería del Hipercentro, se escuchan las mismas quejas. Una de las camareras cuenta cómo los olores «repugnantes» se mezclan con el calor, impidiéndole dormir por las noches. La falta de comunicación por parte de las autoridades es evidente, y los residentes esperan una respuesta pronta. «Como ciudadana y usuaria del barrio, no tengo ganas de pasar quince días o un mes más con esta realidad», concluye Iren.

Un olor que se extiende

Sin embargo, no todos los trabajadores de la zona sufren las consecuencias del incendio. Los empleados de Azulejos Ca n’Andreu cuentan que en su edificio apenas notan el humo ni el mal olor. Depende de la dirección del viento. Por otro lado, los trabajadores de la gasolinera más cercana aseguran que a veces pueden sentir la esencia del humo quemado, pero no se compara con la situación de los vecinos.

Further reading:  Santa Rita: La Impresionante Belleza que Adorna Paredes y Techos

En la gasolinera de BP, las trabajadoras Taina y Andrea son las más afectadas por el fuego. Su ropa y su entorno están impregnados con un olor a humo y gasolina insoportable. Además, sus clientes sienten temor de tener que repostar tan cerca del incendio, incluso evitando la carretera principal para llegar hasta allí. Estas dos mujeres también se enfrentan a los cambios constantes del viento, que hace que la situación sea aún más impredecible.

Advertisement

Una lucha constante contra el fuego

Los bomberos trabajan sin descanso para controlar el incendio. Arrojan agua sobre las montañas de biomasa que arden desde su interior. La estrategia es mojar y apilar el material orgánico en pequeños montículos separados para asegurarse de que el fuego esté completamente extinguido.

Además, los bomberos enfrentan el desafío del humo. Cada vez que este se intensifica, enfocan los chorros de agua hacia él para minimizar su impacto. Los propios bomberos reconocen que tienen que adaptarse constantemente y colocar las máquinas fuera de la dirección del humo para poder trabajar de manera efectiva.

La situación continúa siendo difícil y peligrosa tanto para los bomberos como para los residentes del barrio. Los montones de biomasa son enormes y arden en su interior, lo que dificulta su control desde el exterior.

El incendio de biomasa en Ibiza es un problema que afecta a la calidad de vida de los trabajadores y vecinos cercanos. La falta de comunicación y acción por parte de las autoridades agrava la situación. Esperemos que se tomen medidas urgentes para solucionar este problema y devolver la tranquilidad a los afectados.

Further reading:  Cuidado de la Lavanda en Maceta: Consejos Esenciales para un Crecimiento Saludable 💜


Uno de los negocios afectados. Fotos: Juan Gordillo.

Foto 2

Foto 3
Taina y Andrea trabajan en la gasolinera más cercana.

Advertisement