Cómo cultivar garbanzos en la maceta de tu casa

Advertisement

Decidir tener nuestro propio huerto es una de las decisiones más gratificantes que podemos tomar. ¿Sabías que puedes cultivar garbanzos en la maceta de tu casa? Sí, has leído bien. En este artículo te explicaremos cómo hacerlo, para que puedas disfrutar de tus propios garbanzos caseros.

Los garbanzos, los nuevos roomies para tu hogar

Las plantas son los compañeros perfectos. No hacen ruidos, no roban tu comida y lo más importante: no contaminan el aire que respiras. Además, tener un huerto en casa es una forma de contribuir al cuidado del medio ambiente. En lugar de ocupar espacio con cosas innecesarias, puedes aprovecharlo para cultivar tus propios alimentos.

¿Cómo es la planta de garbanzo y qué cuidados necesita?

Los garbanzos son una planta adaptable y fácil de cultivar. Aunque pueden llegar a medir hasta 50 cm, se adaptan bien a las macetas. Esta leguminosa se siembra en primavera y tiene una temporada de crecimiento larga, necesitando al menos 100 días antes de poder cosecharlos. Sin embargo, son de fácil cuidado, siempre y cuando protejas las raíces de la intemperie y evites regarlas en exceso.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta es que los garbanzos necesitan mucho sol. Por lo tanto, debes elegir el lugar más soleado de tu casa para que puedan crecer saludables y en el tiempo establecido. Si no tienes un balcón soleado, puedes mover tus macetas a donde reciban suficiente luz solar.

Further reading:  Jardinería hidropónica: Cómo manejar la toxicidad del nitrógeno

¿Qué necesitas para cultivar garbanzos?

Para cultivar garbanzos en macetas, necesitarás:

  • Una maceta de unos 20 o 30 cm con agujeros en la base para drenar el agua.
  • Tierra arcillosa o bien tratada.
  • Un espacio soleado.

¿Cómo se siembran los garbanzos?

El proceso de siembra de los garbanzos es bastante sencillo:

  1. Siembra los garbanzos unas cuatro semanas antes de la última helada del año.
  2. Cubre tu huerta con un poco de mantillo durante la noche para proteger las semillas del frío.
  3. Llena las macetas con tierra y coloca una semilla en cada una, a una profundidad de entre 2,5 a 5 centímetros.
  4. Aunque es recomendable sembrar una semilla por maceta, puedes sembrar hasta dos. Luego, cuando las semillas germinen, deberás retirar una de las plantas.
  5. Coloca las macetas cerca de una ventana soleada y asegúrate de mantener la tierra húmeda hasta que los garbanzos germinen.
  6. Si el clima ha estado seco, riega los garbanzos dos veces por semana mientras crecen sus flores y sus vainas.
  7. Puedes agregar compost u otro fertilizante orgánico para abonar los garbanzos a mitad de la temporada.

Con estos sencillos pasos, podrás disfrutar de tus propios garbanzos caseros en poco tiempo. ¡Anímate a cultivarlos en la maceta de tu casa!

Recuerda que cultivar tus propios alimentos es una forma de alimentarte de manera más saludable y sostenible. Si te interesa saber más sobre el mundo de la jardinería y el cultivo en casa, visita Una Planta, donde encontrarás más información y consejos útiles. ¡Buena suerte en tu aventura como jardinero urbano!

Advertisement