Cultiva tu propio mamey en casa: paso a paso para principiantes

Advertisement

¡Descubre cómo cultivar tu propio mamey en casa de manera sencilla con estos simples pasos! El mamey es una fruta de temporada que no puede faltar en tu hogar. Su sabor dulce la convierte en el antojo perfecto para disfrutar a bocados o utilizar en la preparación de deliciosos dulces, batidos, helados e incluso refrescantes aguas frescas, ideales para combatir el intenso calor. Además, no podemos pasar por alto los múltiples beneficios que nos ofrece.

Esta fruta tiene una forma ovalada, con una piel áspera de color café claro y una pulpa de color rojizo. En el interior, encontramos una semilla oscura que al romperse revela una especie de almendra conocida como «pixtle», que se utiliza para preparar el agua de hueso de mamey. Originario de Mesoamérica, especialmente de las selvas de Chiapas, Tabasco y Veracruz, el mamey todavía se puede encontrar creciendo de forma silvestre en estas regiones.

Según datos de El Poder del Consumidor, México produce alrededor de 17 mil toneladas de mamey al año, siendo Yucatán uno de los principales productores, seguido de Guerrero, Quintana Roo, Chiapas, Michoacán y Tabasco. Esta fruta es una excelente fuente de carbohidratos, vitamina A, vitamina C, calcio, hierro, fósforo, carotenos y antioxidantes, que contribuyen al correcto funcionamiento del cuerpo.

¿Cómo cultivar mamey en una maceta?

Lo que necesitas

  • 1 maceta de unos 30 centímetros de ancho y alta
  • 1 hueso de mamey
  • Tierra de hojas, la necesaria
  • Papel de cocina absorbente
  • 1 recipiente con tapa hermética
Further reading:  16 espécies de trepadeiras com flor para cobrir muros, cercas, treliças e pérgolas

Germinado

  1. Para obtener la semilla de mamey, guarda la semilla de uno de los mamey que hayas consumido en casa. Recuerda lavarla muy bien para eliminar los restos de pulpa.

  2. En un recipiente hermético, coloca una capa de papel de cocina humedecido. Coloca el hueso de mamey y cúbrelo con más papel. Vuelve a humedecer y cubre completamente el hueso. Tapa el recipiente y déjalo en un lugar fresco y cálido para que la semilla comience a germinar.

  3. Revisa cada dos días el crecimiento de las primeras raíces del hueso de mamey y evita la acumulación de moho u hongos que puedan dañar el hueso. Si esto ocurre, simplemente cambia el papel y vuelve a humedecerlo para que el proceso de germinación continúe.

    Advertisement

Plantación

  1. Después de aproximadamente dos semanas, verás cómo las raíces del mamey comienzan a brotar, lo que significa que es hora de comenzar con la plantación.

  2. Llena la maceta con tierra de hojas hasta aproximadamente 3/4 de su capacidad. Siembra la semilla de mamey a unos 5 centímetros de profundidad y cúbrelo con tierra, asegurándote de que esté ligeramente suelta para que los primeros brotes puedan salir.

  3. Humedece la tierra sin llegar a inundar la maceta, solo necesitas mantenerla lo suficientemente húmeda para que el mamey comience a crecer correctamente.

Cuidados

  1. Coloca la maceta en un lugar donde reciba una buena cantidad de luz solar, se mantenga cálida y, sobre todo, húmeda. Asegúrate de regar constantemente cada vez que notes que la tierra comienza a secarse.

  2. Después de aproximadamente dos meses, verás cómo tu planta de mamey comienza a fortalecerse. Es importante abonarla al menos dos veces al año para que siga creciendo adecuadamente. Ten en cuenta que este tipo de cultivo puede tardar entre dos y tres años en dar sus primeros frutos, así que paciencia.

Further reading:  Las Flores Amarillas: Alegría y Significado

¡Disfruta del placer de cultivar tu propio mamey en casa y aprovecha todos sus beneficios! Si quieres conocer más sobre plantas y jardinería, visita Una Planta.

Advertisement