El quinoto: el árbol que cultiva la paciencia

Advertisement

¡Descubre el quinoto, el árbol perfecto para aquellos que desean cultivar paciencia en su vida! Este árbol, ramificado y con algunas espinas, posee hojas lanceoladas de un hermoso verde brillante.

Puede deducirse que su resistencia a las bajas temperaturas se debe a su ingeniosa estructura. A diferencia de otros cítricos, el quinoto no necesita climas tropicales o subtropicales para desarrollarse. Sin embargo, si vives en una región con temperaturas demasiado bajas, lo más recomendable es protegerlo de las heladas o cultivarlo en maceta para poder resguardarlo durante las noches frías.

El quinoto es una excelente opción para aquellos que deseen tener árboles en sus jardines sin que ocupen mucho espacio. De hecho, muchos comparan su estética con la de un bonsái, ya que es un árbol casi arbusto. Pero el quinoto no sólo se destaca por su tamaño reducido, sino también por sus deliciosos frutos cítricos, que son utilizados para crear exquisitas recetas culinarias.

En una palabra, el quinoto no necesita justificarse por ser pequeño ni porque sus frutos sean menos jugosos, menos dulces o más alargados que los de una naranja. Estos pequeños arbolitos florecen maravillosamente durante la primavera y sus bolitas de color naranja son un manjar que, eso sí, hay que comer con moderación.

Cómo cuidar un árbol de quinoto

Aquí te presentamos algunos consejos para cuidar adecuadamente tu árbol de quinoto y asegurarte de que crezca sano y fuerte:

Further reading:  Cómo propagar tus plantas a partir de esquejes

Trasplante en primavera u otoño

Trasplanta los árboles de quinoto a principios de la primavera o del otoño. Durante los meses más cálidos del verano, los árboles de quinoto están en pleno crecimiento, por lo que es mejor esperar hasta los meses más fríos si necesitas moverlos. Prepara la tierra en una maceta más grande o en el suelo y, con cuidado, retira el árbol de quinoto de su antiguo recipiente. Asegúrate de que la parte superior de la bola de raíces esté a nivel del suelo al replantar.

Luz solar y protección en invierno

Los quinotos necesitan recibir al menos 6 horas de luz solar al día fuera de la temporada de verano para crecer adecuadamente. Durante el invierno, debes mover el árbol de quinoto al interior, cerca de una ventana orientada al sur. Aunque los quinotos pueden soportar temperaturas de hasta -1 °C, es recomendable llevarlos al interior si quieres asegurarte de que sobrevivan. Si no reciben suficiente luz solar en el interior, puedes utilizar una luz fluorescente especial para plantas.

Advertisement

Riego y cosecha

Asegúrate de que la tierra de la maceta esté húmeda hasta 2,5 cm de profundidad. Si al introducir tu dedo en la tierra sientes que está seca, es hora de regar el árbol. Utiliza una regadera para humedecer suavemente la tierra y coloca un platillo debajo de la maceta para que el agua pueda drenarse. Esto ayudará a que los quinotos crezcan mejor.

Cosecha los frutos cuando estén completamente maduros y tengan un color naranja brillante durante el verano. Simplemente gira suavemente los quinotos para que se desprendan del árbol. Recuerda no jalar de ellos ni hacer fuerza. ¡La piel de los quinotos es comestible y tiene un sabor dulce y picante!

Further reading:  El Exuberante Pico de Tucán (Heliconia rostrata)

Podado y cuidado de las raíces

Después de la cosecha, poda los tallos que están creciendo utilizando unas tijeras especiales. Recuerda desinfectar las herramientas antes y después del proceso de poda para evitar la propagación de enfermedades. También es recomendable dar un paso atrás ocasionalmente y mirar la forma general del árbol mientras lo podas, evitando cortar más de un tercio de su copa.

Reducir las raíces 2,5 cm cada año ayudará a prevenir que se enreden en la maceta y permitirá que el agua fluya correctamente. Reemplaza la tierra y añade composta para mejorar los nutrientes del suelo.

Prevención de plagas

Para prevenir plagas como ácaros y otras enfermedades, puedes utilizar aceite de margosa. Mezcla el aceite de margosa con agua según las indicaciones del envase y aplícalo en las hojas del árbol con un difusor. Rocía una vez al comienzo de la temporada de crecimiento y revisa regularmente si hay alguna infestación.

Recuerda que los quinotos tardan varios años en producir frutos, por lo que se necesita paciencia. ¡Es el árbol perfecto para cultivarla! Si quieres obtener los mejores resultados en tu jardín, no dudes en plantar un quinoto. Para obtener más información sobre este y otros árboles, visita Una Planta.

Advertisement