La hiedra, la planta trepadora más versátil

La hiedra, la planta trepadora más versátil
Advertisement

La hiedra (Hedera spp.) siempre ha sido una presencia constante en los jardines, incluso en medio del estallido de colores y aromas de las flores. Sus hojas verdes, ya sea en invierno o en verano, añaden brillo a cualquier rincón. Pero, ¿qué tiene la hiedra que reconocemos desde nuestra infancia pero a menudo pasamos por alto en la adultez? Su presencia nos acompaña desde hace siglos y está consagrada a dioses de distintas culturas, como Osiris en Egipto, Atis en Frigia, Dioniso en Grecia y Baco en Roma.

En tiempos antiguos, se creía que beber vino mientras se llevaban hojas de hiedra en la cabeza permitía alcanzar un éxtasis místico producido por el alcohol sin caer en la embriaguez. Un ejemplo de esto es el cuadro «El triunfo de Baco» o «Los borrachos» de Diego Velázquez, donde vemos cómo el dios Baco corona con hiedra a un noble. Incluso los poetas recibían hiedra como símbolo de su gloria imperecedera. En el Museo del Prado, donde se encuentra esta famosa pintura, la hiedra es una de las plantas más representadas en las obras de arte, junto con la rosa. Decorando muros, piedras, troncos de árboles y bodegones en las composiciones de Juan de Arellano, Fortuny, Van Dyck, Goya y El Greco, las inconfundibles hojas lobuladas de la hiedra aparecen cuando menos te lo esperas.

La simbología de la hiedra la ha llevado a ser reconocida en el mundo del arte. Representa la fidelidad y la amistad, ya que con sus raíces aéreas se aferra a cualquier superficie, superando las dificultades, al igual que los verdaderos amigos. Sus hojas perennes, con ese verde reluciente, la convierten en el emblema de la vida eterna, por lo que acompaña a numerosas escenas sagradas tanto en pintura como en escultura.

Further reading:  Todo lo que debes saber sobre la encantadora Monstera Adansonii

En el ámbito de la jardinería, la hiedra es ideal para cubrir el suelo en lugares donde se busca una opción rápida y sencilla para tapizar la tierra. Incluso puede colonizar áreas que reciben luz solar directa si hay suficiente humedad, desmintiendo la idea de que solo le gusta la sombra. Aunque en los bosques de la península Ibérica suele crecer bajo la copa de los árboles, rápidamente se lanza a trepar por los troncos para alcanzar la luz del sol.

Para aferrarse a superficies sólidas como muros, la hiedra utiliza sus raíces aéreas, por lo que es más adecuada para muros en lugar de vallas metálicas. Para estas últimas, son más apropiadas otras plantas trepadoras como el jazmín estrella (Trachelospermum jasminoides), que actualmente está en plena floración y luce sus mejores galas.

Si hablamos de flores, la hiedra no se destaca por tener flores llamativas, pero son muy beneficiosas para la fauna polinizadora. Sus inflorescencias aparecen a finales del otoño, cuando escasea el néctar y el polen para los insectos que sobreviven en los días fríos. A continuación, sus frutos negruzcos maduran en pleno invierno y constituyen un preciado alimento para muchas especies de aves.

Advertisement

Aunque a menudo podemos sentir indiferencia hacia la hiedra, esta sensación se puede mitigar cuando apreciamos la gran cantidad de variedades que ofrecen los viveros. Muchas de ellas tienen hojas más pequeñas o inusuales, lo que las convierte en una opción delicada para colonizar pequeños espacios exteriores, como una pared de la terraza. También existen hiedras variegadas, con hojas de dos o más colores debido a la falta de clorofila en ciertas partes. Una de las variedades más maravillosas es Hedera helix ‘Goldheart’, que tiene un tono amarillo vibrante que contrasta perfectamente con los matices verdes. Si se permite trepar por una pared de ladrillos o una superficie blanca, el efecto es precioso.

Further reading:  Una Planta Parecida a la Cala: Cultiva Calas en Casa

Para cultivar la hiedra, ya sea en macetas o en el suelo, se recomienda un sustrato fresco y húmedo, evitando el encharcamiento, aunque muchas variedades pueden tolerar cierta sequedad. En verano, es posible que sean atacadas por la microscópica araña roja (Tetranychus urticae) en ambientes muy secos, pero esto se puede contrarrestar lavando las hojas al regarlas. Además, un buen abono orgánico en primavera y otro al final del verano ayudarán a que crezcan nuevas hojas y nos acerquen a la vida eterna de la hiedra.


Imagen: ‘El triunfo de Baco’, también conocido como ‘Los borrachos’, de Diego Velázquez.

La hiedra también puede ser un eficaz cubresuelos
Imagen: La hiedra también puede ser un eficaz cubresuelos. Antonello DellanotteAntonello Dellanotte

En definitiva, la hiedra es una planta trepadora versátil que ha dejado su huella en la historia, el arte y los jardines. Su presencia perenne y su simbolismo único la convierten en una opción fascinante para embellecer cualquier espacio. No subestimemos el poder de la hiedra y dejemos que trepe hacia nuevas alturas en nuestra vida. Si estás interesado en obtener más información sobre esta planta, visita Una Planta.

Advertisement