Razones por las cuales tus plantas de interior no sobreviven

Advertisement

Las plantas de interior son una adición hermosa y refrescante a cualquier hogar, pero a menudo pueden ser difíciles de cuidar. Si te has encontrado con plantas que mueren constantemente a pesar de tus mejores esfuerzos, es posible que te estés preguntando qué estás haciendo mal. Aquí te presentamos algunas de las razones más comunes por las cuales tus plantas de interior no sobreviven y cómo solucionar estos problemas.

Exceso de agua

El exceso de agua es una de las principales causas de la muerte de las plantas de interior. Con muchas especies de plantas, puede ser difícil encontrar el equilibrio correcto entre el riego excesivo y el riego insuficiente. El exceso de riego puede cortar el suministro de aire a las raíces, eliminar los nutrientes vitales y crear un ambiente propicio para el crecimiento de hongos y moho. Si notas hojas marchitas o amarillas, suelo empapado o moho en el suelo, es probable que estés regando en exceso. Para evitar esto, asegúrate de permitir que la tierra se seque al tacto entre riegos.

Falta de riego

Aunque el exceso de agua puede ser perjudicial, la falta de riego también puede ser igualmente dañina para las plantas de interior. Las plantas que no reciben suficiente agua pueden verse caídas, marchitas y tener hojas amarillas o secas. Es importante conocer las necesidades de riego de cada planta y cumplir con un cronograma regular de riego. Si te vas de viaje, asegúrate de hacer arreglos para que alguien cuide de tus plantas mientras estás fuera.

Further reading:  Hierbas Medicinales: Descubre 5 Plantas Milagrosas para tu Salud 🌱✅ ¡Aprovecha sus Beneficios!

No hay suficiente espacio de raíz

Al igual que los niños, las plantas pasan por períodos de crecimiento acelerado. Cuando una planta ha superado su maceta actual, las raíces pueden enroscarse y girar sobre sí mismas. Esto puede causar problemas de crecimiento y salud para la planta. Si notas raíces sobresaliendo del fondo de la maceta, más raíces que tierra cuando sacas la planta de su contenedor, o plantas desmayadas y pálidas que han dejado de crecer, es posible que sea el momento de trasplantarla a una maceta más grande.

Utilizas una tierra equivocada

Cada planta tiene diferentes necesidades de suelo. Asegúrate de utilizar un suelo adecuado para tu planta de interior. En general, un suelo de interior para macetas de interior es suficiente para la mayoría de las plantas, pero algunas especies, como las orquídeas y los cactus, pueden requerir mezclas especiales. Investiga las necesidades específicas de tu planta y asegúrate de proporcionarle el suelo adecuado.

Niveles de luz incorrectos

La luz es un factor crucial para el crecimiento y desarrollo de las plantas. Algunas plantas requieren niveles altos de luz, mientras que otras prosperan en niveles bajos de luz. Es importante conocer las necesidades de luz de cada planta y proporcionarle el ambiente adecuado. Si notas que las hojas se curvan hacia abajo, se doran alrededor de los bordes o las hojas nuevas son más pequeñas que las anteriores, es posible que tu planta esté recibiendo demasiada luz. Por otro lado, si los tallos crecen anormalmente largos, las hojas carecen de color o comienzan a caerse, puede ser que tu planta necesite más luz. Ajusta la ubicación de tu planta de acuerdo a sus necesidades de luz.

Exposición a temperaturas extremas

La mayoría de las plantas de interior prosperan en temperaturas moderadas, entre los 18 y los 23 grados centígrados. Las temperaturas extremas, ya sea demasiado frías o demasiado calientes, pueden dañar el crecimiento y provocar la muerte de las plantas. Asegúrate de mantener una temperatura moderada durante todo el año para que tus plantas puedan prosperar.

Further reading:  Los secretos para cultivar el Crotón Excellent: Cómo cuidar esta hermosa planta de interior

Proporcionar los niveles de humedad incorrectos

La humedad es otro factor importante para el crecimiento de las plantas de interior. Muchas plantas necesitan niveles altos de humedad para sobrevivir, pero el nivel de humedad en la mayoría de los hogares suele ser muy bajo. Si notas que los bordes de las hojas están rizados y marrones, las puntas de las hojas nuevas se secan o los capullos se doran y caen, es posible que necesites aumentar la humedad en el ambiente de tus plantas. Puedes usar un humidificador, colocar las plantas en la cocina o el baño, o incluso colocar las macetas sobre un lecho de grava húmeda para aumentar la humedad.

Advertisement

No usar la cantidad correcta de fertilizante

Las plantas necesitan nutrientes para crecer y mantenerse saludables. Si no fertilizas regularmente tus plantas de interior, puedes notar que las hojas inferiores pierden color y se caen, las hojas nuevas son más pequeñas que las anteriores y los tallos se atrofian. Asegúrate de utilizar regularmente un fertilizante balanceado para plantas de interior y seguir las instrucciones proporcionadas. Sin embargo, ten cuidado de no sobre fertilizar, ya que esto puede ser igualmente dañino para las plantas.

Quemaduras solares

Las plantas pueden sufrir quemaduras solares si están expuestas a demasiada luz solar directa. Esto puede causar daños irreparables y eventualmente la muerte de la planta. Asegúrate de ubicar tus plantas en un lugar donde reciban la cantidad adecuada de luz solar indirecta. Si tus plantas han sufrido quemaduras solares, muévelas a un lugar más sombreado, reduce el riego y el fertilizante, y dale tiempo a la planta para recuperarse.

Further reading:  Carne Vegana: Una Alternativa Deliciosa y Nutritiva

Descuidar la poda

La poda regular es importante para mantener a tus plantas de interior saludables y prevenir problemas de plagas y enfermedades. Corta los tallos o ramas muertas y elimina las hojas marrones o amarillas. También puedes limpiar suavemente las hojas regularmente con un paño húmedo para eliminar el polvo y los insectos.

Reubicación frecuente

Mover tus plantas de interior con frecuencia puede causar estrés innecesario y afectar su salud. Las plantas se adaptan a su entorno, por lo que es mejor encontrar un lugar donde tu planta crezca y se mantenga saludable y dejarla allí.

Ignorar las plagas

Las plantas de interior son propensas a las plagas, como áfidos, ácaros, cochinillas, insectos escama y tisanópteros. Estas plagas pueden debilitar y matar a la planta si no se tratan adecuadamente. En lugar de utilizar pesticidas químicos, considera métodos naturales para deshacerte de las plagas, como el uso de jabón insecticida o el uso de alcohol para eliminar cochinillas e insectos escama.

Maltrato por las mascotas

Las mascotas, como perros y gatos, pueden dañar las plantas de interior masticando hojas, arrancando raíces o incluso haciendo sus necesidades en la tierra. Si tienes mascotas y tus plantas están en peligro, intenta colocar las plantas en un lugar inaccesible o utiliza barreras físicas, como papel de aluminio, para mantener a las mascotas alejadas.

Recuerda que cada planta es única y puede requerir cuidados específicos. Observa tus plantas de cerca y ajusta tus técnicas de cuidado según sea necesario. Con un poco de atención y conocimiento, tus plantas de interior pueden florecer y ser un hermoso elemento decorativo en tu hogar.

¡Si te interesa obtener más consejos sobre cuidado de plantas de interior, visita Una Planta para obtener más información!

Advertisement