Plantando calabacín: secretos para un cultivo exitoso

Advertisement

Si eres un amante de los huertos urbanos y te gusta cultivar tus propias hortalizas, debes saber que el calabacín es una opción ideal. En este artículo, descubrirás todos los secretos para cultivar calabacín de forma exitosa, asegurándote una cosecha abundante y de gran calidad.

¿Qué necesitas saber para cultivar calabacín?

El calabacín, también conocido como zapallito o zucchini, es una planta que requiere de mucho espacio y un buen sustrato. Durante mis primeros años de cultivo, cometí el error de plantarlos en macetas pequeñas, lo que resultó en un crecimiento irregular y con problemas de estrechez en la punta. Sin embargo, descubrí el verdadero secreto para un cultivo exitoso: la maceta adecuada.

Cómo sembrar calabacín

A diferencia de otras semillas, las semillas de calabacín germinan rápidamente y son bastante grandes. Por eso, lo más práctico es sembrarlas directamente en la maceta donde crecerán. Haz un agujero en el sustrato, coloca 2 o 3 semillas y, una vez que hayan germinado, retira las plántulas más débiles para dejar solamente una. En menos de una semana, verás los primeros brotes.

Si prefieres comenzar los semilleros en el interior debido a las temperaturas, ten en cuenta que el calabacín es una planta de crecimiento acelerado. Para evitar problemas de trasplante, siembra las semillas en un recipiente grande, como un bote de yogur de 1 litro o una maceta pequeña.

Cultivando calabacín en maceta

La clave para un buen cultivo de calabacín es proporcionarle una maceta lo suficientemente grande. Esta planta desarrolla raíces profundas y requiere un mínimo de 60 litros de sustrato por planta. Al principio, cosechaba pocos calabacines en mis macetas pequeñas, pero al unirme a una comunidad de jardineros, descubrí que cultivarlos en una jardinera profunda de medio metro de profundidad fue la solución. Desde entonces, mis calabacines comenzaron a producir en cantidad y calidad.

Further reading:  Cotas de nivel y plantas: vinculación y configuración

Esto me hizo darme cuenta de la importancia de dar a cada hortaliza el espacio mínimo necesario para crecer correctamente. Es esencial recordar este aspecto en todos nuestros cultivos, ya que garantiza el éxito de nuestras plantas.

Sustrato

Si este es tu primer año cultivando calabacín y has comprado sustrato universal o específico para huerto urbano, puedes trasplantar las plántulas sin problemas. Sin embargo, ten en cuenta que necesitarás un fertilizante dentro de un mes o mes y medio. A partir de la formación de las primeras flores, deberás comenzar una rutina de fertilización semanal, ya que los calabacines son plantas muy ávidas.

Si has optado por una mezcla de fibra de coco y humus de lombriz, utiliza un 50% de cada material. En caso de estar reutilizando sustrato, agrega un 50% de abono, como humus de lombriz, compost o estiércol, según tus preferencias.

Ubicación

El calabacín necesita mucho sol, siendo una de las hortalizas que más luz solar requieren en el huerto urbano. Si está en semisombra, puede desarrollarse, pero no florecerá hasta recibir sol directo. Ten en cuenta que debido a su tamaño, puede generar sombra sobre otras plantas, ya que puede alcanzar hasta 1 metro de altura.

Cuidados del calabacín durante el cultivo

Las plantas de calabacín son muy grandes, con hojas que superan el tamaño de una mano. Sus tallos pueden medir hasta 1 metro de longitud. El diámetro de cada planta puede llegar a los 1,5 metros, por lo que se recomienda cultivarlas en una jardinera aparte o en una maceta gigante, sin mezclarlas con otras hortalizas.

Riego

El riego del calabacín debe ser generoso pero espaciado. A medida que la planta crezca y lleguen los meses más cálidos del verano, deberás aumentar la frecuencia de riego. Sin embargo, ten cuidado con regar en exceso. Las hojas pueden verse flácidas cuando reciben sol directo al mediodía, lo que puede llevarte a pensar que necesitan más agua. Antes de aumentar el riego, observa el aspecto de las hojas cuando ya no están expuestas al sol. Si han recuperado su aspecto normal, continúa con el riego regular, sin incrementar la cantidad ni la frecuencia. Un riego en exceso puede provocar la aparición de oidio, un hongo común en las cucurbitáceas.

Further reading:  Amor por las plantas mantiene a una residente en una de las casas más antiguas del Centro
Advertisement

Tutores

Debido al crecimiento exuberante del calabacín, puede ser útil entutorar las plantas con cañas. Sus hojas, tan numerosas, pueden hacer que la planta se incline hacia un lado, lo que puede ser un problema en un balcón o una azotea. Para evitar esto, clava una caña gruesa junto a la planta al trasplantarla o sembrarla, y guíala a medida que crece, comenzando desde la base.

Fertilización

El calabacín es una planta que necesita mucho abono. Puedes preparar una mezcla inicial con un 50% de abono y, cuando comience la floración, añadir un poco de humus de lombriz cada semana alrededor de la base de la planta. De esta manera, el abono se integrará en el sustrato a medida que riegues. Puede parecer mucho abono, pero es necesario para obtener más flores y frutos en tu planta.

Después de una eterna espera, finalmente se formarán las flores masculinas y femeninas, y los primeros calabacines comenzarán a crecer. A partir de ese momento, la fructificación se normalizará si sigues abonando con regularidad.

Cuándo cosechar calabacín

El momento ideal para cosechar calabacines es cuando son pequeños, aproximadamente 15 cm de longitud. Los calabacines pequeños son más tiernos y sabrosos, y al cosecharlos a esta medida, la planta seguirá produciendo más flores y calabacines. Los frutos crecen rápidamente, por lo que pronto podrás disfrutar de una cosecha abundante.

Cosechar calabacines tiernos es uno de los mayores regalos que te puede ofrecer tu huerto. Además de disfrutar de sabores más intensos, favorecerás el crecimiento de nuevos calabacines. Las hojas más antiguas se secarán naturalmente, especialmente las más cercanas al suelo. Puedes ir cortando estas hojas secas para guiar la planta y prevenir la aparición de hongos.

Further reading:  Cultivar el Cocotero en Maceta: Un Reto Tropical en Tu Hogar

Guardar semillas

Si deseas guardar semillas para la próxima temporada, deja que uno de tus calabacines crezca en la planta hasta que cambie de color verde a amarillo. Esto garantiza la formación y viabilidad de las semillas, que podrás extraer de su interior. Antes de guardarlas, asegúrate de que estén completamente secas.

¡Ahora tienes todos los secretos para cultivar calabacín con éxito! Recuerda dar a cada planta el espacio y los cuidados necesarios, y pronto disfrutarás de una cosecha abundante y deliciosa en tu huerto urbano.

calabacín

Video: Cómo plantar calabacín

Advertisement