La Maravillosa Surfinia o Petunia Colgante: Secretos para Plantar, Cuidar, Regar y Nutrir

Advertisement

petunia

La Surfinia, también conocida como Petunia colgante, es una planta híbrida perenne con un follaje exuberante y una floración colorida. Se ha convertido en una auténtica opción para embellecer nuestros hogares con macetas colgantes. Sus flores acampanadas, que miden entre 5 y 13 cm, pueden adornar jardines, terrazas, balcones e incluso cestos colgantes. Desde un vibrante rojo escarlata hasta tonos violáceos, rosados y blancos, sus hojas y flores se fusionan en una combinación de belleza.

Sin lugar a dudas, el atractivo principal de esta planta es su exuberante follaje.

Características de la Surfinia o Petunia colgante

Las petunias Surfinias pertenecen a un género de plantas con flores cuyos pétalos tienen forma de trompeta, similar a las petunias mexicanas. Estas plantas son muy comunes y se pueden encontrar desde Brasil y Argentina hasta el sur de Estados Unidos. Existen muchas especies de Surfinias, todas ellas valoradas por su belleza estética y su capacidad para dar color a balcones y terrazas, tanto en interiores como en exteriores.

Si te encantan estas plantas, toma nota de esta guía práctica de cuidados de la Surfinia, que te mostrará lo fácil que es tenerlas en casa.

Surfinia características
Imagen: HOerwin56 / Pixabay

La Surfinia crece rápidamente, por lo que es importante utilizar macetas lo suficientemente grandes para permitir un enraizamiento óptimo. Esto se traduce en un mayor follaje verde y flores que desbordarán la maceta. No cometas el error de subestimar este punto, ya que de ello dependerá el futuro de tu Surfinia. Su comportamiento es similar al de las Petunias.

Further reading:  Por qué las hojas de las petunias se vuelven amarillas: causas y soluciones

Temperatura: ¿Dónde plantar la Surfinia?

Petunia

La Surfinia tolera temperaturas elevadas y prefiere los climas cálidos. No soporta las nevadas invernales ni los vientos fuertes y las lluvias. Por lo tanto, es importante tener esto en cuenta al seleccionar el lugar para plantarla.

Luz: ¿Cuáles son las necesidades de la Petunia colgante?

Coloca tu Petunia colgante en un lugar muy luminoso durante la mayor parte del día si deseas disfrutar de hermosas flores. Si no lo haces, sus ramas se estirarán en busca de la luz solar natural. La planta sabe que, si no recibe la luz necesaria, su crecimiento se detendrá y las flores no florecerán de manera adecuada.

Sustrato y Abono: ¿Cómo preparar la tierra?

sembrar petunia colgante o surfinia

Debido a la gran cantidad de flores que produce, la Surfinia gasta mucha energía durante estos maravillosos períodos de floración. Por lo tanto, es importante proporcionarle un fertilizante líquido para plantas en flor. Esto ayudará a que las flores duren más tiempo, permitiéndote retirar las flores marchitas mientras aparecen nuevas.

Aplica el fertilizante cada diez días después de la primera floración, que generalmente ocurre a principios de la primavera.

Riego: ¿Cómo y cada cuánto debemos regar la Surfinia?

Es fundamental asegurarse de que la maceta tenga un buen drenaje para evitar el estancamiento del agua. La Surfinia necesita mucho sol y, por lo tanto, mucha hidratación para un desarrollo óptimo.

En primavera, es necesario regarla cada dos días, dependiendo de la temperatura. Durante el verano, la situación cambia y es posible regarla diariamente para mantenerla bien hidratada. Es importante evitar los excesos de agua y garantizar que el agua sobrante no quede atrapada en la maceta.

Further reading:  Descubre las diferencias entre la petunia y la surfinia

Daños importantes pueden ser causados por hongos en las raíces si no se toman medidas para prevenir la pudrición de las mismas. Además, evita mojar las flores, ya que esto podría ocasionar la aparición de hongos que mancharán la planta de un amarillo mohoso.

Advertisement

En resumen, riega a diario en días calurosos, pero con moderación y utilizando la cantidad adecuada de agua.

Cuidados y poda de la Surfinia

Dado que estas plantas florecen durante un período prolongado, es necesario eliminar las flores marchitas que disminuyen la luz que llega a la planta. También es recomendable podarla anualmente después de la primera floración para promover un crecimiento saludable y controlado.

Cuidados y poda de la surfinia o petunia colgante
Imagen: Davitimi / Pixabay

Cómo plantar Petunias Surfinias

Si deseas sembrar semillas de petunia Surfinia, sigue estos sencillos pasos:

  1. Prepara una maceta o semillero con un sustrato adecuado para estas plantas. Una mezcla de fibra de coco y humus de lombriz es una excelente opción, ya que proporciona un suelo suelto, con buen drenaje y rico en nutrientes.
  2. Esparce las semillas sobre la superficie del sustrato, asegurándote de que no caigan muy juntas.
  3. Presiona ligeramente las semillas con el dedo para enterrarlas unos milímetros en el suelo.
  4. Rocía agua sobre las semillas para evitar que se desplacen debido al riego.
  5. Cubre la maceta o semillero con un plástico transparente para mantener la humedad.
  6. Coloca la maceta en un lugar luminoso, pero evita la luz solar directa. La temperatura ideal oscila entre 21 °C y 29 °C.
  7. Si notas que el sustrato se seca, retira el plástico y riega nuevamente. Sin embargo, puede que no sea necesario regar hasta que las semillas germinen.
Further reading:  Variedades de petunias: Un mundo de colores y formas

Las Surfinias son plantas perennes que no superan los 45 cm de altura. Se adaptan a diferentes tipos de suelo y climas, dependiendo de la especie específica. Sus flores en forma de trompeta pueden alcanzar hasta 13 cm de tamaño y florecen durante la mayoría de los meses cálidos. Estas flores vienen en una amplia variedad de colores, desde el blanco, el rosa y el violeta hasta un vivo rojo. Además, son muy fragantes y cubren la planta en gran medida.

Cómo plantar Surfinias Petunias
Imagen: Krystiannr / Pixabay

¿Cómo reproducir la Petunia colgante?

La forma más sencilla de reproducir las petunias Surfinias es plantar sus semillas, ya que germinan rápidamente y su cultivo no es complicado. Sin embargo, para hacerlo, debes obtener las semillas de la propia planta. Puedes extraerlas de las flores secas, donde a menudo encontrarás pequeñas cápsulas verdes que se vuelven amarillas con el tiempo. Estas cápsulas contienen las semillas y deben extraerse cuidadosamente para poder sembrarlas. Algunos recomiendan retirar las cápsulas cuando todavía están verdes y dejarlas secar al sol.

De esta manera, te aseguras de no perder las semillas cuando las cápsulas se desprendan de forma natural. Ten en cuenta que no todas las flores secas contienen semillas, por lo que no te preocupes si tardas en encontrar la primera.

Advertisement