Cómo cultivar arándanos en tu propio jardín: consejos y cuidados para una cosecha exitosa

Cómo cultivar arándanos en tu propio jardín: consejos y cuidados para una cosecha exitosa
Advertisement

¡Descubre el placer de cultivar tus propios arándanos en casa! Nada se compara a la emoción de recoger tus propias bayas y disfrutarlas en recetas deliciosas como tarta de arándanos, helado, panqueques y más. Cultivar arándanos en casa no es complicado, pero requiere amor, cuidado y las condiciones adecuadas para crecer y dar frutos.

Elige el tipo de arándanos adecuado para tu clima

No todos los tipos de arándanos se sienten felices en todas partes. Estas plantas necesitan una cantidad específica de horas de enfriamiento, es decir, un determinado número de horas a temperaturas entre 0º y 7º C para producir brotes y frutos. Si vives en una zona cálida, es importante que elijas variedades de arándanos que requieran menos horas de frío. Asegúrate de leer las descripciones de las plantas para elegir las variedades que se adapten mejor a tu clima.

Planta tus arándanos en primavera u otoño

Encuentra un lugar soleado, donde tus arándanos reciban al menos 6 horas de luz solar directa al día. Cava un hoyo que sea aproximadamente dos o tres veces más grande que la maceta de la planta. Coloca el arándano en el hoyo y rellénalo con tierra. Si plantas arándanos con raíces desnudas, es decir, sin tierra adherida, sigue los mismos pasos, aunque el hoyo no tiene que ser tan grande como para las plantas en macetas. Separa las plantas a una distancia de 90 a 120 cm.

Further reading:  La Judía: Una Legumbre Versátil y Nutritiva

Recuerda que los arándanos se autopolinizan, pero si plantas al menos dos variedades diferentes juntas, obtendrás bayas más grandes o una cosecha más temprana. Cubre tus plantas para controlar las malas hierbas y mantener la humedad. Riégalas bien y asegúrate de mantener el suelo húmedo, pero evita el exceso de agua ya que los arándanos no toleran la sequía.

Advertisement

Abona tus arándanos después de aproximadamente un mes en el suelo

No es necesario abonar tus arándanos en el momento de la siembra. Permite que las plantas se establezcan y se adapten durante al menos un mes. Después de ese período, puedes abonarlas con un fertilizante ácido, similar al que se utiliza para las azaleas o los rododendros, cuando veas que comienzan a crecer nuevamente. En el siguiente año, puedes fertilizarlos en primavera y nuevamente durante la temporada de crecimiento.

Poda: retira los brotes los dos primeros años

Es emocionante ver los primeros arándanos diminutos en tus arbustos, pero muchos expertos recomiendan quitar los brotes florales durante la primera y segunda temporada. Esto permite que las plantas desarrollen más follaje y raíces más fuertes, para que puedan vivir durante muchos años, incluso hasta 30 años o más. La producción de flores y frutos en las plantas jóvenes puede limitar su crecimiento, así que ten paciencia. Además, recuerda que deberás podar tus arándanos anualmente para mantenerlos saludables y productivos.

¡Ahora ya sabes cómo cultivar arándanos en tu propio jardín! Asegúrate de seguir estos consejos y disfruta de una cosecha exitosa de deliciosas bayas. Recuerda que, si necesitas más información o productos para el cuidado de tus arándanos, puedes visitar Una Planta, tu vivero de confianza.

Further reading:  El fascinante Ficus elastica: una planta de interior cautivadora

Arándanos

Fuente: YouTube

Advertisement