Propiedades medicinales del Aromo

Advertisement

La planta de acacia ha sido utilizada por los humanos desde tiempos antiguos, incluso en la civilización egipcia, donde se consideraba sagrada y se utilizaba para hacer vasos de madera. Aunque el origen más aceptado del árbol de acacia se remonta a los años 40-90 EC (era común), cuando el botánico griego Discorides mencionó la Acacia nilotica en su tratado Materia Medica. Posteriormente, el uso medicinal de la madera y las flores fue mencionado por el escritor romano Plinio el Viejo en su libro de Historia Natural.

Con el paso de los siglos, la semilla de acacia fue introducida en América del Norte por el herbolario Jean Robin, y su popularidad continuó extendiéndose, llegando incluso a América del Sur. En Chile, podemos encontrar muchos árboles de acacia en las ciudades, aunque lamentablemente no todos aprecian su valor.

Beneficios para la salud de la acacia o aromo

La acacia posee diversas propiedades medicinales debido a sus compuestos químicos, como fenoles, alcaloides, flavonoides y taninos. Además, su alto contenido de fibra contribuye a sus beneficios astringentes, antivirales y antioxidantes. A continuación, te mencionaré algunos de los usos medicinales de la acacia:

  • Curación de heridas: Los extractos acuosos de la corteza del tallo del Acacia auriculiformis han demostrado poseer propiedades astringentes significativas.
  • Protección hepática: Los extractos de hojas de acacia mellifera han mostrado tener efectos hepatoprotectores.
  • Regulación del azúcar en la sangre: La fibra soluble en agua de la acacia ayuda a reducir el riesgo de desarrollar diabetes al regular los niveles de azúcar en la sangre. Además, promueve la salud del colon al aumentar el peso y tamaño de las heces, facilitando su paso por el tracto digestivo.
Further reading:  Las 14 frases más inspiradoras para los amantes de la naturaleza y las plantas

Cómo funciona

Los estudios han encontrado que la presencia de fenoles, taninos y flavonoides en la acacia ayuda a acelerar la recuperación de las heridas e inhibe el crecimiento de microorganismos. Estos compuestos estimulan la contracción del tejido y la formación de vasos capilares y fibroblastos, células que producen colágeno y ayudan a regenerar el tejido.

Además de sus efectos regenerativos, la acacia también ayuda a normalizar los niveles de triglicéridos y colesterol, y cuenta con propiedades hepatoprotectoras gracias a la presencia de alcaloides, flavonoides, taninos, esteroles y saponinas.

La fibra soluble en agua de la acacia también juega un papel importante en el control de los niveles de azúcar en la sangre al ralentizar la digestión y la absorción de carbohidratos. Además, aumenta la sensibilidad a la insulina, reduciendo el riesgo de desarrollar diabetes al prevenir la resistencia a esta hormona reguladora de la glucosa.

Remedios caseros con Aromo

Para aprovechar los beneficios del espinillo, otro nombre para la acacia o aromo, se pueden emplear remedios tanto para uso interno como externo. Por ejemplo, se pueden preparar infusiones con 20 gramos de flores de acacia en un litro de agua. Una vez que comience a hervir, se deja reposar durante 5 minutos, se retira y se cuela. Si prefieres, puedes endulzar la infusión con miel y se recomienda consumir 3 tazas al día en adultos.

Advertisement

Para uso externo, se utiliza la misma infusión, especialmente para lavar heridas. También se pueden cubrir las heridas con hojas de acacia previamente lavadas. Además, el ungüento preparado con las flores de acacia es beneficioso para aliviar el dolor de cabeza. En el caso de la tintura de aromo, se diluye una cucharada pequeña en un vaso con agua tibia.

Further reading:  El Fósforo: Un Nutriente Esencial para el Crecimiento de las Plantas

Antiséptico

La acacia posee propiedades antimicrobianas gracias a los aceites esenciales presentes en sus flores. Esta característica le permite combatir ciertos tipos de bacterias. Por esta razón, es comúnmente utilizada para hacer gárgaras y tratar afecciones de garganta, aliviando la irritación, el dolor y la afonía, especialmente durante el invierno.

Efectos secundarios de la acacia

Aunque la acacia es en general segura para el consumo moderado de adultos, su alto contenido de fibra puede generar gases, hinchazón y diarrea si se consume en exceso. Además, se recomienda precaución en mujeres embarazadas o en período de lactancia, aunque no existen estudios que refuten su seguridad. En cualquier caso, es mejor evitar el uso de medicamentos durante estas etapas, a menos que sea bajo supervisión médica.

Ten en cuenta también que la acacia puede prevenir la absorción de antibióticos utilizados para tratar infecciones bacterianas, como la amoxicilina. Para evitar esta interacción, se recomienda tomar la acacia al menos cuatro horas antes de consumir el medicamento.

Recuerda que la acacia es una planta que ha sido utilizada durante siglos por diferentes culturas, por lo que es importante respetar su uso y seguir las recomendaciones adecuadas. Siempre es mejor consultar a un profesional de la salud antes de utilizar cualquier tipo de remedio natural. Para más información sobre plantas medicinales, puedes visitar Una Planta.

Advertisement