Cómo cultivar calabazas en casa: ¡descubre todos los secretos!

Advertisement

Si estás aquí, es porque te preguntas si es posible tener tu propio cultivo de calabazas en casa. ¡Y la respuesta es sí! En este artículo te mostraré cómo hacerlo de manera sencilla y efectiva. Sigue leyendo y descubre todos los detalles.

¿Es posible cultivar calabazas en casa?

Absolutamente sí, aunque debes tener en cuenta que no puedes hacerlo de cualquier manera ni en cualquier lugar. Las calabazas requieren de ciertas condiciones para crecer correctamente. A continuación, te mostraré los requisitos que debes cumplir.

Requisitos del lugar

Mucha luz: Las calabazas necesitan luz solar directa durante la mayor parte del día.

✔ Temperaturas cálidas.

Espacio amplio: Cada planta puede requerir unos 4 metros cuadrados o más para crecer adecuadamente. Si tienes un patio, terraza o azotea con suficiente espacio, podrás elegir cualquier variedad. Si no es así, te recomiendo optar por variedades de frutos pequeños, ya que son más fáciles de guiar verticalmente.

Requisitos de maceta y sustrato

✔ Utiliza recipientes grandes, como macetas o jardineras de más de 20 litros de capacidad y con una buena profundidad de al menos 30 cm.

✔ El sustrato debe ser fértil y retener la humedad sin encharcar.

¿Cuándo comenzar?

La elección de la fecha de siembra es crucial para el éxito de tu cultivo de calabazas. Dependerá del clima de tu zona. Te recomiendo leer nuestro artículo sobre las fechas de siembra de las calabazas para obtener información más detallada al respecto.

Further reading:  El poder del Sulfato de cobre: protege tu huerto y jardín de enfermedades

¿Qué variedad elegir?

Aunque podrías cultivar cualquier variedad de calabaza, es importante tener en cuenta el espacio disponible. Algunas variedades producen frutos enormes y ocupan mucho espacio, lo cual no es apropiado para un entorno doméstico.

Si dispones de un amplio espacio, como un patio o terraza con al menos 4 metros cuadrados por planta, puedes elegir la variedad que más te guste. En caso contrario, te recomiendo optar por variedades de frutos pequeños, que son más fáciles de guiar verticalmente.

¿Cómo sembrar las calabazas?

Existen dos formas de hacerlo: puedes realizar una siembra en semillero y luego trasplantar las calabazas a su maceta definitiva, o sembrarlas directamente en la maceta en la que crecerán hasta su cosecha.

El procedimiento es el mismo en ambos casos, solo varía el tamaño de la maceta en la que se siembran. Si deseas más detalles sobre la siembra de las calabazas, te invito a consultar nuestro artículo dedicado a ello.

El trasplante

Si has sembrado las calabazas en una pequeña maceta o semillero, deberás trasplantarlas a una maceta más grande o al suelo, si tienes jardín. Asegúrate de seguir los consejos útiles para un trasplante exitoso.

Advertisement

El entutorado

Puedes optar por cultivar las calabazas en el suelo o guiarlas utilizando estructuras existentes, como una barandilla o pérgola, o tutores especialmente instalados para este propósito.

Es importante tener en cuenta que los frutos de las calabazas pueden alcanzar bastante peso, incluso los más pequeños pueden llegar a pesar uno o dos kilos. Por esta razón, es esencial proporcionar un buen soporte a la planta. Utiliza tutores tupidos que distribuyan el peso de los frutos de manera uniforme.

Further reading:  1,000 Plantas Comestibles: Descubre la Clasificación en Lengua Náhuatl

A continuación, te presento tres videos del canal Soy AHORA!, donde se explica detalladamente el proceso de cultivo de las calabazas, incluyendo el entutorado, que puede resultar un tanto complicado.

Cuidados necesarios

El riego es el cuidado más importante para tener en cuenta. Las calabazas requieren agua en abundancia, especialmente en climas secos y soleados. Si las cultivas en macetas, riega diariamente para evitar que se marchiten.

En caso de tener un jardín, te recomiendo plantarlas directamente en el suelo, ya que tendrán más disponibilidad de agua y requerirán menos riego.

En cuanto al abonado, si la maceta es grande y el sustrato es fértil, es posible que no necesites abonarlas con regularidad. En caso contrario, puedes añadir abono líquido al agua de riego una vez por semana o cada 15 días.

Además, puedes enriquecer el sustrato añadiendo compost, estiércol maduro, humus de lombriz u otros abonos orgánicos estables.

Recuerda que en climas húmedos o muy lluviosos, puede ser necesario pulverizar la planta cada 3 o 4 semanas con una solución de cobre, como el caldo bordelés, para prevenir enfermedades.

¡Disfruta de tu propio cultivo de calabazas en casa y sorprende a todos con tus deliciosas y decorativas cosechas! Recuerda que siempre puedes encontrar más información y productos de calidad en Una Planta.

Advertisement