Cómo disfrutar de las fresas en macetas: consejos infalibles

Advertisement

¡Imagina tener un delicioso huerto de fresas en tu propio hogar! Cultivar y saborear estas exquisitas frutas es una experiencia que no puedes perderte. Y lo mejor de todo es que puedes hacerlo incluso si solo tienes un pequeño balcón. Por eso, es fundamental conocer cómo cuidar las fresas en macetas.

Despejando las dudas sobre el cultivo en macetas

Antes de adentrarnos en los detalles sobre cómo cuidar las fresas en macetas, es importante resolver algunas dudas que puedan surgir. Estas consideraciones son clave para garantizar el éxito tanto de la planta como de sus frutos. ¡Presta atención!

1. ¿Semilla o plantón?

La elección entre semillas y plantones depende principalmente del lugar donde cultivarás tus macetas de fresas. Si planeas tenerlas dentro de tu casa, es recomendable optar por plantones, ya que las semillas tienden a no prosperar debido a las temperaturas. Sin embargo, si las cultivarás en exteriores, puedes elegir tanto semillas como plantones.

2. ¿Todas las variedades son adecuadas para el cultivo en macetas?

En general, todas las variedades de fresas se adaptan fácilmente al cultivo en macetas. Sin embargo, las variedades reflorescientes son especialmente cómodas en este tipo de contenedores, ya que ofrecen dos cosechas al año. Pero eso no significa que las variedades de una sola cosecha no se desarrollen bien en macetas. Aunque es cierto que crecerán más y serán más grandes cuando se planten directamente en el suelo, también pueden salir adelante en macetas.

Further reading:  ¿Qué le ha sucedido al regaliz de palo? La historia de un dulce natural

3. ¿Se pueden plantar fresas en cualquier momento?

La plantación de fresas debe hacerse al finalizar la primavera, cuando las heladas nocturnas han desaparecido. Incluso si las tienes dentro de casa, necesitarán luz adecuada y la falta de frío nocturno para desarrollarse correctamente. Así que no te apresures, espera el momento adecuado para plantarlas.

4. ¿Cualquier maceta sirve?

La fresa adora la humedad, pero no tolera el encharcamiento. Por esta razón, es recomendable evitar las macetas de plástico. En su lugar, opta por macetas de barro, que gracias a su porosidad, eliminarán el exceso de agua y mantendrán las raíces frescas.

5. ¿Es necesario abonar las fresas en macetas?

¡Absolutamente! Cuando las plantas se cultivan en macetas, necesitan una renovación regular de nutrientes para crecer correctamente. Esto es especialmente importante para las fresas, que son grandes consumidoras de nutrientes. La aplicación regular de mantillo orgánico es fundamental para que la planta pueda alimentarse con materia orgánica.

Advertisement

Cómo cuidar tus fresas en macetas paso a paso

Ahora que hemos aclarado estos puntos, veamos paso a paso cómo cuidar las fresas en macetas.

1. Elige una maceta adecuada y asegura un buen drenaje

Aunque las raíces de las fresas no sean muy profundas, necesitan una maceta de al menos tres o cuatro litros para crecer correctamente. Esto se debe a su intolerancia al encharcamiento. Además, es importante que las macetas tengan un buen drenaje. Puedes lograrlo creando una base con un árido ligero.

2. Utiliza un sustrato rico en nutrientes y que retenga humedad

Las fresas necesitan un suelo rico en nutrientes para crecer y dar frutos. Por lo tanto, es ideal utilizar un sustrato para huerto, que sea adecuado para estas plantas. Además, el suelo de cultivo debe ser capaz de retener cierta humedad. Puedes lograrlo añadiendo perlita al sustrato.

Further reading:  Cuidados y soluciones para las hojas amarillas de la alocasia polly

3. Coloca las macetas en un lugar bien iluminado

Las fresas necesitan entre seis y nueve horas de sol al día para florecer y dar frutos. Si las cultivas dentro de casa, colócalas cerca de una ventana donde reciban luz directa, incluso en los meses más calurosos. Además, recuerda girar las macetas de vez en cuando para que todas las partes de la planta reciban la misma cantidad de luz.

4. Riega regularmente, pero con moderación

Las fresas cultivadas en macetas necesitan un riego regular y moderado. Debes regarlas cada vez que observes que el sustrato comienza a secarse, evitando mojar las partes foliares para prevenir la aparición de hongos. No te fíes de la capa superficial, asegúrate de comprobar la humedad debajo de la superficie.

¡Anímate a cuidar tus propias fresas en macetas y disfruta de su cultivo y sabor, sin importar el espacio del que dispongas! Si quieres conocer más consejos sobre plantas y jardinería, visita Una Planta.

Advertisement