Una delicia picante: el Pimiento de Padrón

Advertisement

¡Descubre el sabor único del Pimiento de Padrón! Este pequeño pimiento verde, originario de Galicia y conocido en toda España, es una verdadera joya culinaria que deleita a los amantes del tapeo. Algunos pican y otros no, como dice el refrán, pero todos tienen un sabor intenso e inconfundible. Preparados de forma sencilla, fritos en aceite de oliva y sazonados con sal, son un imprescindible en cualquier mesa gallega.

La incertidumbre del picante

A pesar de muchos intentos por descubrir la causa detrás de su picante, nadie ha logrado encontrar una respuesta definitiva. Aproximadamente el 10% de la producción son pimientos picantes, pero es imposible predecir cuál será el que haga arder nuestra boca. Ni el tamaño, la forma ni el color son indicadores confiables. Sin embargo, es precisamente en esta incertidumbre donde encontramos la emoción y la diversión al comerlos.

Cultivo del Pimiento de Padrón

El Pimiento de Padrón se cultiva en surcos separados por 75-90 cm y de 25 a 40 cm entre plantas. La plantación se realiza considerando el tamaño de la planta, que depende de la variedad cultivada. En invernaderos, el marco de plantación más común es de 1 metro entre líneas y 0.5 metros entre plantas. Sin embargo, para plantas de porte medio y según el tipo de poda, se puede aumentar la densidad a 2.5-3 plantas por metro cuadrado.

Poda y cuidados

La poda de formación es una práctica esencial que mejora las condiciones de cultivo en invernadero y garantiza una calidad comercial óptima. Al delimitar el número de tallos que se desarrollarán en la planta y eliminar hojas y brotes innecesarios, se obtienen plantas equilibradas, vigorosas y bien aireadas. Esto permite que los frutos no queden ocultos entre el follaje y los protege de la insolación.

Further reading:  Potasio: El elemento clave para el éxito de tu cultivo

El aporcado es otra técnica importante que consiste en cubrir parte del tronco con tierra o arena para reforzar la base de la planta y favorecer el desarrollo de las raíces. Sin embargo, en terrenos enarenados es importante retrasar esta práctica para evitar quemaduras por sobrecalentamiento.

Advertisement

El tutorado es imprescindible para mantener las plantas erguidas, ya que los tallos del pimiento son frágiles y se parten con facilidad. Existen dos modalidades comunes: el tutorado tradicional, que utiliza hilos verticales y horizontales para sujetar las plantas; y el tutorado holandés, que requiere el uso de hilos verticales que se enrollan alrededor de los tallos a medida que crecen.

Cuidados adicionales

Durante el ciclo de cultivo, es importante realizar el destallado, que consiste en eliminar los tallos interiores para favorecer el desarrollo de los tallos seleccionados durante la poda de formación. Esto permite una mejor circulación de la luz y la ventilación de la planta. Además, el deshojado es recomendable para mejorar la aireación y el color de los frutos, así como eliminar hojas enfermas que puedan propagar enfermedades.

Fertirrigación: agua y nutrientes

En el cultivo del Pimiento de Padrón en invernadero, el suministro de agua y nutrientes se realiza generalmente mediante riego por goteo. La cantidad de agua y la frecuencia de riego dependen del estado de desarrollo de la planta y de las condiciones ambientales. La calidad del agua de riego, la eficacia del riego y otros factores también se tienen en cuenta al establecer el momento y el volumen de riego adecuados.

¡Disfruta del sabor único del Pimiento de Padrón en tus platos favoritos! Para más información sobre esta exquisita verdura y otros productos de Una Planta, visita Una Planta.

Advertisement