La Planta del Té: Descubriendo sus Variedades y Secretos

Advertisement

¿Sabías que la planta del té, conocida como Camellia sinensis, es un árbol perenne de hoja gruesa y gomosa con flores blancas delicadas? ¡Pero lo interesante es que el té que bebemos no se hace de las flores, sino de las hojas jóvenes y brotes de la planta!

Variedades de la Camellia sinensis

La Camellia sinensis se divide en tres ramas principales, pero solo dos son ampliamente utilizadas para el cultivo comercial: Camellia sinensis var. Assamica y Camellia sinensis var. Sinensis.

Camellia sinensis var. Assamica

Esta variedad de té es originaria de la provincia de Yunnan, en China, y también se encuentra en Vietnam, Laos, Myanmar y Assam. Prefiere crecer en bajas altitudes y en condiciones cálidas y húmedas. Los tés hechos de las hojas de esta variedad son robustos y fuertes, perfectos para los amantes del té negro.

Camellia sinensis var. Sinensis

Esta variedad prefiere crecer en grandes altitudes, hasta 2400 metros, y le gusta el aire fresco y brumoso de las montañas. Las hojas de esta variedad son más pequeñas y producen tés más delicados y sutiles, como los tés verdes y amarillos, oolongs dulces y tés negros suaves.

El Terroir del Té

Aunque solo se utilicen dos tipos de Camellia sinensis para hacer té, la variedad de sabores y aromas es sorprendente. Esto se debe a una serie de factores conocidos como el «terroir».

Further reading:  Plantar pepinos en vertical: ¡disfruta de una cosecha abundante y ahorra espacio en tu jardín!

El terroir incluye la ubicación geográfica, la altitud, el clima, los patrones climáticos, el suelo y el ecosistema local. Todos estos factores contribuyen al sabor y al carácter único de cada té.

La Influencia de la Ubicación Geográfica

La ubicación geográfica afecta el sabor y aroma del té. En climas con cambios estacionales, la planta de té crece durante las estaciones más cálidas, mientras que en áreas cercanas al ecuador, la planta puede crecer durante todo el año. Estos cambios climáticos afectan el crecimiento de la planta y, por lo tanto, el sabor y aroma del té.

Advertisement

La Importancia de la Altitud

La altitud también desempeña un papel importante en el sabor del té. Las plantas de té que crecen a grandes altitudes se desarrollan más lentamente y tienen un sabor más suave y dulce. Por otro lado, las plantas de té que crecen a altitudes más bajas crecen más rápido y tienen sabores más intensos.

El Clima y Otros Factores Climáticos

El clima y otros factores climáticos, como la niebla, las heladas y las precipitaciones, también influyen en el sabor del té. Los tés cosechados en climas cálidos y húmedos tienen sabores más fuertes, mientras que los tés cosechados en climas fríos y secos tienen sabores más sutiles. Además, el suelo y la presencia de minerales también agregan matices al sabor del té.

Variedades vs Cultivares

Además de las variedades naturales de la Camellia sinensis, los científicos han creado cultivares de té mediante el cruce de diferentes variedades. Estos cultivares se han creado con el objetivo de mejorar el rendimiento de las plantas y obtener sabores particulares en los tés.

Further reading:  La Encantadora Pilea: Consejos para su Cuidado

En conclusión, la planta del té es una maravilla de la naturaleza. Su sabor y aroma únicos son el resultado de una combinación de factores naturales y culturales que dan lugar a una amplia gama de variedades y sabores. Ahora que conoces un poco más sobre esta fascinante planta, ¿qué tal disfrutar de una taza de té?

Plantas de té en altitud
Plantaciones de té Assam, India

Advertisement