Descubre las maravillas del monte mediterráneo y sus plantas

Siempre hemos oído hablar de las selvas tropicales y los arrecifes de coral, pero en España contamos con el monte mediterráneo, un verdadero tesoro natural que solemos pasar por alto. ¿Sabías que esta área alberga uno de los montes mediterráneos mejor conservados del mundo? Es sorprendente lo que podemos descubrir dando un paseo en primavera. Los sentidos se despiertan con los sonidos, los olores y las vistas únicas que nos ofrece este ecosistema.

En este artículo, te llevaré de la mano a través del sendero del monte mediterráneo, revelándote algunas de las plantas más comunes que podemos encontrar y que han sido apreciadas por sus usos y cualidades desde tiempos remotos. Prepárate para descubrir nuestro tesoro oculto en el monte.

Malvas: las hojas tiernas y sabrosas

Comenzamos nuestro recorrido con una planta llena de historia: las malvas. Este género de plantas cuenta con unas 350 especies diferentes, de las cuales unas 30 se encuentran en el monte mediterráneo. Las malvas se caracterizan por sus hojas, que se consumen como verduras crudas o cocidas, dependiendo de su tamaño y textura. Durante la primavera, se pueden identificar por sus flores de color morado suave a intenso y sus hojas en forma de patas de pato. Las malvas son ideales para ensaladas, vinagretas e incluso salteadas o en tortillas. Recuerda que las hojas más duras son para cocción y las más tiernas para consumo en crudo.

Further reading:  Tipos de centrales eléctricas: ¡Descubre cómo se generan diferentes formas de electricidad!

Continuando por el borde del prado, encontraremos dos gramíneas básicas en la alimentación:

Trigo salvaje: pequeño pero poderoso

El trigo salvaje tiene una genética curiosa y sus especies comparten cualidades nutritivas y medicinales. Aunque sus granos son más pequeños que los del trigo «domesticado», se pueden consumir si eliminamos los pelillos exteriores y la cáscara. Además, el agua de trigo es refrescante y diurética. Prepararlo es muy sencillo: solo necesitas unos manojos de espigas, golpearlos entre dos palos para liberar los fluidos y azúcares, luego sumergirlos en agua potable y dejar reposar por 24 horas. ¡Refrigera y disfruta!

Avena loca: mucho más que un cereal

La avena loca no solo embellece el monte con su color amarillo al final del verano, sino que también esconde secretos en sus cascarillas y semillas con un dulce sabor a chocolate. Las vainas secas pueden usarse para hacer una infusión caliente con propiedades digestivas, y si tostamos las semillas a punto de madurar, podemos obtener harina o gofio de alta calidad. Además, sus tallos son útiles para fabricar una estera y mejorar una noche de acampada. Reconocerla es fácil, ya que las espigas caídas por el peso de las semillas hacen un sonido distintivo con el viento.

A medida que nos alejamos de los prados y nos acercamos a las sierras, encontramos un auténtico vergel generado por la humedad de las escorrentías:

Margaritas: más que una simple flor

Las margaritas (Anthemis cotula) son inconfundibles durante su floración, con sus pétalos blancos y pistilos amarillos. Esta planta tiene multitud de aplicaciones, pero una de las más importantes es su propiedad cicatrizante, que ayuda a sanar heridas rápidamente. Ya sea en forma de bálsamo o aplicada directamente en cortes y rozaduras, las margaritas son un aliado imprescindible para los senderistas y los amantes de los deportes al aire libre.

Further reading:  Cultivar pimientos en maceta: consejos prácticos para el éxito en el cultivo

Jara pringosa: protege tu estómago

La jara pringosa (Cistus ladanifer) se caracteriza por el ládano, una sustancia resinosa utilizada en medicina y perfumería desde hace siglos. Sin embargo, su propiedad más interesante es como protector gástrico. Podemos aprovechar esta cualidad al tomar las semillas directamente de los trompillos secos y añadirlas como condimento a nuestras comidas para evitar problemas digestivos.

Jara blanca: el antídoto para dolores estomacales

La jara blanca (Cistus albidus) destaca por su flor de color morado claro y sus hojas más claras en comparación con otras especies del género Cistus. Esta planta es ideal para utilizar como esponja de fregar en excursiones, acampadas y pastoreo. Sus hojas rugosas son perfectas para este propósito, y una cataplasma caliente de jara blanca sobre el estómago alivia los dolores espasmódicos.

Lentisco: el protector de tus pies

El lentisco (Pistacia lentiscus) es un arbusto resistente que crece en entornos salinos. Sus hojas y pequeños frutos rojos son todo un arsenal de propiedades astringentes que previenen las ampollas y refrescan tus pies durante el recorrido.

Hinojo: el toque perfecto para tu ensalada

El hinojo (Foeniculum vulgare) es el complemento ideal para darle sabor a tu ensalada. Su sabor anisado es delicioso, y contiene mucha vitamina C y azúcares. Además, tiene excelentes propiedades digestivas. Puedes aprovechar estas cualidades durante todo el año utilizando las semillas secas como condimento.

Cantueso: el antibiótico natural

El cantueso (Lavandula dentata) es una planta aromática con propiedades medicinales sorprendentes. Es un potente antibiótico natural para tratar infecciones estomacales y resfriados. También ayuda en la coagulación y cicatrización de pequeñas heridas. Su olor característico y sus manchones morados intensos en el suelo del monte la hacen fácilmente reconocible.

Further reading:  La Ley de la Siembra en la Biblia

Encina: más que un árbol

La encina (Quercus ilex) es omnipresente en el monte mediterráneo y ha sido aprovechada por el ser humano durante siglos. Sus hojas son ideales para hacer enjuagues bucales, ya que favorecen la salud oral. Además, masticar un par de hojitas tiernas de encina reduce la concentración de bacterias en la boca y fortalece las encías. También se pueden utilizar sus bellotas, una vez lavadas para eliminar los taninos, como harina para hacer pan.

Podemos recolectar estas plantas en su mejor momento y conservarlas de diferentes formas para tener siempre a mano sus propiedades durante todo el año. Te animo a descubrir los secretos del bosque mediterráneo, un ecosistema único y cercano a nosotros que a menudo pasa desapercibido.

¡No olvides visitar Una Planta para obtener más información sobre el fascinante mundo de las plantas!