Crea tu propio oasis mediterráneo en el jardín

Advertisement

Cómo hacer un jardín mediterráneo

El jardín mediterráneo es uno de los estilos de jardinería más encantadores que existen. No solo se trata de un espacio estéticamente armónico donde se combinan plantas de exterior y accesorios de decoración, sino que también es un espacio sumamente sostenible que se basa en el ahorro de agua y en el uso de plantas resistentes. Si bien este diseño se inspira en las regiones del Mediterráneo, no es necesario vivir junto al mar para disfrutar de un jardín de este tipo. Gracias al clima de buena parte de nuestro país, es posible recrear su encanto lejos del Mare Nostrum y disfrutar de esa personalidad tan singular.

Ya sea que te llame la atención este estilo de jardín o que te plantees cómo hacer un jardín sostenible de bajo mantenimiento, no cabe duda de que disfrutar de un oasis mediterráneo está garantizado.

Claves para tener un jardín mediterráneo

A diferencia de otros estilos de jardines, el jardín mediterráneo se caracteriza por su marcado estilo rústico. No solo se trata de la elección de plantas o de los pocos cuidados que requiere, sino también del look general del espacio. Estos jardines se distinguen por su aspecto agreste y silvestre, una imagen natural y lejos de la perfección milimétrica. Además, otro detalle fundamental es el perfume característico de estos jardines, que se logra jugando con los aromas de plantas y flores.

Further reading:  Plantas Resistentes y Ahorradoras de Agua para Crear Tu Propio Jardín
Advertisement

1. Apuesta por el ahorro de agua, el punto de partida fundamental

El jardín mediterráneo se adapta a la escasez natural de agua. Por eso, si quieres ser fiel a su diseño, tendrás que buscar alternativas al césped natural, que requiere grandes cantidades de agua. Una opción es optar por plantas tapizantes que cubran el suelo sin necesidad de riego constante. Otra alternativa es el uso de áridos para tapizar el suelo, como gravas amarillas o rojizas, y la greda volcánica. Estas opciones no solo requieren poco mantenimiento, sino que también evitan la proliferación de malas hierbas.

2. Elige plantas de bajo mantenimiento y resistentes

En un jardín mediterráneo, es fundamental optar por plantas que no requieran grandes cuidados. Existen muchas plantas resistentes a la sequía que son ideales para este tipo de diseño. Entre las opciones más populares se encuentran los árboles frutales como el limonero u olivo, las plantas aromáticas como la lavanda o el romero, las crasas como el aloe vera, y las plantas de flor como los geranios o las petunias. Estas plantas no solo son de bajo mantenimiento, sino que también aportan colorido y variedad al jardín.

3. Crea zonas de sombra decoradas con plantas trepadoras

En un jardín mediterráneo, las zonas de sombra son indispensables para poder disfrutar del exterior sin estar expuestos al sol. Para lograr esto, es recomendable instalar porches o pérgolas y complementarlos con plantas trepadoras. Algunas opciones populares son la parra virgen, la buganvilla, la glicinia y el jazmín. Estas plantas no solo resisten el calor, sino que también requieren pocos cuidados.

Further reading:  Pau-d'alho: Descubre los secretos de esta fascinante planta

4. Añade setos, arbustos y palmeras

Los setos, arbustos y palmeras son elementos fundamentales en el diseño de un jardín mediterráneo. No solo crean volúmenes y paisajes interesantes, sino que también requieren poco mantenimiento y demandan poca agua. Algunas opciones populares son el ciprés mediterráneo para los setos, la Washingtonia robusta o el palmito para las palmeras, y la adelfa o el Hibiscus para los arbustos.

5. Crea zonas de rocalla o incorpora piedras decorativas

Las piedras son elementos indispensables en los jardines mediterráneos. Incorporarlas en el diseño del jardín aporta rusticidad y permite crear zonas de planta. Puedes utilizarlas como elementos decorativos o crear una rocalla para darle un toque especial al espacio. Además, jugar con distintos tamaños y alturas de macetas también contribuye a crear un ambiente cálido y desenfadado.

6. Añade elementos decorativos y textiles

Para darle el toque final a tu oasis mediterráneo, no olvides añadir elementos decorativos y textiles que complementen el estilo. Combina el blanco como color principal con pinceladas de tonalidades vivas para crear un ambiente acogedor. Cojines, plaids, portavelas y otros accesorios de decoración serán imprescindibles para darle personalidad a tu espacio.

¡Crea tu propio paraíso mediterráneo en el jardín y disfruta del exterior sintiéndote como en casa!

Una Planta: https://unaplanta.com

Advertisement