Descubre las maravillas de la Puna: Yareta y Pupusa

Advertisement

Por Claudia Iturralde

Siempre hemos buscado la salud en la naturaleza, aprovechando sus recursos para aliviar nuestras dolencias físicas, mentales y psicosomáticas. Una forma de lograrlo es a través de la Fitoterapia, el arte de utilizar plantas medicinales para curar y aliviar enfermedades.

En esta ocasión, te invitamos a adentrarte en el fascinante mundo de dos icónicas plantas medicinales de la Puna, ubicadas en las provincias de Catamarca, Jujuy y Salta. Conozcamos más sobre la Yareta y la Pupusa, destacando sus propiedades y forma de uso.

La Yareta: una joya de la montaña

La Yareta, también conocida como Azorella Compacta, es una planta originaria de la Puna y una de las especies más longevas de la región. Lamentablemente, debido a su uso indiscriminado, se encuentra en peligro de extinción después de habitar la zona durante más de 3000 años.

Su apariencia es similar a un cojín verde que cubre las piedras en la montaña. Sin embargo, en realidad es un arbusto que crece entre las rocas, formando ramas y vegetación. Las especies más grandes pueden llegar a vivir cientos o miles de años.

La Yareta posee propiedades medicinales y se utiliza en infusión para tratar diversas dolencias. Se recomienda tomar 20 gramos de Yareta al día, preparando la infusión con agua hervida y dejándola reposar durante 2 a 3 minutos. Entre sus beneficios destacan su acción antioxidante, prevención de enfermedades cardiovasculares y reducción de los niveles de colesterol en sangre.

Further reading:  Cultivar aguacates en Galicia: ¡Disfruta de tus propios aguacates!

Es importante destacar que el uso de la Yareta debe ser razonable y con respeto hacia la especie vegetal y la naturaleza en general, evitando su extinción y teniendo en cuenta las áreas naturales protegidas donde está prohibida su extracción.

La Pupusa: un tesoro de la naturaleza

La Pupusa, también conocida como Werneria Poposa, es una planta aromática que crece en suelos arenoso-rocosos y muy húmedos de los altos valles del Famatina y de la Cordillera.

Todas las partes de la Pupusa se utilizan con fines medicinales. Sus flores se emplean en infusión, bebiendo de tres a cuatro tazas al día. Esta infusión es beneficiosa para problemas respiratorios, resfriados, tos fuerte y trastornos bronquiales. También se utiliza para tratar problemas cardiovasculares y posee propiedades antimicrobianas.

Advertisement

En cuanto a su cultivo, la Pupusa florece en otoño y primavera y se reproduce mediante semillas y división de matas.

Plantas medicinales y nativas: un tesoro para cuidar

Es importante destacar el valor de las plantas medicinales nativas, ya que contribuyen a la existencia de ecosistemas en armonía con los animales y la vegetación silvestre de cada región. Al plantar especies nativas, se fomenta la presencia de animales originarios de esos lugares, creando un ecosistema equilibrado.

Además, las plantas nativas están adaptadas a las condiciones de cada región y conviven entre sí y con los animales nativos. Su cultivo colabora en la protección del suelo, evitando la erosión y la pérdida de suelo fértil. Asimismo, contribuyen a la purificación del agua y proporcionan refugio y alimento a la fauna silvestre.

En resumen, la Puna nos brinda dos plantas medicinales fascinantes: la Yareta y la Pupusa. Estas plantas nativas contienen propiedades beneficiosas para nuestra salud y son parte del rico patrimonio natural de la región. Conozcamos y cuidemos estas maravillas de la naturaleza para preservar su existencia y aprovechar sus beneficios.

Further reading:  Guía completa: El arte de cultivar una parra de uva en tu jardín

Si deseas saber más sobre las plantas medicinales y disfrutar de los productos naturales que ofrecemos, visita Una Planta, donde encontrarás una variedad de infusiones y tés para cuidar tu bienestar de forma natural.

¡Descubre los secretos de la Puna y disfruta de los beneficios de la fitoterapia con la Yareta y la Pupusa!

Advertisement