Zamioculcas zamiifolia: Cuidados y belleza excepcionales

Advertisement

Si eres amante de las plantas ornamentales, seguramente has oído hablar de la fascinante Zamioculcas zamiifolia, también conocida como Zamioculcas. Esta planta exótica, perteneciente a la familia de las Aráceas, es originaria de Tanzania, Zanzíbar, Kenia y Sudáfrica. Su nombre científico, Zamioculcas zamiifolia, hace referencia a su parecido con el género Zamia.

Una planta resistente y elegante

Las Zamioculcas son plantas vivaces arborescentes con caudex, un término botánico que describe un tallo con forma de engrosamiento esferoide, que actúa como almacenador de agua. Su follaje perenne está compuesto por tallos verdes que pueden superar el metro de longitud en su etapa adulta. Estos tallos son delgados en su base y están coronados por hojas elípticas, gruesas y brillantes de color verde oscuro.

La creciente popularidad de las Zamioculcas zamiifolia

En la última década, las Zamioculcas zamiifolia han cautivado el interés de los amantes de las plantas ornamentales. Su robustez, elegancia exótica y otros atributos han contribuido a su creciente comercialización. Pero la verdadera sorpresa llega cuando estas plantas responden en el hogar, creciendo lentamente pero de forma segura e incluso resistiendo condiciones extremas de falta de luz.

Zamioculcas

Advertisement

Una floración discreta

Aunque la floración de las Zamioculcas carece de interés ornamental y pasa desapercibida, es importante destacar que produce flores unisexuales de color amarillo brillante. Estas flores, parcialmente ocultas entre las bases de las hojas, son similares a las del Anthurium o el Spathiphyllum.

Further reading:  La arlita: mejora tus suelos y potencia tus plantas

Cuidados indispensables

Para que tus Zamioculcas zamiifolia se desarrollen de manera óptima, ten en cuenta los siguientes cuidados:

Ubicación y temperatura

Estas plantas deben ubicarse en zonas bien iluminadas, tanto en el interior del hogar como en el jardín. La temperatura ideal oscila entre los 10 y 18 grados centígrados.

Riego y abonado

Evita el exceso de riego, ya que la Zamioculcas zamiifolia no tolera la humedad excesiva ni las aguas muy calizas. Durante su período vegetativo activo, que va de marzo a octubre, puedes aprovechar los riegos para realizar un abonado mensual.

Transplante y humedad

Si deseas trasplantar tu Zamioculcas a una maceta más grande, utiliza un sustrato universal de buena calidad con buen drenaje. Recuerda mantener el sustrato relativamente seco durante el invierno, ya que la planta almacena sus propias reservas de agua. Si la humedad ambiental es baja, pulverizar el follaje de vez en cuando puede ser beneficioso.

Con estos sencillos cuidados, podrás disfrutar de la belleza y la resistencia de la Zamioculcas zamiifolia en tu hogar o jardín.

Recuerda que si deseas conocer más sobre plantas ornamentales y descubrir productos relacionados, puedes visitar Una Planta. ¡Te sorprenderás con nuestra amplia selección de plantas y accesorios!

Advertisement