Cómo resucitar tus plantas de lavanda que están en peligro

Advertisement

Última actualización: 01/06/2022

Lavanda en macetas

La lavanda es una planta hermosa y aromática que se origina en el Mediterráneo y muchos jardineros deciden añadirla a sus jardines. Sin embargo, a veces los resultados no son los esperados y las plantas de lavanda comienzan a marchitarse. Si te encuentras en esta situación, seguramente te preguntarás por qué sucede esto y cómo puedes revivir tus lavandas.

¿Por qué está muriendo mi planta de lavanda?

Si notas que tu planta de lavanda está perdiendo vitalidad, lo primero que debes hacer es identificar la causa de este problema.

Las plantas de lavanda pueden ser un poco delicadas y tienen ciertas necesidades específicas. Por un lado, requieren un suelo que tenga un buen drenaje y un pH que se encuentre entre 6 y 8. Para determinar si es necesario ajustar el pH, es recomendable realizar un análisis del suelo. Si es necesario elevar el pH, puedes enmendar el suelo con piedra caliza. Pero, ¿cómo se calcula el pH del suelo?

Como la lavanda es originaria del Mediterráneo, necesita recibir bastante sol, entre seis y ocho horas al día. Sin embargo, las plantas jóvenes no pueden tolerar el calor intenso, por lo que es mejor plantarlas a principios o mediados de la primavera, para que tengan tiempo suficiente para aclimatarse antes de las altas temperaturas del verano.

Además, algunas personas pueden confundir el letargo de la lavanda con la muerte de la planta. El letargo ocurre cuando las temperaturas bajan y la luz solar es menos abundante. La lavanda en estado de letargo no tendrá un color verde vibrante, sino que sus ramas se verán marrones y huecas.

Further reading:  Espliego y lavanda: Descubre las diferencias y similitudes

Otra razón por la cual tu planta de lavanda puede estar muriendo es debido a la temperatura. A diferencia de la nieve, que no afecta a las plantas de lavanda maduras, las bajas temperaturas sí pueden ser perjudiciales.

La lavanda en macetas

Cuando cultivas lavanda en macetas, hay consideraciones especiales que debes tener en cuenta. Si tus lavandas en macetas se están muriendo, puede ser porque las estás regando en exceso o en defecto, porque la tierra no es la adecuada para la planta, porque recibe demasiada o muy poca luz solar, o porque necesita fertilizante.

Las bajas temperaturas también pueden afectar a las lavandas en macetas. Por eso, es una buena idea protegerlas cuando la temperatura descienda. Puedes trasladar las macetas a un garaje, cubrirlas con plástico o agregarles una capa gruesa de mantillo.

Tanto las plantas de lavanda en macetas como las que se encuentran en tierra pueden sufrir debido al riego en exceso o en defecto. Si riegas en exceso, las hojas de la lavanda pueden volverse amarillentas, especialmente las inferiores. Además, caerán hojas, habrá un olor a podrido y la tierra estará empapada, señales claras de que la lavanda está muriendo debido al exceso de agua. Por otro lado, cuando la lavanda no recibe suficiente riego, las hojas se marchitan y la tierra estará completamente seca.

Para regar correctamente las lavandas en macetas, lo ideal es empapar bien la tierra y luego esperar a que la capa superior, aproximadamente 2,5 cm, se seque antes de volver a regar.

Advertisement

Otras razones por las que una planta de lavanda puede morir

La podredumbre de las raíces es un problema común que se produce debido al exceso de riego y puede llevar a la muerte de la planta. Si sospechas que las raíces de tu lavanda están podridas, debes actuar rápidamente para salvar la planta. Retira la lavanda del suelo, poda las raíces afectadas y vuelve a plantarla en un suelo con buen drenaje.

Further reading:  Los Jardines con Lavanda y Romero: Un Refugio de Fragancias

Los insectos también pueden ser un problema para las lavandas. Los pulgones, por ejemplo, chupan la savia de las plantas y puedes detectar su presencia observando las manchas blancas en los tallos y hojas de las plantas infestadas. La chinche de cuatro líneas es otro insecto que se alimenta de las hojas y tallos nuevos, principalmente desde finales de mayo hasta principios de julio. Aunque el daño que causa suele ser más ornamental que mortal, las hojas infestadas tendrán manchas blancas o grises uniformes.

En cuanto a las enfermedades, la mancha foliar por Septoria es causada por un hongo que debilita las plantas a finales del verano y principios del otoño, especialmente en condiciones húmedas. Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de manchas redondas en las hojas y se propaga a través del viento.

Cómo revivir tus lavandas

Si sospechas que las raíces de tu lavanda están podridas, puedes podar las raíces infectadas y replantarla en un suelo con buen drenaje.

Asegúrate de que tu lavanda, ya sea en maceta o en tierra, reciba entre seis y ocho horas de sol al día.

Al regar, asegúrate de hacerlo profundamente, pero espera a que la capa superior de unos 2,5 cm de tierra esté seca antes de volver a regar.

Riega la planta en la base para mantener las hojas secas y minimizar el riesgo de enfermedades fúngicas.

La lavanda tiende a volverse frondosa de forma natural, creando una región abierta y leñosa en el centro de la planta. Antes de que comience un nuevo crecimiento, poda la planta recortando aproximadamente un tercio a la mitad de su tamaño total.

Further reading:  Descubre los Increíbles Usos y Beneficios del Aceite Esencial de Lavanda

Es importante analizar el pH del suelo, ya que el rango ideal para la lavanda es de 6 a 8. Si es necesario, puedes enmendar el suelo con piedra caliza para aumentar el pH.

Recuerda que tu lavanda necesita cuidados adecuados para mantenerse saludable y vibrante. Siguiendo estos consejos, podrás revivir tus plantas de lavanda y disfrutar de su belleza y aroma en tu jardín.

Para más información sobre el cuidado de las plantas, te recomendamos visitar [Una Planta](https://unaplanta.com), un sitio especializado en consejos de jardinería.

Advertisement