Soluciones para el cuidado de la exquisita buganvilla

Advertisement

La buganvilla es un arbusto conocido y popular que puede ser cultivado tanto en interiores como en exteriores. Existen múltiples variedades de esta planta, cada una requiriendo cuidados específicos. Es fundamental consultar a un experto antes de incluir un ejemplar en nuestro jardín.

La buganvilla mantiene una reputación de ser una planta delicada, pero lo realmente importante es asegurarse de que se encuentra en la zona geográfica adecuada para su crecimiento y floración.

A continuación, te brindamos algunas soluciones para los problemas más comunes que puede enfrentar este espectacular arbusto.

¿Presenta manchas?

Si la buganvilla tiene manchas blanquecinas y blandas al tacto, es probable que tenga mildiú, una enfermedad causada por hongos. Para prevenirla, asegúrate de proporcionar una buena ventilación y evita mojar la planta.

¿Pierde hojas?

La falta de luz es la causa más probable. Durante el otoño es común que las buganvillas caducas pierdan hojas. Se recomienda ubicar la planta en un lugar soleado dentro de tu parcela. En el caso de tenerla en el interior, procura colocarla en una habitación cálida y luminosa. Durante el verano, es preferible dejarla en el exterior.

¿Las hojas se secan?

El exceso de calor puede ser la razón detrás de las hojas secas. Aunque a la buganvilla le gustan las zonas cálidas, el calor intenso sin humedad puede dañar las hojas.

Advertisement

¿Las hojas son pequeñas?

La falta de abono es la razón más común. Es especialmente frecuente si la planta ha sido plantada en una maceta y no se ha trasplantado. Para solucionarlo, se recomienda abonar la planta con un fertilizante específico para arbustos con flores.

Further reading:  7 Ideas Creativas de Uñas para Acompañar tu Vestido Buganvilla en tu Boda

¿Las hojas se vuelven amarillas?

Si las hojas se tornan amarillas, es probable que la planta esté encharcada. Aunque la buganvilla necesita riegos abundantes a medida que aumenta la temperatura, no tolera el encharcamiento. Es esencial que la maceta tenga un buen drenaje. Deja que se seque hasta que se recupere.

¿Observas telarañas?

Si hay telarañas en la planta, es posible que esté infestada de ácaros. La buganvilla requiere humedad elevada para contrarrestar el calor de las zonas secas. Rocíala con agua para evitar su aparición. En el caso de que los ácaros ya estén presentes, utiliza un insecticida adecuado.

¡Recuerda que cuidar de tu buganvilla es una tarea gratificante y disfrutarás de su belleza en todo su esplendor!

Una Planta

Advertisement