Una Planta Venenosa Que Abunda en Nuestras Carreteras

Advertisement

Es muy probable que si escuchas el nombre Nerium oleander, no te suene de nada. Pero si te menciono la palabra «adelfa», seguro sabes que se trata de una planta. Y no cualquier planta, ¡es una de las más comunes en nuestras carreteras! Parece que a los responsables de tráfico en nuestro país les encanta esta especie vegetal.

Ahora bien, lo que probablemente no sospechas es que esta planta es venenosa y peligrosa para aquellas personas con ciertas patologías. Aunque curiosamente, es bastante común en España, aunque no tanto en jardines públicos o propiedades privadas. Sin embargo, las medianas de nuestras carreteras, especialmente en las autovías y autopistas, están llenas de adelfas que forman parte de nuestro paisaje vial.

La adelfa es una planta resistente y económica que requiere poca agua para crecer. Forma un denso bosque a la izquierda de nuestro vehículo a medida que avanzamos por la carretera. Sus defensores argumentan que separa los flujos de tráfico y evita los choques frontales y los deslumbramientos. Sin embargo, los detractores, entre los que me incluyo, opinan que esta barrera visual crea un efecto túnel que confunde al conductor. Además, dificulta tener una noción clara de la velocidad a la que se circula, ya que una masa de árboles pasa a centímetros de la puerta del coche.

Además, la supuesta ventaja de evitar el deslumbramiento del carril contrario también es cuestionable. Siempre es mejor ver el vehículo que se acerca por el otro carril, por si acaso ocurre algo y necesitamos reaccionar. Lamentablemente, una de mis mejores amigas perdió la vida en un accidente en el que un coche que se salió de su carril a plena luz del día chocó frontalmente con el suyo. La causa fue la falta de visibilidad debido a las adelfas que lo ocultaban todo.

Further reading:  Adelfa: Una Belleza Tóxica y Fascinante

Si las ventajas de plantar adelfas son discutibles, aún más cuestionable es su falta de mantenimiento. Este es un problema grave. Por ejemplo, la A92, que se inauguró para la Exposición Universal de Sevilla en 1992, tiene prácticamente toda su mediana cubierta por un denso y eterno bosque de adelfas. Esta carretera es responsabilidad de la Junta de Andalucía, donde estas plantas carecen del mantenimiento básico, como podar con frecuencia.

Advertisement

Este es uno de los mayores inconvenientes que nadie menciona: su costoso mantenimiento. Mantener un tramo de mediana de 400 kilómetros requiere al menos tres podas al año. Un trabajo que no se realiza debido a los costos y los peligros que implica cerrar un carril en tantos kilómetros tantas veces al año. Así que lo que en principio parecía barato, al final resulta costoso en términos de mantenimiento y, aún peor, en términos de seguridad.

El resultado es que hay tramos interminables, especialmente en la provincia de Sevilla, donde las adelfas superan los cuatro metros de altura. Pero eso no es lo peor. En gran parte de la autovía, las plantas han crecido lateralmente, llegando incluso a invadir la línea blanca de la calzada izquierda en muchos tramos. No es raro rozarlas con el retrovisor al adelantar. Sin embargo, lo más preocupante es la absoluta falta de visibilidad en las curvas hacia la izquierda, donde esta invasión no nos permite ver más de 100 metros de la carretera. Y solo tardamos 3 segundos en recorrer esa distancia a 120 km/h.

Further reading:  La planta mortal que derrotó a un batallón francés en España

Viajo mucho en coche, por diferentes países de Europa, y todas las medianas tienen algo en común: no tienen plantas. Es hora de replantear la presencia masiva de adelfas en nuestras carreteras y priorizar la seguridad vial.

Si deseas encontrar más información relacionada con las plantas y el cuidado del medio ambiente, te invito a visitar Una Planta.

Advertisement