El crisantemo: belleza y sabor en la cocina asiática

El crisantemo, conocido como Tong Ho en China, es una planta herbácea anual que ha sido ampliamente utilizada tanto como vegetal en la cocina asiática como hierba medicinal. Su delicadeza y versatilidad hacen de esta planta un tesoro culinario y terapéutico.

Un legado milenario

Desde hace miles de años, el crisantemo ha sido cultivado en China por sus exquisitas flores. En tiempos remotos, esta planta era considerada una joya honorable, reservada solo para la nobleza, quienes tenían el privilegio de tenerla en sus jardines. Incluso, los crisantemos aparecen plasmados en numerosas piezas de porcelana china y en una ciudad que llevaba su nombre, Ju-Xian.

En el siglo VIII, el crisantemo llegó a Japón y se convirtió en la flor nacional, inspirando su sello real. Esta hermosa flor adorna el pasaporte japonés y la moneda de 50 yenes. Para los japoneses, el crisantemo no solo simboliza la realeza, sino también la longevidad y la felicidad. La máxima condecoración que puede recibir un ciudadano japonés por sus acciones es la Suprema Orden del Crisantemo.

Un tesoro para los sentidos

Las flores del crisantemo tienen forma similar a las margaritas y varían en tamaño, con diámetros que oscilan entre 3 y 6 centímetros. Sus pétalos pueden lucir blancos, amarillos o naranjas. En general, suelen presentar un tono amarillo pálido en el exterior, que se intensifica hacia el centro de la flor. Sus hojas, por otro lado, son lobuladas, de color verde uniforme y textura rugosa.

Further reading:  Beneficios del crisantemo: descubre todas sus propiedades

Crisantemo

Un superviviente en climas fríos

El crisantemo es una planta resistente que puede soportar climas fríos e incluso algunas heladas ligeras. Prefiere temperaturas frescas y no se desarrolla bien en ambientes con temperaturas superiores a los 25°C. En Japón, se cultiva bajo protección, ya sea con redes o cubiertas de plástico, para evitar daños causados por fuertes lluvias.

Un ingrediente versátil en la cocina

El crisantemo, al igual que otros vegetales orientales, se cosecha en su juventud, cuando alcanza aproximadamente 20 centímetros de altura. Tanto las hojas como los tallos tienen una textura suave y un sabor distintivo y agradable. Su sabor es más suave cuando la planta es joven y se intensifica a medida que crece. Esta peculiaridad lo convierte en un ingrediente popular en platos como la sopa china, la fondue china y el chop suey. Además, se utiliza como guarnición en platos de carne de vaca, cordero y otros guisos.

Merluza frita con hojas guisadas de crisantemo

También se pueden consumir las hojas y los tallos crudos en ensaladas o cocinados en salteados y sopas. Es importante que estén frescos, verdes y crujientes, sin signos de amarilleamiento o marchitez. Sin embargo, es preferible consumirlos cuando la planta aún es joven, ya que una vez que florece, las hojas y los tallos se tornan amargos y fibrosos. Al igual que las espinacas, es recomendable cocinarlos brevemente para evitar que su sabor se vuelva amargo y pierdan su ternura.

Una planta llena de historia y nutrición

El crisantemo, científicamente conocido como Chrysanthemum coronarium, es nativo de Europa y el norte de Asia. Desde la antigüedad, ha sido cultivado y apreciado en China y se considera una planta de jardín en Europa. Su nombre deriva de las palabras griegas ‘chrys’, que significa dorado, y ‘anthemom’, que significa flor, haciendo referencia a la belleza de sus pétalos.

Further reading:  El fascinante mundo del cultivo del crisantemo

Las hojas de crisantemo están disponibles desde otoño hasta primavera, aunque puede cultivarse durante todo el año en lugares con temperaturas medias anuales cercanas a los 20°C. Además de su encanto visual, esta planta aporta beneficios nutricionales, ya que contiene ácido clorogénico, un antioxidante que también se encuentra en los granos de café. Esto le confiere propiedades beneficiosas para la salud, como la capacidad de regular la liberación de glucosa en la sangre después de las comidas, convirtiéndolo en un aliado para dietas adelgazantes. Además, sus hojas son bajas en calorías, ricas en fibra y prácticamente libres de grasas.

Variedades y precauciones

Existen principalmente dos tipos de crisantemo: el de hoja pequeña, con hojas más pequeñas y dentadas, que crece rápidamente, y el de hoja ancha, con hojas menos dentadas y más redondeadas. Este último tiene hojas más grandes y espesas, pero suele ser menos resistente al frío y menos aromático que la variedad de hoja pequeña. Es importante tener en cuenta que el crisantemo holandés, utilizado únicamente con fines ornamentales, no es comestible y no debe confundirse con las variedades culinarias.

Experimenta con el crisantemo

Si quieres sumergirte en la gastronomía asiática y disfrutar de los sabores únicos que el crisantemo ofrece, te sugerimos saltear las hojas con ajo y utilizarlas para preparar una deliciosa tortilla. ¡Deja volar tu creatividad culinaria y descubre todas las posibilidades que esta maravillosa planta tiene para ofrecer!

Recuerda que el crisantemo no solo es un regalo para la vista, sino también para el paladar y la salud. Sumérgete en su encanto y adéntrate en el fascinante mundo de esta planta milenaria.

Further reading:  Descubre los secretos del crisantemo: características, cuidados y mantenimiento

¡Descubre más sobre el mundo de las plantas en Una Planta!