¡El intrigante resurgimiento del lúpulo en Galicia!

En el pasado, Galicia era una potencia en el cultivo del lúpulo. En sus orillas, a lo largo del río Mandeo, se producían increíbles 240 toneladas de este producto. Sin embargo, en apenas 20 años, no quedaba rastro del lúpulo en la región, aparte de las plantas salvajes que crecían en la comarca de Betanzos. Afortunadamente, hoy en día, el cultivo del lúpulo está recuperando fuerza en Galicia, con 10 hectáreas plantadas en total: 8 de ellas pertenecientes a la cooperativa Lutega y las otras 2 al Centro de Investigacións Agrarias de Mabegondo, donde incluso han logrado la primera plantación en modo ecológico.

La iniciativa de plantar lúpulo en el centro de investigación de Mabegondo surgió a petición de la empresa Hijos de Rivera, que quería celebrar su centenario en 2006 elaborando una cerveza con lúpulo gallego. Belén Matilla, portavoz de la cooperativa Lutega e hija del ingeniero agrícola que introdujo este cultivo en Galicia en los años 50, destaca la alta calidad de los alfa-ácidos presentes en el lúpulo gallego. De hecho, la primera plantación en Mabegondo superó en calidad al lúpulo producido en León.

En Galicia, se requiere solo un gramo de lúpulo para hacer un litro de cerveza. Esto fue lo que llevó a un grupo de emprendedores a formar Lúpulo Tecnología de Galicia (Lutega), una cooperativa cuyo objetivo principal es promover este cultivo entre los agricultores. Diferente de otras cooperativas agrícolas, Lutega ha asumido la inversión necesaria para la infraestructura requerida en el procesamiento inmediato del lúpulo después de la cosecha. Para deshidratarlo, se necesita un costoso secadero, por lo que Lutega construyó una nave y adquirió la maquinaria necesaria para ello.

Further reading:  ¡Descubre la Fiesta del Lúpulo y la Cerveza 2023! Un evento lleno de diversión y buenos momentos

El cultivo del lúpulo presenta ciertas dificultades. Por un lado, es necesario elegir cuidadosamente la variedad que se va a plantar, ya que una elección incorrecta puede llevar hasta 15 años para que se aclimate. Además, su manejo requiere un enfoque profesional y logística adecuada. También es interesante destacar que muchas de las variedades de lúpulo están patentadas, pero Lutega solo trabaja con las variedades libres. Las variedades más cultivadas en Galicia incluyen Nugget, Perle, Magnum y Columbus.

Lutega actualmente produce ocho hectáreas de lúpulo, y la mayor parte de la cosecha se destina a Hijos de Rivera. A pesar de que también hay cervecerías artesanales interesadas en sus productos, las cantidades son mucho menores. Sin embargo, hay que destacar que con solo un gramo de lúpulo se puede producir un litro de cerveza, lo que significa que un cervecero artesanal solo necesita alrededor de diez kilos al año. Matilla destaca que el lúpulo es el conservante más potente que existe en la naturaleza, por lo que las cervezas no necesitan productos químicos adicionales.

Aunque la producción de este año no fue excepcional debido a las condiciones climáticas adversas, Lutega logró salvar la campaña gracias a su rápida recolección. La humedad baja del 80% es el punto de inflexión para la cosecha, que debe pasar por un proceso de secado, triturado y envasado al vacío en un corto período de tiempo. A pesar de las dificultades, el cultivo del lúpulo sigue siendo rentable y fascinante para aquellos que están dispuestos a enfrentarse a sus desafíos.

¡Descubre más sobre el fascinante mundo del lúpulo en Una Planta!

Further reading:  Descubre los secretos del lúpulo en la cerveza