Cómo Congelar Albahaca y Disfrutar de su Frescura Todo el Año

La albahaca es una hierba fresca y aromática que aporta un sabor especial a nuestras comidas. Aunque en los meses más calurosos su aspecto y sabor pueden cambiar, existe una manera de disfrutarla todo el año: congelándola. No importa si la tienes en tu jardín, en tu terraza o la compras en el supermercado, con los siguientes consejos podrás conservarla fresca e intacta por mucho tiempo.

Alternativas para Congelar Albahaca y Conservarla en Perfecto Estado

Existen varias opciones para congelar la albahaca y preservarla en óptimas condiciones durante largo tiempo. Sin embargo, es importante recordar que solo trabajaremos con las hojas y desecharemos los tallos. La albahaca contiene mucha agua, por lo que si cortamos las hojas y no las usamos de inmediato, se oscurecerán y perderán su sabor. Es por esto que no se recomienda secarla, ya que su delicadeza podría hacer que pierda su aroma.

Una opción es congelar las hojas enteras. Para ello, hay que seguir los siguientes pasos: separar las hojas del tallo, lavarlas con cuidado sumergiéndolas en agua fría, secarlas con un papel de cocina y guardarlas en una bolsa hermética para congelador. De esta manera, podrás conservarla por al menos 10 meses, según estudios científicos. Es posible que algunas hojas se rompan o encojan al descongelarlas, pero esto no será un problema si las trituramos para agregarlas a nuestras comidas.

Albahaca congelada

Otra alternativa es congelarla en cubitos de hielo. Solo necesitarás una cubetera y aceite. Después de lavar bien las hojas, coloca de 5 a 6 hojas en cada espacio de la cubetera y añade aceite. De esta forma, obtendrás cubitos de hielo perfumados de forma natural con albahaca.

Further reading:  Albahaca: Descubre cómo cultivar y cuidar esta planta en casa de manera sencilla

También puedes conservar la albahaca con aceite de oliva y sal. Luego de lavar y secar las hojas, colócalas en una trituradora, agrega aceite de oliva (aproximadamente dos cucharadas por cada puñado de hojas) y tritura hasta obtener una pasta homogénea. Reparte la mezcla en los compartimentos de una cubetera y congela. En cuanto a la sal, puedes intercalar hojas de albahaca y sal en un frasco de vidrio, cubriéndolo luego con aceite de oliva. Esta preparación se conservará por unos dos meses.

Pesto congelado

Otra opción es preparar pesto y congelarlo. Solo necesitarás hojas de albahaca, aceite de oliva y sal para elaborar un pesto básico. Muele las hojas, añade aceite y sal, y coloca la pasta resultante en una cubetera para congelar. También puedes probar una receta más sofisticada, que incluya nueces, zumo de limón, queso parmesano y ajo. Procesa los ingredientes, colócalos en recipientes aptos para congelador, vierte un poco de aceite de oliva y congela. ¡Te durará un año!

Consejos para Conservar Albahaca Fresca

Si no deseas congelar la albahaca, pero quisieras que dure más tiempo en su estado natural, colócala en un lugar oscuro y resguardado de la luz natural. En un florero, puede durar en buenas condiciones hasta dos semanas.

Si prefieres congelarla sin que las hojas se dañen, puedes colocarlas limpias y secas en una bandeja en el congelador. Una vez solidificadas, guárdalas en recipientes herméticos. Así, las hojas se conservarán mejor que si las congelaras de otra forma.

Finalmente, si lo prefieres, también puedes secar las hojas de albahaca. Para ello, después de lavar y secarlas, colócalas al aire libre, pero evita la luz directa del sol. Sabrás que están secas cuando estén crujientes y se deshagan fácilmente. Sin embargo, ten en cuenta que la albahaca es una hierba delicada, así que debes decidir si deseas seguir este método.

Further reading:  Albahaca: La Hierba Aromática Llena de Sabor y Salud

Congelar Albahaca: Recomendaciones Finales

Recuerda que, al momento de usar albahaca congelada, debes triturarla justo antes de incorporarla a la comida. Si la picas con anticipación, se oscurecerá y marchitará. La albahaca fresca se utiliza para mejorar el sabor de bebidas, infusiones, vinagres y aceites. Estas preparaciones deben ser refrigeradas y consumidas dentro de los cuatro días posteriores a su elaboración para evitar la proliferación de bacterias.

Si quieres conocer más sobre la albahaca y sus propiedades, te invitamos a visitar Una Planta, donde encontrarás información útil y consejos prácticos.

¡Disfruta de la albahaca fresca todo el año congelándola de forma adecuada!

YouTube video
Cómo Congelar Albahaca y Disfrutar de su Frescura Todo el Año