¡Descubre el fascinante huevo de rey, la reina de las tormentas!

En el mundo misterioso de los hongos, existe una especie asombrosa conocida como el huevo de rey. Este hongo es micorrizógeno, lo que significa que forma simbiosis con las raíces de los árboles, y se encuentra distribuido por toda Europa y el norte de África. En la Península Ibérica, es más común en la mitad oeste y fructifica desde finales de primavera hasta bien entrado el otoño, e incluso en invierno en algunas zonas del sur de España.

Un viaje solitario o en pequeños grupos

El huevo de rey tiene una presencia destacada en bosques mediterráneos de planifolios y jarales. Prefiere suelos sueltos y bien drenados con poca materia orgánica de naturaleza ácida. Por lo general, se encuentra a altitudes que varían entre los 200 y 1400 metros, siendo más frecuente en zonas de media montaña.

Uno de los aspectos más interesantes de esta especie es su largo ciclo de fructificación. Puede tardar desde 18 a 21 días hasta incluso 40 o 50 días en fructificar, especialmente después de fuertes precipitaciones posteriores a un periodo cálido. Este hongo es especialmente prolífico cuando se produce un choque térmico con precipitaciones en forma de granizo.

Un habitante de suelos ácidos y bosques abiertos

El huevo de rey se encuentra principalmente en suelos ácidos con un pH óptimo entre 4 y 6. Su presencia está asociada a pizarras, areniscas, cuarcitas y granitos. Aunque también puede aparecer en suelos descalcificados, es menos frecuente en estos ambientes. Además, este hongo muestra un comportamiento vecero, es decir, no fructifica con la misma abundancia todos los años en los mismos lugares, incluso cuando las condiciones parecen favorables.

Further reading:  Las Maravillas de Muscari: Flores Encantadoras que Alegran tu Jardín

Este fascinante hongo es heliófilo, lo que significa que fructifica con mayor profusión en bosques abiertos, soleados y adehesados. Aunque también se puede encontrar en zonas umbrías y húmedas, e incluso en suelos muy pobres o labrados. En bosques poco soleados y sombríos, es común verlo en los márgenes de los bosques, a lo largo de caminos y carreteras.

Los pequeños enclaves del huevo de rey en Aragón

En la Comunidad Autónoma de Aragón, los huevos de rey se encuentran en pequeños enclaves de la Sierra de Albarracín, del Moncayo, de la Sierra de Algairén, de la Sierra de Gudar-Javalambre y del Prepirineo. Si la primavera es lluviosa, algunos ejemplares pueden aparecer a finales de junio, aunque es más común verlos en los meses de julio, agosto, septiembre e incluso octubre si se producen precipitaciones fuertes en forma de tormenta.

Estos hongos suelen encontrarse en bosques de quejigo, roble melojo y encina carrasca, e incluso en jarales de estepa. Sin embargo, son más raros en bosques de haya, roble albar, roble peloso y roble carballo, ya que estos bosques son más sombríos y húmedos. En algunas zonas termófilas de la comunidad, también se pueden encontrar en repoblaciones de pinos rodenos o pino albar.

En otras comunidades autónomas como Castilla y León, Extremadura y Andalucía, el huevo de rey también se asocia con el castaño, el quejigo, el roble extremeño y el alcornoque, e incluso con jarales de jara pringosa y jara cervuna. En el País Vasco y Navarra, se ha observado en repoblaciones de roble americano.

¡Descubre más sobre estos enigmáticos hongos en Una Planta!

YouTube video
¡Descubre el fascinante huevo de rey, la reina de las tormentas!