Tipos de orquídeas: descubre las familias, géneros, especies y clasificaciones

Si eres un amante de las orquídeas, seguramente te fascina la diversidad que este género de plantas ofrece. En esta guía, te mostraremos distintas clasificaciones de orquídeas, según sus condiciones de crecimiento, comportamiento y taxonomía. Además, te introduciremos en el maravilloso mundo de los géneros y especies más conocidos.

Distintas clasificaciones de orquídeas

Además de las clasificaciones por familias, géneros y especies, existen otras formas de clasificar las orquídeas que son igualmente importantes para comprender su crecimiento y floración. A continuación, te presentamos las principales clasificaciones de las orquídeas:

Clasificación de las orquídeas según las condiciones de crecimiento

Independientemente de la subfamilia o el género al que pertenecen, las orquídeas pueden clasificarse según su modo de subsistir en la naturaleza. En resumen, todas las orquídeas subsisten dependiendo de una relación simbiótica que establecen con distintos elementos u organismos.

Esta clasificación, por lo tanto, depende de los organismos con los que interactúan para subsistir en la naturaleza. Así, podemos distinguir cuatro grandes tipos de orquídeas: orquídeas epifitas, orquídeas litófitas (semiterrestres), orquídeas terrestres y orquídeas trepadoras.

Orquídeas Epifitas

Las orquídeas epifitas se encuentran mayoritariamente en zonas tropicales y subtropicales, donde los suelos suelen ser sombríos y demasiado densos para las necesidades de las orquídeas. Por ello, en vez de crecer y desarrollarse en el suelo, estas orquídeas comenzaron a desarrollarse en los árboles, permitiéndoles recibir más luz y estar más aireadas. A pesar de que al principio se creía que eran plantas parásitas, en realidad no lo son.

Tienen la habilidad de alimentarse de los elementos que las rodean, como detritus acumulados en las ramas y excrementos de pájaros, y obtienen agua y humedad de la lluvia y el clima húmedo de las zonas tropicales. Suelen tener raíces aéreas en la mayoría de los casos, y absorben la humedad del aire. Además, sus flores suelen ser diversas y estéticamente sorprendentes, adaptándose a condiciones específicas para asegurar su supervivencia y suelen ser polinizadas por un solo insecto.

Si cultivas orquídeas en invernaderos o en otros climas diferentes a los propios, es muy probable que las orquídeas que tengas sean epifitas.

Orquídeas Terrestres

Las orquídeas terrestres se pueden encontrar en todo el planeta, desde desiertos de Australia hasta el Círculo Polar, siendo la especie Calypso bulbosa (latitud norte de 71º) un ejemplo de orquídea terrestre. Estas orquídeas tienen un sistema radicular subterráneo y se desarrollan en forma de tubérculo, rizoma o pseudobulbo.

Further reading:  Consejos para lograr que tu orquídea florezca todos los años

Durante un periodo de latencia, los órganos aéreos desaparecen y bajo tierra se conservan solamente los bulbos, que son los verdaderos órganos de reserva. Durante el periodo de vegetación, un bulbo se recarga completamente, lo que explica por qué algunos parecen marchitos y otros están llenos de sustancias nutritivas. El tallo suele ser lo que prolonga los tubérculos subterráneos, y en las orquídeas europeas suele ser anual. En cuanto a su floración, las orquídeas terrestres suelen ser imprevisibles, pudiendo estar ausentes durante mucho tiempo y luego cubrir campos enteros sin previo aviso al cabo de unos años. Nacen en la tierra, como su nombre indica, y algunas especies incluso bajo tierra, como la especie Rhizantella de Australia.

Orquídeas Litófitas o semiterrestres

Las orquídeas litófitas crecen y se desarrollan en suelos rocosos o incluso en rocas, e incluso pueden encontrarse en condiciones climáticas extremas, como acantilados cretáceos al borde del mar. Sus raíces crecen normalmente debajo del musgo que crece sobre las rocas que colonizan. Tienen un comportamiento y necesidades muy similares a las de las orquídeas epifitas, necesitando una estación de lluvias y una alta humedad. Sin embargo, también tienen una gran resistencia a la sequía y a las épocas sin lluvias. Varias especies de orquídeas litófitas prefieren las rocas calizas.

Orquídeas Trepadoras

Las orquídeas trepadoras no son tan habituales como las anteriores. Son orquídeas monopodiales que a menudo se originan en el suelo y se mueven hacia arriba en el árbol a medida que crecen. Suelen tener extensas cámaras aéreas. Un ejemplo de orquídea trepadora es la conocida orquídea Vanda.

Orquídeas Saprófitas

Este grupo es el más desconocido de todos. Muchas veces no se incluye entre los distintos tipos de orquídeas. Sin embargo, es interesante mencionarlo. Estas orquídeas se han adaptado a la oscuridad de los bosques y viven en ellos, alimentándose de la materia orgánica en descomposición y asimilando los nutrientes que necesitan gracias a los hongos con los que conviven. Algunos ejemplos de orquídeas saprófitas son la Neottia nidusavi y la Linodorum abortivum.

Clasificación de las orquídeas según el comportamiento

Otra clasificación que se suele emplear en las orquídeas se basa en su comportamiento. Así, podemos distinguir las orquídeas monopodiales y las orquídeas simpodiales.

Orquídeas Monopodiales

Las orquídeas monopodiales son orquídeas de un solo tallo. Crecen a partir de un solo punto (tallo) y se van desarrollando cada año, añadiendo hojas y creciendo un tallo en proporción. Crecen continuamente en una dirección, generalmente hacia arriba. No tienen pseudobulbos ni rizoma, y sus raíces normalmente son aéreas, frecuentemente colgantes. Algunas especies adaptadas a periodos de sequía tienen hojas abultadas que les sirven como reserva.

Further reading:  Orquídeas mexicanas: belleza y diversidad en la naturaleza

En algunas especies monopodiales, el tallo (rizoma) se puede ahorquillar en dos, pero esto no es necesario para continuar su desarrollo, a diferencia de las orquídeas con desarrollo simpodial. Algunos ejemplos de orquídeas monopodiales son las orquídeas Phalaenopsis y Vanda.

Orquídeas Simpodiales

Las orquídeas simpodiales se desarrollan en forma de pseudobulbos, a medida que van creciendo nuevos brotes. Estas orquídeas crecen en forma de pseudobulbos, los cuales les permiten almacenar nutrientes durante periodos de sequía. Algunas especies tienen dos pseudobulbos entre las raíces, de los cuales uno se utiliza como reserva de alimentos en invierno y suministra nutrientes para el desarrollo de otro pseudobulbo. Sin embargo, en climas cálidos y húmedos muchas orquídeas terrestres no necesitan pseudobulbos.

Las orquídeas que crecen en forma simpodial suelen tener pseudobulbos y contienen reservas de nutrientes para periodos de sequía. En su extremo suelen aparecer una o dos hojas. Algunas orquídeas simpodiales, como los géneros Orchis y Ophrys, tienen dos pseudobulbos entre las raíces. Algunas especies pueden ser terrestres, mientras que otras son epifitas. Algunos ejemplos de orquídeas simpodiales son las orquídeas Cattleya y Cymbidium.

Familia de las orquídeas y sus subfamilias: taxonomía de la orquídea

Antes de adentrarnos en las subfamilias que se encuentran dentro de la familia de las orquídeas, debemos tener en cuenta la clasificación taxonómica de la orquídea en general:

  • Reino: Plantae (vegetal)
  • División: Magnoliophyta (plantas con flores y frutos)
  • Clase: Liliopsida (monocotiledóneas)
  • Orden: Asparagales (grupo amplio de plantas que no forman madera en su estructura)
  • Familia: Orchidaceae

La familia Orchidaceae es amplia y diversa, por lo que su clasificación puede resultar compleja. A través de estudios morfológicos y moleculares, se ha establecido que la familia de las orquídeas se divide en cinco subfamilias principales:

  • Apostasioideae
  • Cypripedioideae
  • Epidendroideae
  • Orchidoideae
  • Vanilloideae

Entre todas las subfamilias, la Epidendroideae (las orquídeas epidendroides) es la más grande, constando de más de 15,000 especies de orquídeas divididas en 576 géneros.

Género de orquídeas y especies de orquídeas

Hoy en día, se reconocen alrededor de 27,800 especies de orquídeas distribuidas en 800 géneros. Aunque se las conoce principalmente por el nombre de los géneros, dentro de cada género hay más de una especie de orquídea. Además, se siguen descubriendo nuevas especies y géneros de orquídeas regularmente, lo que incrementa constantemente la lista de orquídeas.

Further reading:  Las Maravillas de las Orquídeas

Aquí presentamos algunos de los géneros más conocidos de orquídeas, así como algunas de las especies más comunes y populares:

  • Orquídeas Angraecum: conocidas como «orquídeas cometa», destacando la especie Orquídea de Navidad.
  • Orquídeas Brassavola: destacando la especie Brassavola Nodosa, conocida como «Dama de la Noche».
  • Orquídeas Brassia: con especies como Brassia arcuigera y Brassia gireoudiana.
  • Orquídeas Cambria: híbrido intergenérico creado a partir de distintos géneros de orquídeas como Odontoglossum, Oncidium, Miltonia, Cochlioda y Brassia.
  • Orquídeas Cattleya: con especies como Cattleya labiata y Cattleya bicolor.
  • Orquídeas Cycnoches: con especies como Cycnoches loddigesii y Cycnoches clorochilon.
  • Orquídeas Cymbidium: con especies como Cymbidium pumilum y Cymbidium ensifolium.
  • Orquídeas Denbrobium: con más de 1,000 especies reconocidas, como Denbrobium nobile y Denbrobium crumenatum.
  • Orquídeas Encyclia: con especies como Encyclia cordigera y Encyclia cochleata.
  • Orquídeas Epidendrum: con más de 1,000 especies, como Epidendrum radicans y Epidendrum ciliare.
  • Orquídeas Ludisia: con la especie Ludisia discolor, conocida como «orquídea joya».
  • Orquídeas Masdevallia: con especies como Masdevallia coccinea y Masdevallia racemosa.
  • Orquídeas Maxillaria: con especies como Maxillaria tenuifolia y Maxillaria picta.
  • Orquídeas Miltonia: con especies como Miltonia candida y Miltonia spectabilis.
  • Orquídeas Miltoniopsis: con especies como Miltoniopsis phalaenopsis y Miltoniopsis vexillaria.
  • Orquídeas Odontoglossum: con especies como Odontoglossum crispum y Odontoglossum harryanum.
  • Orquídeas Oncidium: con especies como Oncidium ampliatum y Oncidium tigrinum.
  • Orquídeas Phalaenopsis: con especies como Phalaenopsis amabilis y Phalaenopsis bellina.
  • Orquídeas Paphiopedilum: con especies como Paphiopedilum armeniacum y Paphiopedilum barbatum.
  • Orquídeas Vanda: con especies como Vanda coerulea y Vanda tricolor.
  • Orquídeas Vainilla: con especies como Vanilla planifolia, utilizada para la fabricación del saborizante de vainilla.
  • Orquídeas Zygopetalum: con especies como Zygopetalum intermedium y Zygopetalum mackayi.

Estos son solo algunos ejemplos de los géneros y especies más conocidos y comercializados. Sin embargo, ten en cuenta que la lista es mucho más extensa y siempre se están descubriendo nuevas especies y géneros.

Espero que esta guía te haya brindado una visión más completa de los diferentes tipos de orquídeas y sus clasificaciones. Si te apasiona este fascinante mundo, no dudes en explorar más sobre estos hermosos ejemplares y comenzar tu propia colección. Recuerda que cada orquídea es única y especial, y cuidarlas requerirá tiempo, dedicación y amor. ¡Disfruta de la belleza de las orquídeas en todos sus géneros y especies!

¡Recuerda visitar Una Planta para obtener más información sobre el cuidado de las orquídeas y otros consejos para el cultivo de plantas!

YouTube video
Tipos de orquídeas: descubre las familias, géneros, especies y clasificaciones