Guía para el control efectivo de la trapoeraba

Advertisement

Por Juan Pérez – 12 de marzo de 2023

¡Descubre los mejores consejos y técnicas para manejar la trapoeraba de manera eficiente y evitar pérdidas en tus cultivos!

¿Alguna vez has tenido dificultades para controlar la trapoeraba? No es sorprendente, esta planta daninha tiene semillas aéreas y subterráneas, se propaga a través de pedazos de sus ramas y es tolerante a ciertos herbicidas. Incluso la clásica y confiable azada no es eficiente para resolver el problema.

Entonces, ¿cómo se maneja correctamente la trapoeraba? ¿Cuál es el momento ideal y cuáles son los herbicidas más recomendados? ¡Sigue leyendo para descubrirlo!

Identificación de las principales especies de trapoeraba en Brasil

En Brasil, las especies de trapoeraba más comunes son:

Commelina benghalensis

Esta es la especie más frecuente en Brasil, infestando cultivos anuales, perennes y huertos. Prefiere suelos fértiles, húmedos y sombreados. Se puede diferenciar de otras especies por la presencia de 3 pétalos en sus flores, donde uno de ellos es de tamaño reducido. Además, sus hojas suelen ser más anchas que las de otras especies.

Planta adulta de Commelina benghalensis; trapoeraba es una planta anual que prefiere suelos arcillosos

Commelina diffusa

Esta especie es frecuente en casi todo el país e infesta principalmente cultivos perennes. Prefiere suelos fértiles, con buena humedad y semi-sombreados. Sus hojas tienen láminas similares a las de una gramínea y no tiene rizomas.

Planta adulta de Commelina diffusa

Commelina erecta

Esta especie es menos frecuente en nuestro país e infesta cultivos perennes. Prefiere suelos fértiles con buena humedad. Es muy susceptible a las heladas y al cultivo mecánico del suelo. Tiene rizomas que no fructifican, flores con dos pétalos grandes azules y un pétalo residual. Se destaca por su florescimiento vistoso, por lo que a menudo se cultiva como planta ornamental.

Planta adulta de Commelina erecta

Interferencia de la trapoeraba en los cultivos

La infestación de trapoeraba en un cultivo de maíz puede interferir con su fisiología, disminuyendo la fotosíntesis y la transpiración del cultivo. En el caso de la soja, se ha demostrado que la trapoeraba tiene una capacidad competitiva similar al cultivo. La densidad de la infestación es un factor determinante en la reducción de la productividad. Por ejemplo, se ha demostrado que 58 plantas por m² reducen la productividad de la soja en un 15%, mientras que 230 plantas por m² reducen la productividad en un 49%. Además de la interferencia directa, la trapoeraba dificulta la cosecha mecánica y puede aumentar el contenido de agua en los granos o semillas cosechadas. Más allá de los problemas de interferencia directa, esta planta daninha puede ser hospedera de plagas y enfermedades. La trapoeraba puede ser hospedera del percevejo marrom y del nematoide das galhas.

Further reading:  Una Nueva Mirada a las Plantas de Reciclaje de Residuos

Trapoeraba: puntos clave sobre esta planta daninha

¡Es muy importante destacar que no se han registrado casos de resistencia a herbicidas en las especies de trapoeraba en Brasil! A nivel mundial, sólo se ha registrado un caso en Estados Unidos de la especie Commelina diffusa resistente al 2,4-D. Por lo tanto, es muy importante entender la biología de esta planta daninha para realizar un manejo eficiente y no seleccionar plantas resistentes. ¡Se estima que una planta de trapoeraba puede producir hasta 1600 semillas!

Sementes da espécie Commelina benghalensis

El gran diferencial de esta planta daninha es su capacidad de producir 4 tipos de semillas, aéreas (2) y subterráneas (2), además de su gran capacidad de formar nuevas plantas a partir de pedazos de sus ramas. Debido a esto, los métodos de deshierbe tradicionales solo dispersarían estas plantas en un área más grande.

Entendiendo las particularidades que dificultan el manejo de la trapoeraba

Las semillas grandes y pequeñas producidas en la parte aérea ayudan a dispersar la especie a nuevas áreas. Las semillas grandes y pequeñas producidas en la parte subterránea, es decir, en los rizomas, ayudan a perpetuar la especie en el área infestada. Existe una diferencia en la profundidad a la que estas semillas emergen. Mientras que las semillas de la parte aérea emergen hasta 2 cm, las subterráneas emergen hasta 12 cm. Por lo tanto, el cultivo del suelo para evitar la emergencia de las semillas no es tan eficiente. Además, la germinación de esta especie se ve favorecida por temperaturas entre 18°C y 36°C. La luz también favorece la germinación, pero no es esencial. Otra cuestión importante es que las semillas de trapoeraba tienen dormancia. Es decir, incluso en condiciones ideales, la germinación no ocurre debido a un impedimento natural.

Further reading:  Planta fantasma: la suculenta perfecta

¿Y cómo esto influye en el manejo? Las plantas daninhas con dormancia presentan varias oleadas de emergencia, a menudo fuera del período de aplicación de herbicidas, lo que dificulta su manejo. Además, esta planta daninha tiene características morfológicas que dificultan su manejo cuando están en etapas avanzadas de desarrollo. Cuando son adultas, sus hojas tienen una mayor acumulación de tricomas (pelos) y ceras, lo que dificulta la absorción y el transporte del herbicida en la planta.

Advertisement

Estruturas presentes na superfície foliar da espécie Commelina benghalensis

Por eso es importante que el control se realice con plantas pequeñas de entre 2 y 4 hojas. A continuación, te mostraré cómo realizar el manejo adecuado de esta planta daninha en la soja y el maíz.

Manejo de la trapoeraba en la entretemporada del sistema soja-maíz

Herbicidas post-emergentes

El punto clave para el manejo eficiente de la trapoeraba en post-emergencia es la aplicación en plantas pequeñas (hasta 4 hojas), ya que absorben una mayor cantidad de herbicidas. Otro punto muy importante es la tecnología de aplicación utilizada. Como son plantas que pueden tener una menor capacidad de absorción, es importante seguir los principios básicos para una aplicación eficiente. Para el control de la trapoeraba, se debe priorizar una buena cobertura del objetivo y evitar un bajo volumen de caldo, no siendo recomendable utilizar menos de 100 L/ha.

Glifosato

Cuando se encuentra en etapas iniciales (hasta 4 hojas), puede ser eficiente en el control de esta planta daninha. Se recomienda realizar dos aplicaciones secuenciales: 1ª 2,0 L/ha y 2ª 1,5 L/ha.

Carfentrazone

Ofrece un excelente control en post-emergencia de esta planta daninha, especialmente en etapas iniciales (hasta 4 hojas), generalmente asociado con otros herbicidas sistémicos (por ejemplo, glifosato). Se recomienda una dosis de 59 a 75 mL/ha.

2,4 D

Cuando se encuentra en etapas iniciales (hasta 4 hojas), puede ser eficiente en el control de esta planta daninha. Se recomienda una dosis de 1,0 a 1,5 L/ha.

Further reading:  El olho de cabra en la Umbanda: el poderoso amuleto contra la envidia

Chlorimuron

Se utiliza en la primera aplicación del manejo secuencial en plantas pequeñas (hasta 4 hojas). Suele asociarse con otros herbicidas sistémicos (por ejemplo, glifosato) y proporciona un efecto residual, en dosis de 60 a 80 g/ha.

Herbicidas pre-emergentes

Flumioxazin

Herbicida con acción residual para el control del banco de semillas. Se utiliza en la primera aplicación del manejo otoñal, asociado con herbicidas sistémicos (por ejemplo, glifosato, 2,4 D) o en el sistema de aplicar y plantar soja. Se recomienda una dosis de 50 a 60 g/ha.

Sulfentrazone

Herbicida con acción residual para el control del banco de semillas. Se utiliza en la primera aplicación del manejo otoñal, asociado con herbicidas sistémicos (por ejemplo, glifosato y 2,4 D). Se recomienda una dosis de hasta 0,5 L/ha, ya que presenta una gran variación en la selectividad de las variedades de soja.

Manejo en post-emergencia de los cultivos de soja y maíz

Soja

En post-emergencia de la soja, se puede utilizar chlorimuron. Si la soja es RR (resistente a glifosato), se pueden realizar aplicaciones secuenciales de glifosato.

Maíz

Atrazina

Cuando se encuentra en etapas iniciales (hasta 4 hojas), puede ser eficiente en el control de esta planta daninha. Se recomienda una dosis de 4 a 5 L/ha, dependiendo de las características del suelo.

Nicosulfuron

Debe aplicarse en post-emergencia del maíz, cuando las plantas tienen entre 2 y 6 hojas. Se debe tener cuidado con la diferencia de susceptibilidad de los híbridos. Se recomienda una dosis de 1,25 a 1,5 L/ha + aceite mineral.

Conclusión

En este artículo, hemos visto la importancia económica que tiene la trapoeraba en nuestro país y cómo manejarla de manera eficiente en los cultivos de granos. Entendimos la importancia de conocer la biología de la planta daninha antes de manejarla. Vimos que el estadio de aplicación y el uso de la tecnología de aplicación correcta son determinantes en el control de esta daninha. ¡Espero que con los consejos aquí presentados puedas realizar un manejo eficiente de la trapoeraba!

¿Has tenido problemas con la infestación de trapoeraba en tus cultivos? ¿Qué técnicas has utilizado para manejarla? ¡Me encantaría ver tus comentarios abajo!

Una Planta

Advertisement