Fármacos Biológicos: Un Enfoque Completo

Advertisement

¡Bienvenidos a un nuevo artículo de «Una Planta»! Hoy nos adentramos en el fascinante mundo de los fármacos biológicos. Si alguna vez te has preguntado qué son, cómo actúan o cómo se administran, estás en el lugar correcto. Acompáñanos en este viaje informativo mientras exploramos todos los detalles de estos innovadores medicamentos.

La Aprobación de los Fármacos Biológicos

Imagina esto: has visitado a tu reumatólogo y te han dicho que necesitarás un tratamiento biológico para controlar tu enfermedad. Sin embargo, te informan de que tendrás que esperar a que sea aprobado. ¿Por qué sucede esto?

La aprobación de los fármacos biológicos implica un proceso burocrático y riguroso debido a su alto costo y su impacto en el sistema sanitario. En algunos hospitales, los reumatólogos se reúnen en sesiones clínicas para determinar qué medicamento biológico es el más adecuado para cada paciente. En otros casos, el jefe de Servicio de Reumatología debe redactar un informe que será evaluado por la comisión de farmacia. También existe la posibilidad de esperar la autorización de la dirección médica del hospital. Estas medidas buscan asegurar que cada paciente reciba el tratamiento más efectivo y seguro para su condición.

¿Qué son los Fármacos Biológicos?

Los fármacos biológicos son medicamentos creados mediante ingeniería genética con un proceso de fabricación complejo y costoso. Estos fármacos actúan directamente sobre el sistema inmunitario, específicamente en las células responsables de producir la enfermedad. Su objetivo es detener el avance de la enfermedad al intervenir en su origen.

Further reading:  Cultivar espárragos en casa: todo lo que necesitas saber

Formas de Administración de los Fármacos Biológicos

Existen dos formas comunes de administrar los fármacos biológicos, y la elección depende del grado de la enfermedad y la situación particular de cada paciente.

La administración intravenosa se realiza en el Hospital de Día, donde se canaliza una vía para administrar el medicamento por vena. La duración del tratamiento y la frecuencia de las visitas al hospital varían según el fármaco biológico prescrito.

La otra opción es la vía subcutánea, donde los pacientes aprenden a autoadministrarse el medicamento en casa. Para esto, se utilizan jeringas o plumas especiales para la inyección en el abdomen o los muslos.

Cuidados y Consideraciones Especiales

Si te corresponde el tratamiento subcutáneo y puedes administrártelo tú mismo, te surgirán algunas dudas sobre cómo manejar y conservar el medicamento.

Una vez aprobado el tratamiento, deberás recogerlo en la farmacia ambulatoria del hospital. Allí te proporcionarán una nevera con placas de frío para mantener el medicamento en las condiciones adecuadas. También recibirás un contenedor especial para desechar las jeringas o plumas, ya que no deben tirarse a la basura.

Es importante mencionar que todos los fármacos biológicos deben conservarse en frío, sin llegar a congelarse. Por lo tanto, es necesario llevar la nevera con las placas de frío cada vez que recojas el medicamento y ponerlo en el refrigerador en casa lo más rápido posible.

Cuando se trata de almacenar el medicamento en la nevera, te recomendamos utilizar el cajón de las verduras. Este cajón se abre con menos frecuencia y, si tienes niños en casa, es menos probable que lo revisen. Evita colocarlo en la puerta de la nevera, ya que el constante abrir y cerrar puede afectar la temperatura adecuada. Además, es mejor evitar las estanterías superiores, ya que existe riesgo de que el medicamento se congele si entra en contacto con la parte trasera de la nevera.

Further reading:  Plantas Aromáticas: Cómo Aumentar la Producción de Hojas sin Podarlas
Advertisement

Preparación y Administración del Fármaco

En la consulta, te enseñarán la técnica adecuada de administración del fármaco biológico, que generalmente se realiza en el abdomen o los muslos, dependiendo de las instrucciones de tu médico. Además, se te proporcionará un calendario con las fechas y horas específicas en las que debes administrarte el medicamento. La frecuencia de las inyecciones puede variar según el fármaco, pudiendo ser semanal, quincenal, mensual o cada ocho semanas. En la medida de lo posible, trata de administrarlo siempre a la misma hora. Recuerda que, al estar refrigerado, debes sacarlo de la nevera aproximadamente treinta minutos antes de la inyección para que alcance la temperatura ambiente y evitar posibles lesiones en la piel debido al frío.

Viajes en Avión con Fármacos Biológicos

Si tienes planes de viajar en avión mientras estás en tratamiento con fármacos biológicos, es importante tener en cuenta algunos aspectos para garantizar la correcta conservación del medicamento.

El fármaco debe mantenerse refrigerado, por lo que siempre deberá ir en una nevera de transporte junto con las placas de frío correspondientes. Nunca factures el medicamento y llévalo como equipaje de mano. Para facilitar los controles de seguridad, recibirás un documento en español e inglés en la farmacia o consulta, que respalda la necesidad de llevar contigo el medicamento. Si el vuelo es largo, se recomienda ponerse en contacto con el personal de la aerolínea para solicitar una zona refrigerada donde guardar el medicamento.

¡Y eso es todo por hoy! Esperamos que esta guía te haya brindado información valiosa sobre los fármacos biológicos. Recuerda que siempre debes seguir las indicaciones de tu médico y enfermero. Si deseas obtener más información sobre los tratamientos y productos de «Una Planta», visita nuestra página web Una Planta.

Further reading:  Cuidados y Fertilización de la Planta de Piña: Consejos para Flores y Frutas Deliciosas

¡Hasta la próxima!

Advertisement