Guía de cuidados de la Zamioculca: Descubre los secretos de esta planta resistente y encantadora

Guía de cuidados de la Zamioculca: Descubre los secretos de esta planta resistente y encantadora
Advertisement

La Zamioculca Zamiifolia es como esa persona popular que todos adoran sin saber por qué, pero una vez que entablas una conversación con ella, te das cuenta de su buena vibra, su tranquilidad y su paciencia. Esta planta tiene un atractivo especial, con sus ramas largas y carnosas, su intenso color verde y sus hojas brillantes que reflejan la luz, iluminando cualquier espacio. Sin embargo, su popularidad se debe a más que su aspecto: es prácticamente inmortal.

Zamioculca

Como una muestra de nuestra dedicación, enviamos plantas a todas las localidades. Puedes ver más opciones aquí.

De la Z a la Z: Datos fascinantes sobre la Zamioculca

  • Esta especie antigua se originó en el continente africano, donde aprendió a sobrevivir en condiciones de sequía. Fue traída a nuestro lado del mundo por enfermeras holandesas que estaban en Sudáfrica en los años noventa, y desde entonces se ha propagado rápidamente.

  • La Zamioculca no solo es hermosa y resistente, también es una de las plantas purificadoras del aire. Elimina toxinas como el xileno, el tolueno y el benceno, mejorando la calidad del ambiente donde se encuentra.

  • Esta planta es familia del Potos y del Lirio de la Paz, por lo que podrías considerar tenerlas juntas para que se hagan compañía.

  • Aunque la Zamia, como también se le conoce, crece lentamente y puede alcanzar una altura de hasta un metro, no ocupa tanto espacio como otras plantas más frondosas y agresivas, como la Monstera.

  • La Zamioculca tiene muchos nombres: zamioculca, planta cuervo, gema de Zanzíbar, Zamia y planta ZZ. En inglés, le llaman ZiZi.

  • Hace algún tiempo, se corrió el falso rumor de que la Zamioculca era una planta venenosa. La verdad es que no representa peligro alguno, siempre y cuando ni los humanos ni las mascotas la mastiquen. Así que olvídate de los chismes y disfruta de esta planta relajada y de buena vibra.

Further reading:  Jatropha gossypiifolia: Descubriendo los Usos Tradicionales y Beneficios de una Planta Medicinal

Cuidados de la planta ZZ

Iluminación

La Zamioculca puede sobrevivir en condiciones de poca luz, pero eso no significa que sea lo ideal. Si no recibe la cantidad adecuada de luz, crecerá lentamente y sus ramas se alargarán demasiado, con pocas hojas. Lo ideal es proporcionarle una iluminación moderada o media, evitando el sol directo, ya que puede quemar sus hojas. En resumen, evita colocarla en un lugar con luz solar directa y tampoco la ubiques en una habitación completamente oscura, ya que necesita algo de luz indirecta.

Riego

En las raíces de la planta ZZ se encuentran unos rizomas gorditos, que parecen pequeñas patatas. Estos rizomas almacenan agua, lo que le permite a la planta sobrevivir en periodos de sequía. Por lo tanto, prefiere riegos poco frecuentes.

Advertisement

Personalmente, riego mi planta ZZ cada una o dos semanas, dependiendo de la temperatura ambiente. Durante el invierno, es recomendable regarla cada 3 o 4 semanas. No obstante, presta atención a tu planta durante los primeros días para establecer un ritmo de riego adecuado.

Sustrato y macetas

La Zamioculca no es exigente en cuanto al sustrato. Puede crecer felizmente en cualquier sustrato universal, siempre y cuando la maceta tenga un buen drenaje para evitar el exceso de agua que pueda pudrir los rizomas. Te recomiendo utilizar macetas más altas que anchas, para darle suficiente espacio a las raíces y nuevas ramas.

Temperatura y humedad

Estas plantas son originarias de climas cálidos y tropicales, por lo que se sentirán cómodas en un entorno donde tú también te encuentres a gusto. Evita colocarla cerca de ventilas de aire acondicionado, ya que no les gustan las corrientes de aire frías, y también aleja la planta del radiador o la calefacción, ya que esto reduce la humedad.

Further reading:  Café para tus plantas: El secreto natural para su cuidado

Abono, propagación y trasplante

La Zamioculca no requiere de un aporte nutricional complicado. Puedes utilizar un fertilizante universal balanceado una vez al mes durante la época de crecimiento (primavera-verano). Al ser una planta de crecimiento lento, es posible que tengas que trasplantarla cada 12 o 18 meses. Aprovecha este momento para propagarla: puedes separar los rizomas con cuidado o utilizar las ramas que hayas podado, doblado o roto (no te preocupes, los accidentes ocurren).

Como parte de nuestro compromiso, enviamos plantas a todas las localidades. Puedes ver más opciones aquí.

Si has cortado una rama, déjala reposar durante unas horas protegida del sol y luego colócala en un vaso o jarrón con un poco de agua. Solo debe quedar sumergida unos centímetros. Reemplaza el agua según se evapore. Ten paciencia, ya que puede tomar varias semanas para que las raíces se desarrollen. Sabrás que es momento de trasplantarla a una maceta con sustrato cuando veas los rizomas, esas raíces gorditas.

Disfruta de la compañía de la Zamioculca, una planta resistente y encantadora que te brindará tranquilidad y buenas vibras en tu hogar o lugar de trabajo.

Zamioculca

Advertisement