Cultivos bajo techo: Un mundo por descubrir

Advertisement

¡Bienvenidos al fascinante mundo de los cultivos bajo techo! En este artículo, exploraremos los invernaderos para hortalizas y descubriremos cómo estos espacios controlados han revolucionado la agricultura en la cuenca mediterránea.

Cultivos protegidos: un desafío estratégico

El cultivo de hortalizas bajo techo en la cuenca mediterránea es una práctica en constante crecimiento. Si bien los tomates, pimientos y melones son los cultivos más importantes en esta región, es crucial que los países mediterráneos diversifiquen sus producciones protegidas para garantizar la rentabilidad de las inversiones realizadas.

En España, de una superficie total de 406.688 hectáreas destinadas a cultivos hortícolas en 2005, 78.407 hectáreas corresponden a cultivos bajo invernadero. Esta cifra representa el 19% de la superficie total, mientras que el 74% se cultiva al aire libre y el 7% corresponde a cultivo en secano.

Invernaderos: mucho más que cobijo

Los invernaderos son utilizados principalmente para cultivar distintas hortalizas, como plantas herbáceas, hortalizas de hoja, raíz, tubérculo o fruto. Esto se debe a que las condiciones controladas de estos espacios permiten aumentar la producción de los cultivos.

Además, los invernaderos son ampliamente utilizados para cultivar plántulas de todo tipo de hortalizas en semilleros. En este caso, las condiciones ambientales deben estar cuidadosamente controladas para garantizar una germinación exitosa.

En la actualidad, los cultivos hortícolas más comunes en los invernaderos mediterráneos incluyen tomates, pimientos, calabacines, melones, pepinos, fresas y judías. Sin embargo, dependiendo de la latitud, podemos encontrar invernaderos para otros tipos de hortalizas como lechugas, coles, coliflores, brócolis, guisantes y baby leaf.

Further reading:  ¡Descubre qué sembrar en diciembre y disfruta de una cosecha exitosa!

Tecnología agrícola: una aliada para el crecimiento

El desarrollo de la tecnología agrícola ha permitido la implementación de sistemas de producción que maximizan los rendimientos, como el riego hidropónico. Algunas técnicas destacadas en el cultivo bajo techo son:

Sistema sin suelo en soporte suspendido

Esta técnica hidropónica consiste en la plantación en sacos de plástico con un sustrato inerte que sirve de soporte para las raíces. Estos sacos se instalan mediante un sistema de soporte colgado en la estructura del invernadero.

Cultivo en pirámides

Este sistema de producción, también hidropónico, dispone los cultivos en contenedores colocados sobre una estructura en forma de pirámide.

Cultivo en mesas

En este caso, los cultivos se realizan sobre mesas, permitiendo un cultivo puro hidropónico mediante bandejas flotantes o el cultivo directo sobre sustrato en la mesa o en contenedores.

Invernaderos hortícolas: diversidad según el cultivo

Fresas

En el caso de los cultivos de fresas, se utilizan principalmente los invernaderos tipo túnel. Además, existen diferentes sistemas de cultivo que se adaptan a las necesidades de esta planta:

  • Sistema sin suelo en soporte suspendido: Las plantas se cultivan en bolsas dobles colgadas en la estructura del invernadero. Estas bolsas contienen diferentes bolsillos de perlita que sirven de sustrato para las raíces.
  • Advertisement
  • Cultivo en pirámides: Se utilizan tablas de lana de roca colocadas de forma horizontal y apoyadas en estructuras metálicas en forma de pirámide.
  • Cultivo en soportes colgados del emparrillado del invernadero: Se emplean tablas de lana de roca con soportes metálicos en forma de L, colgadas de la estructura del invernadero.
Further reading:  8 Deliciosas Maneras de Utilizar las Hortalizas de Raíz Esta Temporada

En cuanto a los equipos utilizados, se pueden mencionar el inyector de CO2, que permite aumentar los rendimientos en cultivos tempranos y tardíos, y la ventilación forzada para evitar problemas como la aparición de Botrytis c.

Tomates, pimientos y lechugas

El pimiento es una de las especies hortícolas más importantes en los invernaderos mediterráneos. Originario de Sudamérica, se ha adaptado muy bien a las condiciones de esta región y la mitad de la producción mundial se concentra aquí.

El concepto de cultivos bajo invernadero implica un cambio hacia una producción más intensiva en comparación con los cultivos extensivos de tomate. Los invernaderos son ampliamente utilizados para cultivar tomates, pepinos, pimientos, melones, flores y otras especies de porte alto.

Los invernaderos más comunes para estos cultivos son del tipo túnel. Además, se emplea una serie de equipamientos y tecnologías, entre ellos la pantalla de sombreo, el sistema de nebulización, los extractores, la calefacción, la inyección de CO2 y la inyección de fertilizante automático.

En cuanto a la tecnología de cultivo, destaca el sistema hidropónico.

¡La clave del éxito está en tus manos!

En conclusión, los cultivos bajo techo ofrecen una amplia gama de posibilidades para diversificar las producciones hortícolas en la cuenca mediterránea. Con la ayuda de la tecnología agrícola y la creciente demanda de productos frescos y sostenibles, los invernaderos se convierten en la herramienta perfecta para maximizar los rendimientos y garantizar un suministro constante de alimentos saludables.

Si quieres conocer más acerca de los tipos de invernaderos o estás interesado en solicitar un presupuesto personalizado, ¡visita Una Planta ahora mismo! Juntos, podemos cultivar un futuro próspero y sustentable.

Advertisement