Cinco Deliciosos Frutos del Bosque para Decorar tu Terraza

Advertisement

¿Te imaginas tener un pedacito de bosque en tu propia terraza? Los frutos del bosque son un tesoro silvestre que ahora puede ser parte de tu hogar. Moras, fresas, grosellas, frambuesas y arándanos son solo algunos de ellos. ¡Cultivarlos en casa es más fácil de lo que crees!

Bayas Ornamentales y Deliciosas

Estos frutos no solo son apreciados por su belleza, sino también por su sabor exquisito. Aunque cada uno proviene de diferentes especies, tienen algo en común: su aspecto arbustivo y su necesidad de terrenos húmedos y temperaturas suaves. Además, es importante protegerlos del viento.

Grosellas Rojas, Dulces y Versátiles

Las grosellas rojas son un arbusto de hoja caduca que puede alcanzar hasta dos metros de altura. Sus bayas de color rojo intenso son ideales para mermeladas y licores. Requieren un sustrato ácido, fresco y bien drenado, así como protección contra el viento.

Arándanos, Pequeñas Joyas Oscuras

El arándano es un pequeño arbusto caducifolio que crece lentamente. Sus bayas maduras son dulces y de un hermoso color negro azulado. Son perfectas para mermeladas, jaleas y licores. Requieren un sustrato muy ácido y protección contra el viento.

Frambuesas, Dulces y Delicadas

Las frambuesas son arbustos resistentes de fácil cultivo en maceta. Sus frutos frescos son ideales para postres y ensaladas, pero también se pueden utilizar en confituras y licores. Requieren un suelo suelto y bien drenado, así como protección contra el viento y las heladas tardías.

Further reading:  Las plantas más adecuadas para cerrar tu finca
Advertisement

Moras, Sabores Salvajes en tu Terraza

Las moras, también conocidas como zarzamoras, son arbustos vigorosos de la familia de los rosales. Hay variedades que producen frutos abundantes y grandes, perfectos para comer crudos o hacer confitura. Requieren pleno sol y un suelo humífero y bien drenado.

Grosellas Negras, Pequeñas Joyas Aromáticas

Las grosellas negras, también conocidas como zarzaparrillas o casis, son arbustos sin espinas que crecen hasta 1,5 metros de altura. Sus frutos nacen en racimos y se consumen en confituras y licores. Requieren pleno sol y riego abundante.

¡Imagina disfrutar de los sabores y colores de estos exquisitos frutos directamente en tu terraza! Cultivarlos es una experiencia gratificante que te acerca a la naturaleza y te permite disfrutar de deliciosos momentos en tu hogar.

(Imagen principal cortesía de Una Planta)

Este artículo se basa en el número 61 de la revista Verde es Vida, página 54.

Advertisement