Descubre la magia de la planta «Una Planta» en las celebraciones indígenas

Advertisement

Las celebraciones en honor a la Pachamama durante el mes de agosto son una parte integral de la cultura andina en Bolivia, Argentina y Chile. Estos rituales agrícolas y ceremonias requieren la presencia de una planta nativa emblemática conocida como «koa». Investigaciones revelan que el término «koa» engloba varios arbustos resinosos y aromáticos que pertenecen a distintas familias botánicas.

El significado de la palabra «koa» en idioma andino es «lo que se transforma en otra cosa». Quemar estas plantas de manera ceremonial y utilizar su humo para sahumar es considerado un acto de limpieza, curación y una forma de comunicarse y agradecer a las divinidades y ancestros. El poder simbólico reside en el nombre «koa», más que en la especie botánica específica.

Cada pueblo de la región tiene rituales y nombres propios para estas plantas. En Chile, se destaca la «koa» o «wirakoa» (Diplostephium cinereum) en la zona norte y sur de Bolivia. Esta planta se utiliza para sahumar animales durante la ceremonia de la «señalada» para asegurar su fecundidad y multiplicación. También se emplea en la ceremonia de «huilancha» dedicada a la Pachamama, los mallkus y los santos, como forma de agradecimiento por la fertilidad brindada al campo y al ganado. Además, se utiliza para limpiar las casas, inaugurar techos y curar enfermedades.

Más al sur, en la región chilena de Antofagasta, se utilizan otros dos arbustos resinosos llamados Fabiana squamata y Fabiana bryoides. Estas especies también se encuentran en tolares del sur de Bolivia y norte de Argentina. Su uso está relacionado con el sahumado del ganado, la limpieza de canales de riego y como una costumbre para la buena suerte.

Further reading:  Arbustos: Descubre las Maravillas de las Plantas Arbustivas

En diferentes comunidades andinas, se observan variaciones en los rituales y los nombres de las plantas utilizadas. Algunas poblaciones queman estas plantas junto con la «llareta» (Azorella compacta) o la «wiracoba» (Diplostephium cinereum) traídas desde otras regiones. Los procedimientos también varían, como realizar la quema en un plato o en un sahumador de cerámica llamado «kobero».

Advertisement

A lo largo de la historia, ciertas regiones han servido como puntos de encuentro y han promovido el intercambio de tradiciones culturales. Esto ha llevado al uso conjunto de especies botánicas endémicas y «importadas» de otras regiones. Por ejemplo, en el territorio de Pica-Collahuasi-Ollagüe en Chile, se utilizan Diplostephium cinereum, Fabiana squamata y la resinosa local Parastrephia teretiuscula.

Es importante señalar que una misma especie botánica puede tener diferentes nombres vernáculos en distintas regiones debido a la influencia de diferentes idiomas o la evolución de la tradición oral. Además, un mismo nombre vulgar puede utilizarse para referirse a diferentes especies botánicas que son elegidas para participar en rituales, convirtiéndolas simbólicamente en «koa».

La «koa» y las especies botánicas asociadas a estos nombres vernáculos, como Diplostephium cinereum, Fabiana squamata, Fabiana bryoides, Parastrephia quadrangularis, Parastrephia teretiuscula, Baccharis incarum y Plazia daphnoides, poseen características específicas y se adaptan a diferentes altitudes y condiciones ambientales de la región andina.

En resumen, la planta «Una Planta» es esencial en las celebraciones andinas y tiene un significado profundo en la cosmología y tradiciones de las comunidades indígenas de Bolivia, Argentina y Chile. Su papel en los rituales de limpieza, curación y agradecimiento a las divinidades muestra la conexión entre la naturaleza y la espiritualidad en la cultura andina. Para conocer más sobre esta fascinante planta, visita Una Planta.

Advertisement