Cómo lograr que las buganvillas florezcan todo el año

Advertisement

Las buganvillas son plantas fascinantes y llenas de misterio. A veces nos confunden, dejando de florecer sin razón aparente, a pesar de que teóricamente pueden brotar durante casi todo el año, al menos hasta bien entrado el otoño. Otras veces, nos desesperamos al ver que esa maceta llena de flores que compramos en el vivero se marchita y pierde todos sus hermosos capullos morados, rosas o blancos apenas unas semanas después de llegar a casa.

El problema es que estas plantas pueden desconcertarnos. A pesar de su apariencia vulnerable, las buganvillas son perennes y más resistentes de lo que parecen. A veces, incluso prefieren que las descuidemos y las dejemos en paz.

¿Dónde debemos colocar nuestras buganvillas?

El primer truco para que nuestras buganvillas crezcan felices y florezcan abundantemente es proporcionarles la luz adecuada. Debemos ubicarlas en un lugar donde no haya riesgo de heladas en invierno. Una terraza acristalada o incluso dentro de la casa durante los meses fríos puede ser adecuado, siempre y cuando reciban la cantidad adecuada de luz.

Aunque las buganvillas pueden tolerar temperaturas de hasta 2°C, prefieren que las mantengamos a entre 7 y 10°C durante el invierno. Si las temperaturas caen por debajo de los 10°C, es posible que estas plantas pierdan algunas o incluso todas sus hojas, pero volverán a brotar una vez que la temperatura suba, siempre y cuando las mantengamos por encima del punto de congelación.

Dicho esto, las buganvillas adoran el calor y necesitan pleno sol para crecer, pero sin que se quemen en verano. Por lo tanto, en otoño o invierno, estarán felices cerca de una ventana o en una terraza protegida, especialmente si está orientada hacia el este o el sur.

Further reading:  Un labial de otoño imprescindible según Rocío Osorno

La ventaja de tener buganvillas en macetas es que podemos moverlas de lugar y volver a sacarlas a la terraza o al exterior una vez que regrese el calor.

Cómo regar adecuadamente nuestras buganvillas

No debemos excedernos con el riego, ya que el exceso de agua puede dañar nuestras buganvillas. Recordemos que son plantas resistentes y esto se aplica especialmente a sus necesidades de agua.

Por lo tanto, durante el invierno, debemos regarlas con moderación. Basta con regarlas una vez cada dos semanas y comprobar el nivel de humedad del suelo antes de volver a regar, para evitar que estén demasiado empapadas o demasiado secas.

Sin embargo, cuando llegue la primavera, nuestras buganvillas requerirán riegos más frecuentes y generosos, entre dos y tres veces por semana, aunque si vivimos en una zona muy cálida, podemos aumentar la frecuencia.

Pero recordemos esto: las buganvillas no toleran el exceso de agua, y si las regamos demasiado, las raíces comenzarán a pudrirse. No esperemos que una planta triste nos regale las hermosas flores que tanto nos gustan.

Advertisement

La alimentación adecuada para nuestras buganvillas

Para que nuestras buganvillas sean felices y florezcan, necesitan una buena alimentación. Por lo tanto, siempre es recomendable utilizar un sustrato o tierra de jardinería completa y lo más orgánica posible. Además, si queremos que florezcan abundantemente, un fertilizante puede ser de gran ayuda.

Podemos fertilizar nuestras buganvillas una vez a la semana, desde mediados de primavera hasta mediados de otoño, que es su temporada de crecimiento. Si utilizamos un fertilizante líquido rico en nitrógeno, este estimulará el crecimiento de nuevas hojas.

Further reading:  ¡Descubre el Menú de Fin de Semana en Restaurante La Buganvilla Zaragoza!

Una vez que nuestras buganvillas estén creciendo y tengan numerosas hojas y ramas nuevas, podemos cambiar a un fertilizante rico en potasio, como el que se utiliza para los tomates. Esto ayudará a que las buganvillas produzcan más flores y también intensificará su color.

Otro truco común para estimular la floración en casi cualquier planta es pellizcar y retirar las flores secas o marchitas, ya que esto hará que salgan más flores.

El secreto para que nuestras buganvillas florezcan abundantemente

Si queremos que nuestras buganvillas nos regalen flores en abundancia, debemos podarlas regularmente. Una poda regular promoverá el crecimiento de nuevos brotes de forma constante, y estos serán los responsables de una floración regular.

El mejor momento para podar nuestras buganvillas es a finales de febrero. Sin embargo, si la planta está descontrolada y necesitamos recortar alguna parte durante su período de crecimiento, debemos hacerlo de forma más moderada y, sobre todo, después de cada explosión de flores.

Dado que las buganvillas también producen flores en los tallos del año anterior, debemos tener cuidado al podar y no cortar demasiados tallos. El truco está en comenzar con los tallos muertos o secos.

Luego, tomamos unas tijeras y cortamos por encima de una yema o punto de crecimiento de nuevas hojas. Si nuestras buganvillas están descontroladas y necesitamos un corte más drástico, podemos retirar tallos o ramas enteras donde se unen con el tallo principal.

Si quieres descubrir más secretos de jardinería y no perderte ninguno de nuestros artículos, te invitamos a visitar Una Planta.

Advertisement