La historia detrás de «Flor de retama», la emblemática canción de Martina Portocarrero

La historia detrás de una canción puede ser tan fascinante como la propia melodía. En el caso de «Flor de retama», interpretada magistralmente por Martina Portocarrero, la historia es un reflejo de la lucha social y de la búsqueda de igualdad.

Ayacucho, tierra de desigualdad y lucha

En los años 60, Ayacucho era una de las regiones más pobres del Perú. No solo eso, también era escenario de protestas y manifestaciones en busca de educación gratuita. Fue en este contexto que se implementó la reforma agraria de Juan Velasco Alvarado en 1969, una medida que generó opiniones encontradas. Los problemas de la región iban más allá de la recuperación de tierras, luchaban contra la desigualdad.

La canción que dio voz a la lucha

Ricardo Dolorier, profesor egresado de La Cantuta, decidió componer una canción que reflejara la lucha por la igualdad. A pesar de no tener experiencia en instrumentos musicales, logró crear una pieza musical inspirada en los eventos de Huanta. Así nació «La flor de retama», un wayno de protesta.

El himno contra la represión

Erróneamente, la canción fue asociada al líder terrorista Abimael Guzmán, líder de Sendero Luminoso. Sin embargo, su verdadero propósito era convertirse en un himno contra la represión. Aunque diferentes agrupaciones le dieron voz a este mensaje, fue Martina Portocarrero quien lo popularizó y lo llevó a todos los rincones del país.

Un malentendido trágico

La canción, tristemente, estuvo involucrada en un trágico malentendido. Durante la masacre de Barrios Altos en 1991, donde murieron múltiples personas, se relacionó erróneamente «La flor de retama» con el terrorismo. Sin embargo, la Municipalidad de Huamanga aclaró que esta canción era un homenaje a los mártires de la gratuidad de la educación y rechazó las acusaciones infundadas.

Further reading:  Piorno y retama: descubre las diferencias entre estas dos plantas similares

La flor de retama, símbolo de resistencia

La flor de retama, con su intenso color amarillo y su tallo alto, se convirtió en un emblema de resistencia. En octubre, sus pétalos y ramas son utilizados para confeccionar las clásicas alfombras durante la procesión del Señor de los Milagros. Su época de florecimiento en Loreto, Amazonas y Junín es la primavera, el momento perfecto para apreciar su belleza.

Con «Flor de retama», Martina Portocarrero logró capturar el espíritu de una lucha, de una búsqueda de igualdad que marcó la historia de Ayacucho. Esta canción se convirtió en un símbolo de resistencia y en un recordatorio de que la cultura y la identidad de una tierra deben ser respetadas y valoradas. Si deseas conocer más sobre la historia de Ayacucho, te invitamos a visitar Una Planta, donde encontrarás más información sobre este fascinante lugar.

YouTube video
La historia detrás de «Flor de retama», la emblemática canción de Martina Portocarrero