Descubre todo sobre la fascinante Bugambilia: cuidados, propiedades y más

Advertisement

La Bugambilia es una planta enredadera de origen tropical que se ha ganado una gran popularidad gracias a su increíble floración y vivos colores. Esta planta originaria de América Central y del Sur puede convertir cualquier jardín en un hermoso paraíso. Ya seas un aficionado a la jardinería o estés empezando en este mundo, la Bugambilia es la planta perfecta para dar un toque de color a tu espacio exterior. Pero no solo es estéticamente impresionante, también tiene muchos beneficios para la salud. Sigue leyendo para descubrir todo sobre esta fascinante planta, sus cuidados y lo que la hace tan especial.

¿Qué es la bugambilia?

La bugambilia, también conocida como buganvilla, es un género de plantas ornamentales originarias de Sudamérica. Son muy populares entre los jardineros debido a sus flores vivas y abundantes. Las flores de la bugambilia son pequeñas y poco vistosas, pero lo más destacado son las brácteas florales, unas inflorescencias en forma de hoja que rodean a las flores. Estas brácteas son delgadas, con una textura similar al papel, lo que le ha valido el apodo de «flor de papel». En realidad, cuando hablamos de «flores de bugambilia», nos referimos a estas brácteas.

Variedades de bugambilia

La bugambilia se presenta en una amplia gama de colores, desde el blanco y el amarillo hasta el fucsia, el rojo y el púrpura. Existen más de 300 variedades entre las que elegir, la mayoría son híbridos creados por los colores únicos de las brácteas florales. Algunas variedades populares son:

  • Bougainvillea spectabilis: también conocida como «gran buganvilla», es la variedad más espectacular y reconocida. Puede crecer hasta una altura de casi 12 metros y sus brácteas florales suelen ser rosas, moradas o rojas.

  • Bougainvillea glabra: también conocida como «buganvilla menor», es la mejor opción si buscas una variedad arbustiva. Suele crecer hasta una altura de unos 3 metros y tiene una larga temporada de floración.

  • Bougainvillea peruviana: originaria de Perú, esta variedad produce ramas muy espaciadas y se puede cultivar tanto como arbusto grande como enredadera. Sus brácteas florales suelen ser moradas o magenta.

Dependiendo de la variedad, la bugambilia puede cultivarse como arbusto, enredadera e incluso como árbol pequeño. Todas las bugambilias tienen tallos cubiertos de espinas finas y afiladas. Son plantas de hoja perenne en su área de distribución nativa, pero pueden perder su follaje cuando están expuestas a temperaturas frías o a la sequía.

Cómo cultivar una planta de bugambilia

La bugambilia es una planta tropical que requiere mucho sol y calor para prosperar. Si se cultiva en un clima adecuado, producirá sus icónicas flores durante casi todo el año. Aquí tienes algunos consejos para cultivarla correctamente:

Further reading:  Buganvillas

Cultivo de bugambilia en exterior

  • La luz: Planta tu bugambilia en una parte de tu jardín que reciba exposición total al sol. Necesita al menos 6 horas de luz al día para desarrollarse y al menos 8 horas para producir esas impresionantes flores. Una luz insuficiente frenará su crecimiento y dará lugar a un follaje denso y pocas flores.

  • El suelo: El suelo ideal para la bugambilia debe ser arcilloso, rico en nutrientes y con un buen drenaje, con un pH entre 5,5 y 6,5. Sin embargo, también puede tolerar suelos arcillosos, salinos, arenosos, ácidos o alcalinos. Mejora el drenaje del suelo utilizando enmiendas como corteza de pino o moho de hoja, y cubre los 7,5 cm superiores con compost.

  • Temperaturas: La bugambilia necesita temperaturas entre 18 °C y 35 °C para crecer correctamente. No tolera las heladas, aunque en su área de distribución nativa conserva su follaje durante el invierno. Si las temperaturas descienden por debajo de 10 °C, empezará a perder hojas. Por otro lado, si las temperaturas superan los 38 °C durante mucho tiempo, la planta puede dejar de florecer.

  • Espaciado: Planta tus bugambilias a una distancia mínima de 1 metro para que tengan suficiente espacio para crecer. El espaciado depende de la variedad y de cómo las cultives. Por ejemplo, los arbustos de bugambilia que se cultivan como seto pueden estar más juntos si se podan con regularidad. Los árboles de bugambilia, en cambio, necesitan una separación mínima de 3 metros.

  • El agua: La bugambilia es muy tolerante a la sequía y prefiere riegos poco frecuentes pero profundos. Riégala cada dos semanas, una vez que los 5 cm superiores del suelo estén secos al tacto. A medida que la planta madure y se establezca, podrás reducir aún más la frecuencia de riego. Es mejor no regar en caso de duda, ya que la bugambilia es susceptible a la podredumbre de las raíces.

  • Abonos: Al igual que otras plantas ornamentales con flores, la bugambilia necesita una alimentación regular. Utiliza un fertilizante de liberación lenta en primavera o una solución de fertilizante líquido una vez al mes durante la temporada de floración. Asegúrate de que tenga una proporción equilibrada de nutrientes, como un 10-10-10 o 20-20-20. La bugambilia necesita una mezcla equilibrada de nitrógeno y fósforo para florecer, pero un exceso de nitrógeno puede fomentar el crecimiento de hojas y tallos en lugar de flores.

Cultivo de bugambilia en macetas

La bugambilia también se puede cultivar en macetas, especialmente en climas más fríos. La planta será más pequeña y fácil de manejar, y te recompensará con un despliegue exuberante de flores durante muchos meses. Aquí tienes algunos consejos adicionales:

  • La luz: Las plantas de interior no tienen acceso a la misma cantidad de luz que las del exterior, así que elige la parte más soleada de tu casa para tu bugambilia. Necesita al menos 6 horas de luz brillante y directa al día. Una habitación con orientación sur u oeste sería perfecta.

  • El agua: Al plantar tu bugambilia en una maceta con agujeros de drenaje y utilizando una mezcla de tierra que drene bien, debes tener cuidado de no regarla en exceso. Comprueba periódicamente la humedad del suelo y riega solo cuando los 5 cm superiores estén completamente secos. Evita el riego desde abajo, ya que no te dará una indicación precisa de la humedad real del suelo.

Further reading:  Semillas de Bougainvillea: Una explosión de color en tu jardín

Cómo cuidar una planta de bugambilia

La bugambilia es una planta fácil de cuidar. Necesita una poda anual antes de la temporada de floración y un pinzado regular de las brácteas florales muertas. Aquí tienes algunos consejos para su cuidado y mantenimiento:

Poda y recorte

El mejor momento para podar tu bugambilia es en invierno o a principios de primavera, una vez que haya terminado la temporada de floración. La forma de podar y recortar puede variar según el tamaño de la planta:

Advertisement
  • Para las bugambilias grandes, necesitarás tijeras de podar o incluso una sierra de mano. Corta las ramas demasiado largas o pesadas, o las que no se ajusten a la forma deseada para tu bugambilia.

  • Para arbustos o setos, puedes utilizar tijeras de podar y recortar los extremos de las ramas para promover un nuevo crecimiento en primavera. Durante la época de floración, pellizca regularmente las cabezas de las flores muertas y luego las puntas de los tallos donde crecían las flores, para estimular la producción de nuevos tallos y capullos. Con un mantenimiento adecuado, tu bugambilia florecerá durante al menos seis meses al año.

Trasplante

Si cultivas bugambilia en macetas, es recomendable trasplantarla a una maceta más grande una vez que veas que las raíces asoman por los agujeros de drenaje. Ten cuidado al trasplantarla, ya que las raíces son delicadas:

  • Agarra la planta por la parte inferior del tallo y levántala con cuidado de la maceta original.

  • Llena la nueva maceta con una mezcla de tierra y haz un agujero en el centro del tamaño del cepellón de la planta. Coloca con cuidado el cepellón en el agujero y cúbrelo con tierra. Evita desenredar, podar o manipular demasiado las raíces, ya que la bugambilia puede entrar en estado de shock y tardar semanas en recuperarse.

Plagas y enfermedades

La bugambilia es una planta resistente a la mayoría de plagas y enfermedades. Sin embargo, es susceptible a la podredumbre de las raíces si no se realiza un buen programa de riego. Los pulgones son la plaga más común, pero se pueden eliminar regando las plantas de vez en cuando. En el caso de las bugambilias cultivadas en interior, es importante vigilar los ácaros y rociar el envés de las hojas con una solución de agua y alcohol isopropílico para eliminarlos.

Propiedades y usos de la bugambilia

La bugambilia es conocida principalmente por su valor ornamental, pero las brácteas florales también son comestibles y saludables. Se utilizan en la medicina tradicional por sus propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y antioxidantes, y pueden ayudar en casos de úlceras, diabetes, infecciones virales y problemas hepáticos.

Further reading:  Descubre la gran variedad de colores de la Bugambilia

Una forma popular de disfrutar de las brácteas florales es preparar té de bugambilia. Simplemente recolecta las brácteas frescas, retira los tallos, lávalas y déjalas en agua hirviendo durante 10 minutos. Puedes agregar un poco de jengibre o canela para darle un toque aromático. También puedes consumirlas crudas en ensaladas o sopas, o incluso rebozadas y fritas. Aclaración importante: solo las brácteas son comestibles, ya que los tallos, hojas y espinas son moderadamente tóxicos.

Cuidado de la piel con bugambilia

La bugambilia tiene numerosos beneficios para el cuidado de la piel. Algunos de ellos son:

  1. Propiedades antiinflamatorias: La bugambilia puede ayudar a reducir la inflamación en la piel, especialmente en personas con piel sensible o con afecciones inflamatorias como el acné o la rosácea.

  2. Propiedades antibacterianas: La bugambilia contiene compuestos que combaten las bacterias que causan el acné y otras infecciones de la piel. Al aplicar bugambilia en la piel, se puede reducir la cantidad de bacterias y prevenir futuros brotes de acné.

  3. Propiedades antioxidantes: La bugambilia es rica en antioxidantes que protegen la piel contra los radicales libres, responsables del daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel.

  4. Hidratación de la piel: La bugambilia contiene mucílagos, una fibra soluble en agua que ayuda a retener la humedad en la piel. Al mantener la piel hidratada, se puede reducir la apariencia de líneas finas y arrugas.

  5. Propiedades exfoliantes: La bugambilia contiene ácido salicílico, un exfoliante suave que ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Esto mejora la textura y apariencia de la piel, dejándola más suave y radiante.

  6. Propiedades calmantes: La bugambilia también puede utilizarse para calmar la piel irritada o inflamada. Al aplicarla, se puede reducir la picazón, el enrojecimiento y la inflamación.

Conclusión

La bugambilia es una adición fantástica a cualquier jardín y también es impresionante como planta de interior. Aunque requiere un poco de cuidado, si sigues esta guía podrás disfrutar de hermosas flores durante todo el año.

Para resumir los puntos clave:

  • La bugambilia es famosa por sus flores vivas y brillantes, aunque las flores en sí son pequeñas y sencillas. Son las brácteas florales las que muestran sus hermosos colores.

  • Estas brácteas florales no solo tienen un aspecto asombroso, ¡también son comestibles y saludables! Prueba a preparar té de bugambilia y compruébalo por ti mismo.

  • Las hojas, tallos y ramas de la bugambilia son tóxicos y están cubiertos de espinas, así que ten cuidado y mantén a los niños pequeños y a las mascotas alejados si es posible.

  • La bugambilia tiene muchas formas y tamaños, dependiendo de la variedad, desde pequeños arbustos hasta enredaderas trepadoras o árboles altísimos.

¡Así que si quieres darle un toque de color a tu vida, una planta de bugambilia es una excelente elección! Una Planta puede ser una gran fuente de información y recursos para cultivar y cuidar tus plantas.

Advertisement