Cómo plantar marihuana de forma exitosa y en el momento adecuado

Cómo plantar marihuana de forma exitosa y en el momento adecuado
Advertisement

¿Te has preguntado cuál es el mejor momento para plantar marihuana y cómo hacerlo correctamente? Pues, estás en el lugar adecuado. En este artículo, te mostraremos las técnicas para sacar el máximo provecho a tus plantas, sin importar la época del año en la que te encuentres.

Cuándo y cómo plantar marihuana

Plantar marihuana de tamaño y rendimiento medio

Si estás buscando cultivar plantas de marihuana de tamaño y rendimiento medio, es decir, aquellas que no superen los 2 metros de altura en exterior y produzcan alrededor de 500 gramos por planta, debes seguir algunas pautas para tener éxito.

La llegada de la primavera es el momento clave para empezar a germinar tus semillas de marihuana. Es en esta época del año cuando realizamos el cultivo más importante, ya que sabemos que nos dará una gran producción. En relación a esto, los cultivadores más experimentados suelen recomendar hacerlo en la primera luna llena de marzo.

El objetivo de esto es garantizar que tus semillas feminizadas o regulares reciban luz durante la noche, evitando que se estiren demasiado en los primeros días de vida. Sin embargo, debes tener en cuenta que en algunos lugares puede ser demasiado temprano para plantar debido al frío. En estos casos, es mejor esperar un mes o dos para que las plantas crezcan en un clima más propicio y sean más fuertes, lo que las hará menos vulnerables a plagas y hongos.

Further reading:  Cuidado y Mantenimiento de la Palma Ráfis: Consejos para una Planta Saludable

Cabe mencionar que mantener plantas durante un largo periodo de tiempo requiere muchos cuidados y atención constante por parte del cultivador. Desde la protección contra plagas y hongos hasta la nutrición adecuada y los trasplantes, estarás ocupado durante aproximadamente 6 meses. Pero si quieres obtener resultados satisfactorios, ¡vale la pena el esfuerzo!

Plantar marihuana de tamaño y rendimiento bajo

Si tu objetivo es cultivar plantas de marihuana de tamaño y rendimiento bajo, es decir, que no superen un metro de altura y produzcan alrededor de 250 gramos por planta, hay una estrategia que debes seguir.

Espera hasta mediados de mayo para germinar tus semillas de marihuana. De esta manera, tus plantas tendrán aproximadamente un mes para crecer antes de que cambie el fotoperíodo. Además, disfrutarán de un clima más cálido y de una mayor exposición al sol, lo que favorecerá su desarrollo y las hará más fuertes. No tendrán insuficiencia de sol ni sufrirán frío durante las noches.

Al florecer, estas plantas no se estirarán demasiado, sino que se mantendrán compactas, como un abeto de Navidad de un metro de altura. El proceso de cultivo será similar al de las plantas de tamaño y rendimiento medio, solo que en este caso tardará alrededor de 3 meses y medio o 4 meses.

Este es un sistema ideal para cultivadores principiantes, ya que las plantas de tamaño y rendimiento bajo presentan menos problemas con carencias nutricionales o desequilibrios de pH. También son más fuertes y resistentes, por lo que no necesitarán tutores para sostener sus cogollos.

Plantar marihuana de tamaño y rendimiento gigante

Si sueñas con cultivar plantas gigantes de marihuana que superen los 3 metros de altura y produzcan alrededor de un kilogramo por planta, debes ser muy dedicado y aplicado en tu proceso de cultivo.

Further reading:  Leucocoprinus birnbaumii: El Hongo Tóxico de los Jardines
Advertisement

Para lograrlo, necesitarás un tiempo considerable ya que estas plantas necesitan crecer durante unos 6 meses antes de junio. Además, te recomendamos hacerlo en suelo de campo en lugar de macetas, ya que los resultados serán mejores.

El cultivo de plantas de este tamaño requiere comenzar desde el invierno. Para ello, necesitarás un invernadero de plástico que te permita controlar la temperatura y la luz solar durante esta temporada.

Aproximadamente en diciembre, es el momento ideal para germinar tus semillas de marihuana en un ambiente controlado, como tu hogar. Luego, podrás trasladar las plantas a tu invernadero para que continúen creciendo con el calor durante el invierno.

A medida que las plantas vayan creciendo, tendrás que ir realizando podas estratégicas para obtener una estructura de ramas fuertes. Por ejemplo, puedes comenzar podando el ojo central de la planta y luego las ramas más altas. Este proceso te llevará alrededor de dos meses, hasta obtener una gran bola de hojas con numerosos micro-ojos que se convertirán en largas ramas.

En febrero, deberás clavar estacas alrededor de la planta y colocar una malla SCROG para separar y sostener las ramas, permitiendo que la planta crezca lo más ancha posible. Luego, en marzo, deberás retirar la luz artificial y permitir que la planta se habitúe a la luz natural y al fotoperíodo de crecimiento propio de esa temporada.

Cuando llegue junio o julio, tendrás una planta gigantesca lista para florecer y brindarte una abundante cosecha. En este punto, podrás colocar otra malla sobre la planta para dar soporte a las ramas y a los cogollos, evitando que caigan hacia los lados. No olvides controlar y prevenir las plagas y los hongos, ya que las plantas gigantes son más susceptibles a estos problemas.

Further reading:  Generadores Solares: Descubre sus Beneficios y Desafíos

Ten en cuenta que este tipo de cultivo requiere dedicación y el uso de buenos nutrientes para asegurarte de que la planta crezca de manera saludable. ¡Y no olvides tener paciencia, ya que estos procesos toman tiempo!

Recuerda que cada tipo de cultivo tiene sus particularidades y desafíos. Lo más importante es tener pasión y disfrutar del proceso, ajustando las técnicas a tu disponibilidad y condiciones específicas. Si sigues estos consejos, lograrás una cosecha exitosa. ¡Buena suerte y a disfrutar del cultivo!

Advertisement