Papiloma plantar: prevención y tratamiento

Advertisement

Las verrugas plantares, también conocidas como papilomas debido al virus que las causa, son lesiones en la piel que forman una pequeña cavidad con círculos oscuros. Estos círculos son las papilas de la piel afectadas por el virus.

¿Qué es un papiloma plantar?

Esta cavidad normalmente está cubierta por una capa de piel endurecida, por lo que a veces puede confundirse con un callo. Sin embargo, se diferencia de la verruga vulgar en que crece hacia dentro y no es únicamente superficial. Aunque es benigna y puede desaparecer con el tiempo, es importante tratarla debido a su carácter contagioso y al dolor que puede provocar, especialmente cuando se encuentra en zonas de presión. ¿Sabías que en algunos lugares también se le llama «ojo de pez»?

Alcance de la afectación por verruga plantar

El alcance de la afectación por verruga plantar varía según el tiempo de evolución del papiloma y cada paciente. Podemos encontrarnos con distintas situaciones, desde una única verruga bien definida en una zona concreta, hasta varias verrugas repartidas en distintas zonas del pie e incluso muchas verrugas juntas formando una placa endurecida llena de papilomas.

El tamaño, el número de papilomas y la profundidad de las verrugas aumenta a medida que pasa el tiempo y se les manipula. Por eso, es importante tratarlas cuanto antes.

Further reading:  10 Plantas Colgantes para Alegrar tu Hogar

Papiloma en el pie y virus del Papiloma humano

Es importante no confundir la verruga plantar provocada por el papiloma con el papiloma genital, ya que son cepas diferentes del virus del papiloma humano (VPH) y no tienen relación alguna.

Fases del papiloma en el pie

Cuando sufrimos un papiloma, podemos distinguir entre varias fases: la inicial, la de desarrollo y la avanzada.

Fase inicial del papiloma en el pie

En la fase inicial, tras el contagio, el papiloma aún no es visible, pero suele contagiarse sobre una herida o yaga. Cuando empezamos a sentir molestias, es porque ya ha comenzado a desarrollarse. Estas molestias suelen ser punzantes y se sienten principalmente al apoyar nuestro peso en la zona afectada, por ejemplo, al caminar.

Fase de desarrollo

En esta fase, es importante tratar el papiloma lo antes posible, ya que si no lo hacemos, la raíz del papiloma crecerá hacia los lados, multiplicándose en varias cabezas. Además, durante esta fase es común el contagio y el autocontagio.

Fase avanzada

La fase avanzada ocurre cuando no se ha tratado el problema y la situación empieza a complicarse. En estos casos, es importante retirar el papiloma cuanto antes.

Zonas de aparición del papiloma plantar

El papiloma plantar puede aparecer en cualquier zona del pie, pero es más habitual en ciertas áreas:

  • En el talón: los papilomas suelen aparecer en zonas donde tengamos grietas, callos o heridas. El talón es especialmente propicio debido a la presión que ejercemos en esta zona.
  • En la zona donde apoyan los metatarsos: al igual que en el caso anterior, esta zona es propensa a la aparición y molestia de los papilomas, ya que es donde apoyamos nuestro peso.
  • Entre los dedos de los pies: son comunes y a veces desaparecen solos si no se ejerce presión sobre ellos. Esta área es susceptible debido a la humedad y al roce constante.
Further reading:  Pendientes de la Reina: El Encanto de la Naturaleza

Contagio y prevención

El contagio del papiloma plantar se produce a través del contacto directo del virus con la piel que no está intacta o está húmeda, lo que provoca la infección. Lo más habitual es infectarse al caminar descalzos por lugares públicos, como vestuarios, duchas, gimnasios, piscinas o tatamis.

Advertisement

Si tienes un papiloma, es importante tomar precauciones para evitar contagiarlo o autocontagiarte:

  • No andar descalzo por lugares públicos, especialmente si tienes lesiones en la piel. Es recomendable usar chancletas incluso al borde de las piscinas.
  • No compartir calcetines, calzado ni toalla con nadie.

Si convives con alguien que tiene verrugas plantares, se recomienda que esa persona se duche o use la bañera al final, limpie las superficies con lejía y se enjuague después de 5-10 minutos. También es importante que al salir de la ducha o bañera use chanclas para no contaminar otras superficies. Aunque no compartas el baño, es importante seguir un protocolo de limpieza para prevenir el autocontagio.

Un falso mito es que ducharnos con calcetines nos protege de coger hongos o papilomas. Cuando los calcetines están secos, nos protegen de las infecciones al separar la piel de la superficie en la que pisamos. Sin embargo, cuando están mojados, los agentes infecciosos entran en contacto directo con la piel.

Tratamiento de un papiloma en el pie

Existen varios tratamientos para las verrugas plantares. Uno de los más habituales es quemarlas con ácido nítrico, ya que deshace el papiloma y solo irrita la piel circundante, la cual se recupera en pocos días.

Further reading:  14 Plantas con Flores Azules: Belleza en Azul

También se utilizan tratamientos más agresivos, como la crioterapia y el láser, que queman toda la zona tratada, eliminando tanto el tejido sano como el del papiloma. Para casos más complicados, se utiliza la cantaridina, un veneno extraído de un escarabajo, que permite retirar todo el tejido afectado sin recurrir a la cirugía.

Las técnicas quirúrgicas son las más efectivas, pero implican anestesiar la zona, realizar una pequeña intervención y un breve período de recuperación. Algunas de las técnicas quirúrgicas más comunes son la escisión quirúrgica, que consiste en retirar mecánicamente la verruga, y la multipunción, utilizada para papilomas extensos, que consiste en puncionar la epidermis para generar una cicatriz que permita desprenderse de las verrugas.

Remedios caseros y recomendaciones finales

Aunque se suelen escuchar remedios caseros para tratar el papiloma, es importante tener en cuenta que estos pueden empeorar la verruga y provocar autocontagio. Si tienes una verruga plantar dolorosa, se recomienda el uso de círculos de fieltro para reducir la presión en la zona hasta recibir un tratamiento podológico adecuado.

Si tienes un papiloma o sospechas que lo tienes, lo más recomendable es acudir a un podólogo para recibir el tratamiento adecuado y descartar cualquier otra afección.

Recuerda que en Una Planta encontrarás profesionales especializados para tratar el papiloma plantar y cuidar de tus pies. ¡No esperes más y recupera la salud de tus pies!

Advertisement