El Huayno Ayacuchano «Flor de Retama»: Una canción con una historia de estigmatización en el centro del debate

En medio de la polarización que surge durante la campaña electoral, ha vuelto a surgir una interpretación polémica sobre una canción tradicional. Se trata del huayno ayacuchano llamado «Flor de Retama», compuesto en 1969. Recientemente, la periodista Milagros Leiva afirmó en público que esta canción era entonada por miembros de la organización terrorista Sendero Luminoso, lo que desató una controversia. Ante esto, el Gobierno Regional de Ayacucho exigió una rectificación y disculpas públicas a Leiva debido a que su «irresponsable declaración ha agraviado a la población de la provincia de Huanta y de la región de Ayacucho» [1]. Estos hechos vuelven a poner de manifiesto el problema de la estigmatización de la población de la sierra peruana y sus elementos culturales, en el contexto de una profunda herida social generada durante el periodo de violencia entre 1980 y 2000.

El pasado oscuro de «Flor de Retama»

Existen testimonios y declaraciones que confirman que la organización terrorista Sendero Luminoso hizo uso de «Flor de Retama». En una de las audiencias públicas de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), la esposa del juez de paz Inocente Cabanillas Rosales testificó que los miembros de Sendero llevaron a las autoridades de Huancapón a la Plaza de Armas para ejecutarlos y obligaron a las personas reunidas a cantar «Flor de Retama» [2].

Sin embargo, sería incorrecto afirmar que esta canción es una apología al terrorismo, ya que su origen se remonta a antes del periodo de violencia. Fue compuesta por el profesor Ricardo Dolorier Urbano después de la masacre de Huanta, que ocurrió como resultado de las protestas contra el Decreto Supremo 006 aprobado por el gobierno militar de Juan Velasco Alvarado. Este decreto establecía que si un estudiante desaprobaba un curso, debía pagar una penalidad mensual de 100 soles, eliminando así la gratuidad en la educación universitaria pública, lo que generó el rechazo de la población. En Huanta, las protestas fueron reprimidas de manera violenta por las fuerzas del orden y más de 20 personas murieron, incluyendo a algunos estudiantes. Dolorier compuso la canción con el objetivo de «mantener viva la memoria de la rebelión de 1969» [3], una rebelión que buscaba preservar el acceso universal y gratuito a la educación, y logró derogar el injusto decreto.

Further reading:  El Colectivo: Una Celebración de la Comunicación Popular

El derecho a la educación y la estigmatización

El acceso gratuito a la educación es un derecho consagrado en el artículo 17 de la Constitución Política del Perú y en el artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Además, el artículo 16 de la Constitución establece que la condición socioeconómica no debe ser un impedimento para acceder a la educación. Si el Decreto Supremo 006 se hubiera mantenido, muchas personas se habrían visto privadas de este legítimo derecho. Esta medida no solo vulneraba el acceso gratuito a la educación en las universidades públicas, sino que era especialmente perjudicial en una zona de pobreza como Huanta.

Durante el conflicto armado interno, especialmente entre 1983 y 1984, Huanta y sus alrededores se convirtieron en escenario de una intensa violencia generada por la subversión terrorista y la respuesta de las fuerzas del orden. Durante este tiempo, la canción «Flor de Retama» siguió siendo asociada con los grupos terroristas, llegando a causar un episodio oscuro en la historia del país. El 3 de noviembre de 1991, el grupo paramilitar «Colina» perpetró una masacre en una pollada realizada en los Barrios Altos de Lima, en la que murieron 15 personas, incluido un niño de 8 años [4]. Según el testimonio de uno de los miembros del Grupo Colina, decidieron intervenir en la pollada en la que sonaba la canción «Flor de Retama», ya que los militares asociaban esa canción con la apología al terrorismo [5]. A partir de ese momento, se llegó a la conclusión de que cualquiera que escuchara «Flor de Retama» estaba afiliado a Sendero Luminoso, a pesar de que la sentencia del Poder Judicial dictaminó que no era así.

Further reading:  Propiedades Medicinales de la Retama

La importancia de conocer la historia cultural

En conclusión, «Flor de Retama» es una valiosa pieza de la cultura peruana, cuyo trasfondo se encuentra en un trágico episodio ocurrido en Huanta, que se cobró la vida de más de 20 personas que luchaban por defender su derecho a una educación universitaria gratuita. Sin embargo, a lo largo de los años, los miembros de Sendero Luminoso distorsionaron el mensaje de la canción, lo que llevó a la estigmatización de aquellos que apreciaban el huayno y su historia. Esto dio lugar a otro episodio doloroso que constituyó una grave violación de los derechos humanos. Como peruanos, es crucial que reconozcamos la historia detrás de ciertos elementos culturales antes de caer en la confrontación y la violencia. Debemos construir un camino real hacia la justicia, la verdad y la reconciliación nacional, para evitar que se repitan estos errores del pasado.

Referencia:
[1] Gore Ayacucho. (2020, 2 de mayo). Pronunciamiento. Twitter. Una Planta [2] LUM (2016). CASO: INOCENTE CABANILLAS ROSALES – TESTIMONIO: SIN IDENTIFICAR – CAJATAMBO. Una Planta [3] Espectáculos LR. (2021, 4 de mayo). Conoce la verdadera historia de «Flor de retama». La República. Una Planta [4] Godoy, A. (2016). La matanza de Barrios Altos: 25 años después. IDEHPUCP. Una Planta [5] Alvarez, H. (2021, 5 de marzo). LA «FLOR DE RETAMA» NO ES UNA CANCIÓN TERRORISTA. La Mula. Una Planta

YouTube video
El Huayno Ayacuchano «Flor de Retama»: Una canción con una historia de estigmatización en el centro del debate