Albahaca: Un tesoro culinario con usos versátiles

Advertisement

Albahaca

La albahaca, conocida por su estelar papel en la gastronomía italiana, es una planta ampliamente utilizada en la cocina. Esta hierba aromática posee una amplia variedad de usos y tipos, lo que la convierte en un ingrediente sumamente popular en todo el mundo.

Un regalo para el paladar

La albahaca se caracteriza por su aroma distintivo que aporta un sabor dulce, penetrante y refrescante a nuestros platos. Aunque también puede utilizarse en su forma seca, estas características se atenúan considerablemente. La albahaca se consume principalmente cocinada y puede emplearse en una gran variedad de platos, lo que la convierte en una hierba sumamente versátil.

Además de su uso culinario, la albahaca también tiene aplicaciones ornamentales, lo que la convierte en una planta común en muchos jardines durante la primavera y el verano. Sus propiedades repelentes de mosquitos y otros insectos hacen que las plantas decorativas, como los geranios, estén protegidas.

La albahaca ha encontrado su lugar en el mundo de los dulces y la industria cosmética.

Salsa Pesto

¿Qué es la albahaca?

Aunque comúnmente se la conoce como especia o hierba aromática, la albahaca pertenece a la familia de las lamiáceas, que incluye numerosos géneros y miles de especies diferentes de hierbas con flores. La albahaca en cuestión pertenece al género Ocimum, típico de climas tropicales, y su especie específica se denomina Ocimum basilicum.

Esta planta perenne puede alcanzar hasta 130 cm de altura y tiene tallos finos que cubren sus hojas, las cuales pueden ser ovaladas o dentadas, con tonalidades verdes que van desde el verde claro hasta el morado oscuro. También produce flores tubulares violáceas o blancas en espigas ubicadas en la parte superior.

Existen numerosas variedades de albahaca, como la de hoja de lechuga, común en España, que tiene hojas anchas y un sabor dulce y fresco. En las regiones mediterráneas, también se encuentran variedades con hojas más finas y alargadas, e incluso hojas dentadas, como la albahaca púrpura o morada. En Asia, las variedades son aún más numerosas, con sabores peculiares e intensos, e incluso algunas con un toque picante. La albahaca tailandesa es muy popular en Occidente, con un color verde claro y un sabor ligeramente picante y anisado.

Piccata de pollo con alcaparras

Origen y cultivo de la albahaca

La albahaca se cultivaba hace milenios en diferentes zonas de África y el sudeste asiático. Llegó a Europa a través de rutas comerciales desde la India hace más de dos mil años y se fue asentando lentamente en las regiones mediterráneas.

Further reading:  Albahaca: Una planta llena de sabor y beneficios

En el antiguo Egipto, la albahaca se utilizaba para rituales y la elaboración de remedios medicinales, e incluso para el proceso de embalsamado de los muertos. En la Antigüedad Clásica, se le atribuían significados relacionados con la fertilidad, el vigor y el poder.

La producción de albahaca se ha expandido globalmente gracias al cultivo en invernaderos, que proporcionan el clima cálido que necesita la planta. La albahaca no tolera climas fríos ni heladas, por lo que suele cultivarse en primavera.

La albahaca se adapta bien a entornos domésticos, ya sea cultivada desde semillas o como plantas compradas. Solo requiere un buen sustrato, luz solar directa y una humedad constante sin encharcamiento. Es importante protegerla del frío y estar atentos a posibles caracoles u orugas que puedan dañar las hojas.

Gazpacho de albahaca

Propiedades y beneficios

Además de su uso como condimento, la albahaca tiene propiedades beneficiosas para el organismo. Contiene antioxidantes llamados flavonoides, que protegen contra los radicales libres y el envejecimiento prematuro. También tiene propiedades antiinflamatorias y efectos antibacterianos. Su consumo está asociado con una buena digestión, así como propiedades relajantes y analgésicas.

La albahaca es rica en minerales, vitamina C y betacarotenos. Aunque se consume en cantidades pequeñas, su sabor y aroma brindan un placer adicional a nuestros sentidos, estimulando el apetito y añadiendo un toque especial a los platos.

Elección, conservación y uso en la cocina

  • Al igual que muchas hierbas frescas, la albahaca es delicada una vez cortada, por lo que es recomendable utilizarla rápidamente. Si se compra en porciones, es importante revisar la fecha de envasado y consumo recomendado.
  • El estado de las hojas y los tallos es un indicador de su frescura. Hojas brillantes y verdes intensas, con una textura tersa, son señales de calidad.
  • No se deben lavar las hojas hasta su uso, pero se pueden envolver en papel de cocina húmedo y guardar en una bolsa hermética en el refrigerador para prolongar su vida útil.
  • Para aprovechar al máximo el aroma de la albahaca, se recomienda agregarla al final de la cocción o justo antes de servir los platos.
  • La albahaca se puede consumir entera, lavada y cruda, o picada, machacada o cortada en tiras finas. Al machacarla, se liberan los jugos y aceites naturales, intensificando su sabor.
  • También se puede utilizar para infusionar agua, sopas, aceites, salsas y caldos, aportando un toque aromático. Los tallos y las flores también son comestibles, aunque su sabor puede ser ligeramente amargo y su aroma más sutil, principalmente utilizados como decoración.
  • Las hojas de albahaca se pueden congelar en cubitos de aceite o agua, pero perderán parte de su frescura y aroma característicos.
Further reading:  Albahaca Fresca: Descubre dónde comprar la mejor calidad

Nuestras mejores recetas con albahaca

La albahaca es un ingrediente versátil que enriquece una amplia variedad de platos. Por ejemplo, en la clásica ensalada caprese, la albahaca realza los sabores del tomate y el queso mozzarella. También puede añadirse a platos mediterráneos que incluyan hortalizas, como tartas saladas o ratatouille.

Advertisement

La albahaca combina maravillosamente con salsas cítricas, frutas, salsas lácteas y cremosas para acompañar pescados y carnes. Además, sorprende en recetas dulces y postres.

¡Descubre el delicioso pesto verde genovés o atrévete con la piccata al limón con albahaca! También puedes probar el refrescante gazpacho de tomate, aceitunas y albahaca, o deleitarte con el tapenade de tomates secos con queso de cabra.

¡La albahaca está lista para enriquecer tus platos con su aroma y sabor únicos!

Ensalada de pasta Caprese

Pesto verde tradicional genovés

  • Dificultad: fácil
  • Tiempo total: 15 minutos
  • Elaboración: 15 minutos

Ingredientes:

  • 100 gramos de albahaca fresca
  • 200 gramos de queso Grana Padano DOP
  • 75 gramos de piñones
  • 2 dientes de ajo
  • 160 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Elaboración:

  1. Separar las hojas de albahaca de los tallos, lavar y secar.
  2. Pelar y desgerminar los ajos. Tostar ligeramente los piñones en una sartén sin aceite.
  3. Colocar todos los ingredientes en una batidora o robot de cocina con la mitad del aceite. Salpimentar y triturar.
  4. Agregar el resto del aceite y triturar nuevamente hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. ¡Ya tienes el delicioso pesto verde listo para disfrutar!

Piccata al limone con albahaca

Ingredientes:

  • 4 filetes de pollo
  • 2 limones
  • 250 ml de caldo de verduras
  • 1 cucharada de maicena
  • 25 ml de aceite de oliva, y un poco más para cocinar
  • 15 gramos de albahaca fresca
  • 50 ml de vino blanco
  • Sal y pimienta negra al gusto

Elaboración:

  1. Dejar que el pollo se atempere, quitar los trozos de grasa y secarlos. Pelar y cortar a la mitad uno de los limones. Pelar la piel sin la parte blanca y cortarla en tiras finas. Exprimir el zumo y colarlo.
  2. Emulsionar el zumo de limón con los 25 ml de aceite, salpimentar y mezclar con la piel de limón. Cubrir los filetes de pollo con esta salsa y marinar en el refrigerador durante una hora. Sacar 10 minutos antes de cocinar.
  3. Precalentar el horno a 60ºC. Calentar una sartén con un poco de aceite y cocinar los filetes previamente escurridos. Reservar en el horno.
  4. A fuego alto, agregar el vino a la sartén y raspar los jugos que hayan quedado en el fondo. Reducir el fuego y cocinar hasta que reduzca y se evapore el alcohol. Disolver la maicena en un poco de agua fría y agregar a la sartén para espesar la salsa.
  5. Servir la carne en un plato con la salsa por encima y añadir la albahaca picada justo antes de servir.
Further reading:  Ensalada Caprese: Una Deliciosa Combinación de Tomate y Mozzarella

Gazpacho de tomate, aceitunas y albahaca

Ingredientes:

  • 750 gramos de tomates pera
  • 100 gramos de aceitunas gordal aliñadas
  • 100 gramos de pepino
  • 25 gramos de albahaca fresca
  • Vinagre de Jerez
  • Sal

Elaboración:

  1. Colocar todos los ingredientes en un recipiente grande. Pelar y cortar el pepino, añadir la albahaca, sal, tomates en trozos, aceitunas y un chorrito de vinagre.
  2. Batir hasta obtener una mezcla homogénea y luego pasarla por un colador para eliminar las semillas y pieles.
  3. Probar y ajustar el punto de sal y vinagre según el gusto. Servir frío con aceitunas en rodajas y hojas de albahaca decorando.

Tapenade de tomates secos con queso de cabra y albahaca

Ingredientes:

  • 60 gramos de tomates secos en aceite
  • 40-60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 diente de ajo
  • 6 aceitunas verdes o negras sin hueso
  • 50 gramos de queso de rulo de cabra sin corteza
  • 2 cucharadas de queso crema de untar
  • Zumo de limón
  • Hojas de albahaca fresca
  • Tomillo
  • Pimienta

Elaboración:

  1. Colocar los tomates en una trituradora o picadora. Agregar dos cucharadas de aceite, ajo picado, sal, pimienta, tomillo y hojas de albahaca.
  2. Triturar y agregar el zumo de limón. Continuar triturando y añadir el queso de cabra. Mezclar hasta obtener una pasta homogénea. Agregar el queso crema según la textura deseada.

Panna cotta de albahaca

Ingredientes (Para 4 porciones):

  • 400 ml de nata para montar
  • 40 gramos de azúcar
  • 4 hojas de gelatina
  • Un puñado de albahaca fresca

Elaboración:

  1. Remojar las hojas de gelatina en agua fría durante 10 minutos.
  2. Calentar la nata con la albahaca fresca y el azúcar, removiendo constantemente para evitar que se queme. Una vez que la nata hierva, apagar el fuego, retirar la albahaca y agregar las hojas de gelatina.
  3. Repartir la mezcla en 4 recipientes y dejar que se enfríe antes de refrigerar durante aproximadamente 4 horas.
  4. Decorar con hojas de albahaca y ¡disfrutar!

¡La albahaca lleva tus platos a otro nivel de sabor y frescura!

Albahaca en tiesto

Receta original y fotografías de Recetas de Rechupete

Link a Una Planta

Advertisement