La Retama: Una Planta Diversa y Fascinante

La retama es un grupo de arbustos con flores que pertenecen a la familia Fabaceae. Dentro de este grupo, existen siete especies diferentes con características únicas y sorprendentes. Su taxonomía puede ser un poco complicada, pero básicamente pertenecen a la división Magnoliophyta, la clase Magnoliopsida, la subclase Rosidae, el orden Fabales, la familia Fabaceae, la subfamilia Faboideae, la tribu Genisteae y el género Retama.

Estas plantas se encuentran en tres continentes diferentes, pero son más comunes en las áreas cercanas al Mar Mediterráneo debido a su clima cálido y favorable. Aunque muchas plantas dentro de este grupo son conocidas como «retama», no todas pertenecen estrictamente al género Retama. En general, el término «retama» se utiliza para describir arbustos en forma de escoba, lo que incluye a las retamas propiamente dichas.

Cada una de las especies de retama tiene cualidades únicas y beneficiosas. Muchas de ellas son efectivas para tratar afecciones respiratorias y fiebres eruptivas. Además, poseen propiedades diuréticas que pueden ser beneficiosas para la salud.

Ahora, vamos a hablar sobre las diferencias entre la genista y la retama. Es importante destacar que la retama es un género de la tribu Genisteae, lo que puede generar cierta confusión. Aunque todas las retamas son Genisteae, no todas las plantas de la tribu Genisteae son retamas. También es común cometer el error de considerar como retama a plantas que en realidad no lo son.

Por otro lado, tenemos la retama de olor, también conocida como gayomba, gallomba, ginesta o ginestra. Aunque su nombre científico es Spartium junceum, no pertenece al género Retama, sino al género Spartium. Esta planta perenne se encuentra principalmente en el sur de Europa, el suroeste de Asia y el noroeste de África. Sin embargo, en algunas áreas, como las Islas Canarias, se ha convertido en una especie invasora que amenaza el ecosistema local.

Further reading:  El Camino hacia Retamar: Admisión en Seis Pasos

Otra especie interesante es la retama negra, científicamente conocida como Cytisus scoparius var. Andreanus. Aunque proviene de la tribu Genisteae, no pertenece al género Retama. Este arbusto caducifolio tiene hermosas flores amarillas más grandes que las de la retama común amarilla y se utiliza con fines medicinales debido a sus propiedades cardiotónicas y estimulantes.

La retama canaria, también conocida como Genista maderensis, es un arbusto en forma de escoba que se encuentra principalmente en las Islas Canarias y Madeira. Esta especie es extremadamente resistente y puede soportar temperaturas negativas de hasta 5 a 7 grados bajo cero. Aunque no es exigente en cuanto al suelo, requiere una exposición prolongada al sol.

Por último, pero no menos importante, tenemos la retama amarilla, científicamente conocida como Retama sphaerocarpa. Esta especie es la más conocida y pertenece al género Retama. Crece preferentemente en terrenos secos, lo que explica su presencia en las zonas áridas de la Península Ibérica. La retama amarilla tiene una característica única: puede fijar el nitrógeno del aire y enriquecer el suelo, lo que la convierte en una aliada importante para otras plantas y en un regenerador de suelos degradados. Además, su néctar es una fuente de alimento para las abejas, lo que contribuye a la producción de una deliciosa miel de retama.

La retama es un grupo fascinante de arbustos con flores que merece ser explorado y apreciado. Si quieres conocer más sobre estas maravillosas plantas, te invito a visitar Una Planta, donde encontrarás información detallada y consejos útiles para cultivar y aprovechar al máximo las retamas en tu jardín.