Los fundamentales para el bienestar de tu jardín

Advertisement

Cuando pensamos en fertilizar nuestro jardín, muchas veces nos viene a la mente el término NPK. Si bien estos macronutrientes son importantes, debemos recordar que el crecimiento saludable de nuestras plantas depende de una combinación equilibrada de diversos nutrientes. Cada tipo de cultivo tiene sus particularidades y requiere cantidades específicas de estos nutrientes para desarrollarse de manera óptima.

Cuando nuestras plantas muestran signos de debilidad, nos asaltan las dudas. ¿Será falta de nitrógeno, calcio o magnesio? En el blog de Rocalba, te vamos a contar cuáles son los macronutrientes esenciales para la nutrición de las plantas de tu jardín, qué funciones cumplen y cómo identificar su deficiencia en tus cultivos.

Los macronutrientes fundamentales

Antes de adentrarnos en los macronutrientes específicos, es importante entender que hay dos grupos principales: los macronutrientes y los micronutrientes. Los macronutrientes deben estar presentes en mayor cantidad que los micronutrientes para asegurar el crecimiento saludable de las plantas. Ahora, nos centraremos en los primeros.

Los primarios

Dentro de los macronutrientes, encontramos los primarios, que son esenciales para el desarrollo integral de las plantas. Estos son:

Nitrógeno (N)

El nitrógeno es esencial para el crecimiento vegetativo de las plantas. Contribuye a la estructura y al desarrollo de la planta en general. La falta de nitrógeno puede frenar su crecimiento. ¿Cómo podemos detectar su carencia? Si observamos que las hojas adultas se decoloran hacia tonos verdes claros o incluso amarillos, si hay una pausa en el crecimiento de la parte aérea de la planta y un crecimiento intenso de las raíces, puede ser indicio de falta de nitrógeno.

Further reading:  Lirios de agua, la elección perfecta para embellecer tu estanque

Fósforo (P)

El fósforo es importante para la formación de flores, semillas y yemas en las plantas. Ayuda al desarrollo de las raíces y fortalece la pared celular. Es fundamental para el crecimiento adecuado de las plántulas. La falta de fósforo afecta directamente el crecimiento de las raíces y puede provocar problemas en la generación de flores y yemas. ¿Cómo podemos detectar su carencia? En un inicio, notaremos un color verde oscuro en la planta, pero diferente al verde intenso del exceso de nitrógeno. Sería más bien un verde azulado. El crecimiento de la planta se detendrá y, si la deficiencia persiste, comenzaremos a notar necrosis en las hojas con un color púrpura característico.

Potasio (K)

El potasio es fundamental para el control de la humedad en las plantas y para fortalecer su estructura y resistencia ante condiciones climáticas adversas, plagas y enfermedades. ¿Cómo podemos detectar su carencia? Notaremos un leve secado de color grisáceo en los bordes de las hojas, que con el tiempo se volverán marrón-ocre y la necrosis se extenderá hacia el nervio central de la hoja.

Los secundarios

También existen macronutrientes secundarios que son relevantes para el desarrollo de las plantas. Estos son:

Advertisement

Calcio (Ca)

El calcio es importante para fortalecer las paredes y membranas celulares, así como para el desarrollo de las raíces. Juega un papel clave en la formación de frutas con semillas o huesos. También ayuda en la absorción de otros elementos. ¿Cómo podemos detectar su carencia? Aunque no es tan común, la carencia de calcio se reconoce por manchas amarillas en las hojas, especialmente en las más jóvenes, que luego se vuelven marrones en los bordes, con las puntas secas y arrugadas. También afecta a las flores y a los frutos, deformándolos.

Further reading:  Descubre el Fascinante Mundo del Café de Brusca

Magnesio (Mg)

El magnesio es especialmente importante en la fotosíntesis y en la fortaleza de la planta. Además, contribuye a la formación de frutos y semillas, por lo que es clave en el proceso de maduración de la planta. ¿Cómo podemos detectar su carencia? Observaremos clorosis, manchas amarillas entre los nervios y los bordes de las hojas más viejas (similares a los síntomas de la carencia de hierro, pero más leves). A pesar de la deficiencia, los nervios permanecerán verdes. Si la carencia persiste, también afectará a las hojas más jóvenes.

Azufre (S)

El azufre es importante para el crecimiento de las raíces y para fortalecer la planta, haciéndola más resistente a plagas y enfermedades. ¿Cómo podemos detectar su carencia? Debes recordar que los síntomas de la deficiencia de azufre son similares a los de la deficiencia de nitrógeno. Generalmente, la deficiencia de azufre comienza en los brotes jóvenes, mientras que la deficiencia de nitrógeno comienza en las hojas más viejas. Este detalle puede ayudarte a diferenciar ambas deficiencias.

Es importante encontrar un equilibrio y una fertilización adecuada para cada tipo de cultivo, ya que tanto la falta como el exceso de estos nutrientes pueden ser perjudiciales. Debemos destacar que los micronutrientes también son importantes, pero eso es tema para otro artículo.

Recuerda que una planta sana es clave para un jardín próspero y hermoso. ¡Cuida de tus plantas y disfruta de su crecimiento! Para más información, visita Una Planta.

Advertisement