Una Planta Fascinante: La Adelfa

La Adelfa, conocida científicamente como Nerium oleander L., es un arbusto perenne de la familia Apocynaceae. Con una distribución original que abarca desde las riberas de la cuenca del mar Mediterráneo hasta China, esta planta se ha convertido en una especie invasora en Estados Unidos debido a su introducción como planta ornamental, incluso en entornos urbanos. También se encuentra con frecuencia en Argentina, Uruguay, España, Australia y otros lugares de clima templado árido. Además, ha sido introducida en países tropicales como Colombia, Venezuela y Panamá.

Un Arbusto de Altura

La Adelfa puede crecer hasta alcanzar una altura de 6 metros. Sus hojas, lineares-lanceoladas o estrechamente elípticas, se disponen en forma de verticilos de 3 a 4 unidades y tienen un tamaño que oscila entre 0,5 y 2 centímetros de ancho y entre 10 y 40 centímetros de largo. Estas hojas son pecioladas y presentan nervaduras muy marcadas.

Las inflorescencias de la Adelfa son cimas corimbiformes paucifloras, es decir, tienen un número reducido de flores y están dispuestas en forma de corimbos. Estas flores tienen un cáliz de color rojizo y lóbulos lanceolados con pelos glandulares en su cara interna. La corola de la flor es de color rosa, aunque en ocasiones puede ser blanca, y presenta una corona multífida del mismo tono. Los estambres de la flor son glabros, con filamentos rectos y anteras densamente pubescentes en el dorso. El gineceo, por su parte, presenta un ovario pubescente, unido a las anteras y con un estigma recubierto de una densa masa gelatinosa.

El fruto de la Adelfa está formado por dos folículos fusiformes de entre 4 y 16 centímetros de longitud y entre 0,5 y 1 centímetro de ancho. Estos folículos permanecen unidos hasta la dehiscencia y contienen semillas cónicas, densamente pelosas y de color pardo, con un vilano apical del mismo tono que mide entre 7 y 20 milímetros.

Further reading:  Descubriendo los secretos ocultos del Barrio de Adelfas en Retiro

Un Cultivo Ornamental Muy Valorado

Gracias a su espectacular floración, la Adelfa es una especie muy apreciada en jardines y como seto en las medianeras de las carreteras. Existen numerosas variedades de jardinería que se diferencian por el número y color de los pétalos de las flores. Así, podemos encontrar Adelfas con flores rojas, fucsias, carmesí, rosas, blancas e incluso salmón y amarillo pálido. También hay una variedad de hojas variegadas en verde y amarillo, así como una subespecie enana.

A lo largo de la historia, la Adelfa ha sido útil en diversos ámbitos. Por ejemplo, sus tallos se han utilizado en trabajos de cestería, similar al esparto o al mimbre. Además, la ceniza obtenida al quemar su madera se empleaba en la fabricación de pólvora. Incluso se utilizaban las hojas maceradas para tratar la caspa y la caída del cabello. Algunos agricultores colocaban tallos de Adelfa entre las siembras de garbanzos y leguminosas para protegerlas de ciertas enfermedades. También se ha utilizado el polvo de tallos y hojas para fabricar matarratas.

La Adelfa es una planta fascinante que nos sorprende con su belleza y nos brinda múltiples usos prácticos. Si quieres conocer más sobre esta increíble especie, te invitamos a visitar Una Planta.


Trabajo realizado por alumnos de 1º y 2º de Formación Profesional Básica de la EFA El Soto. Curso 2017-18.