Ponle sabor picante a tu huerto: cultiva guindillas

Advertisement

¿Listo para agregarle un toque picante a tu huerto? Las guindillas y chiles son una excelente opción para aquellos que buscan emociones fuertes en sus platos. Además, con la creciente popularidad de estas especies, encontrar semillas y planteles en los centros de jardinería es más fácil que nunca.

Sembrando las semillas

El proceso de siembra comienza desde enero hasta mayo, en un semillero. Es recomendable poner varias semillas en cada alveolo y ubicarlo en un lugar con mucha luz y protegido del frío. Estas especies necesitan temperaturas entre los 18° y 32° para germinar correctamente. Una vez que las plántulas han desarrollado sus primeras hojas verdaderas, se aclaran dejando solo una en cada alveolo. Entre abril y julio, dependiendo de la variedad, se trasladan al huerto cuando tienen de tres a seis hojas. Si compras planteles listos, también debes esperar hasta abril para plantarlos al aire libre. Si quieres adelantar la plantación, puedes utilizar protecciones como campanas, túneles de plástico o velos de crecimiento.

Condiciones de cultivo

Las guindillas y chiles requieren muchas horas de sol y un sustrato suelto, rico en materia orgánica, fresco y bien drenado. Puedes utilizar sustrato para huerto urbano o añadir abono orgánico compostado al suelo antes de plantar. La distancia de plantación dependerá del tamaño que vayan a desarrollar, generalmente indicado en la etiqueta, que suele oscilar entre 40 y 80 cm. Es aconsejable plantarlas lejos de los pimientos dulces para evitar la polinización cruzada. Algunas variedades pueden alcanzar hasta un metro de altura, por lo que es importante proporcionarles tutores. Durante el cultivo, necesitarán agua regularmente, sobre todo durante el desarrollo de los frutos, pero siempre permitiendo que el suelo se seque entre riegos. Tanto un sustrato muy húmedo como uno muy seco puede causar la caída de las hojas y un aspecto poco saludable.

Further reading:  Cómo cultivar pimientos morrones: disfruta de la huerta en tu hogar

Cosecha y manipulación

El momento de la cosecha dependerá de la variedad y el clima de tu zona. Por lo general, comienza entre junio y julio y puede extenderse hasta las primeras heladas del otoño. La recolección suele hacerse cuando los chiles o guindillas han alcanzado el tamaño y el color deseado. No es necesario utilizar tijeras, basta con torcer suavemente el pedúnculo del fruto por la base para separarlo sin dañarlo. Sin embargo, tanto la cosecha como la manipulación de estas especies deben realizarse siempre con guantes, ya que su jugo puede causar irritación en la piel, mucosas y daños en los ojos si se tiene un descuido y se tocan con los dedos impregnados.

La escala del picor

El picor o pungencia de los chiles y guindillas está determinado por la concentración de capsaicina, un compuesto químico que se mide en unidades Scoville (SHU). Por ejemplo, un chile jalapeño tiene entre 2.500 y 5.000 SHU, mientras que una cayena oscila entre 30.000 y 50.000 SHU. Sin embargo, existen variedades de la especie Capsicum chinense, como los famosos habaneros, que tienen niveles mucho más altos de pungencia, llegando hasta las 580.000 SHU. Incluso existen cultivares más recientes, como el ‘Carolina Reaper’ o el ‘Pepper X’, que se aproximan a los 3.000.000 SHU. Es importante tener en cuenta que el grado de picor puede variar debido a diferentes factores, como el grado de maduración, el cultivo, el clima e incluso el suelo.

Advertisement

¡Seis guindillas ideales para cultivar en macetas!

Si tienes espacio limitado en tu huerto, no te preocupes, hay variedades de guindillas que se adaptan perfectamente a los maceteros. Aquí te presentamos algunas opciones:

  • Piparra o guindilla vasca: preferentemente se cosecha cuando mide unos ocho centímetros y tiene un picor que oscila entre 200 y 800 SHU.
  • Jalapeño: típicos de la cocina mexicana, son chiles carnosos y se cosechan cuando están verdes. Tienen un picor de 2.500 a 5.000 SHU.
  • Campanilla: tienen forma de campana o bonete de obispo, sabor afrutado y aroma agradable. Son ideales para macetas y tienen un picor de 5.000 a 15.000 SHU.
  • ‘Explosive Ember’: perfecto para macetas debido a su tamaño compacto de aproximadamente 30 cm y sus pequeños frutos multicolores. Tiene un picor de 30.000 a 50.000 SHU.
  • Cayena: esta denominación incluye una serie de cultivares muy utilizados. Las plantas son altas y vigorosas, y producen frutos llamativos de 10 a 20 cm de largo. Tienen un picor de 30.000 a 50.000 SHU.
  • ‘Black Olive’: su tamaño, forma y color asemejan a una brillante oliva negra. Alcanza aproximadamente los 50 cm de altura y tiene un follaje de tonalidad púrpura casi negra. Tiene un picor de 100.000 SHU.
Further reading:  Purificadoras de Agua 1000 Garrafones Premium: ¡La mejor opción para tu negocio!

Capsicum chinense: ¡cuanto más picante, mejor!

Dentro de la familia de los chiles, los de la especie Capsicum chinense son conocidos por ser los más picantes. Un ejemplo de esto son los habaneros, que son pequeños pero extremadamente picantes. Existen variedades de habaneros de color blanco, chocolate, naranja y rojo, con niveles de picor que van desde los 150.000 SHU hasta los 580.000 SHU.

Pero eso no es todo, también existen chiles que superan el millón de unidades SHU e incluso triplican esta cifra. Algunos ejemplos son el ‘Naga Morich’ y el ‘7 Pod Chaguanas’, con un picor de 800.000 a 1.000.000 SHU, así como el ‘Bhut Jolokia Red’ o ‘Naga Jolokia’ (también conocido como ghost pepper) con un picor de 855.000 a 1.000.000 SHU. Por último, encontramos el ‘Trinidad Scorpion’ con 1.000.000 a 1.463.700 SHU y el famoso ‘Carolina Reaper’ con un picor que oscila entre 1.150.000 y 2.200.000 SHU.

¡Atrévete a cultivar guindillas y chiles en tu huerto y descubre una nueva dimensión de sabores! Recuerda siempre tener en cuenta las medidas de seguridad al manipular estas especies y, si deseas obtener más información, visita Una Planta.

Advertisement