Plantar árboles frutales: Un ciclo de vida y belleza en tu jardín

Advertisement

Sin duda alguna, los árboles representan el paso del tiempo y la victoria de la naturaleza. Los árboles frutales, además de ser ornamentales, son un ejemplo vivo de vida. Renuevan su ciclo año tras año, siempre y cuando reciban los cuidados adecuados. Además de embellecer cualquier jardín con sus espectaculares flores, nos brindan la oportunidad de disfrutar de una alimentación sana y cultivada en casa. Un auténtico regalo de la agricultura orgánica.

Si estás considerando tener árboles frutales en tu jardín, es importante saber que el momento ideal para plantarlos es a finales de este mes, cuando el invierno está llegando a su fin. Si bien los árboles frutales pueden crecer en otras épocas del año, el momento de su plantación es determinante para su crecimiento, calidad y cantidad de fruta. Es fundamental investigar cuál es el momento adecuado para cada tipo de árbol que deseamos tener. Por ejemplo, si queremos plantar un limonero, un melocotonero o un guindo, tendremos que esperar algunos meses más para evitar que el frío los dañe. Sin embargo, si nuestro deseo es tener un cerezo, este es el momento perfecto, ya que necesita el frío para producir su delicioso fruto.

Si optamos por un frutal de raíz desnuda, febrero será el último mes en el que podremos plantarlo
Si optamos por un frutal de raíz desnuda, febrero será el último mes en el que podremos plantarlo.

Una vez que hayamos decidido qué tipo de árbol frutal plantar, podemos elegir entre los que se llaman de raíz desnuda (los más fáciles de manejar, aunque requieren un saneamiento antes de plantarlos y pueden necesitar hidratarse en agua con sustrato) o los que vienen preparados en otros formatos, como cepellón, bolsa o maceta. Sea cual sea nuestra elección, es fundamental prestar atención al suelo en el que los plantamos. El sustrato debe ser adecuado para el tipo de árbol que seleccionamos y debe estar bien drenado, ser fértil, profundo y rico en materia orgánica. Además de nutrir el sustrato, es importante añadir compost, estiércol y considerar el uso de fertilizantes minerales. Enriquecer el suelo de forma adecuada es una pieza clave para ayudar al enraizamiento y crecimiento posterior de nuestros árboles frutales. Siempre es recomendable preguntar y conocer las necesidades específicas de cada variedad antes de plantar.

Further reading:  Guía completa para el cultivo y cuidado del Maracuyá
Advertisement

También es importante proteger nuestros árboles frutales de las inclemencias del clima, especialmente del viento. Si nuestros árboles estarán ubicados en un área ventosa, se recomienda intercalar setos o arbustos entre ellos para actuar como barrera y evitar que las raíces se desprendan del suelo. Además, es crucial mantener una distancia adecuada entre árbol y árbol, ya que su crecimiento no solo ocurre en la superficie, sino también debajo de la tierra. Es vital permitir que las raíces crezcan sin competir por el agua.

Por último, al igual que con cualquier árbol joven, es importante sujetar nuestro árbol frutal a un tutor. Esto fortalecerá su crecimiento y permitirá darle la forma deseada. La poda es otro aspecto fundamental en la vida de un árbol frutal, pero eso lo abordaremos más adelante.

Plantar árboles frutales es una experiencia gratificante que nos permite conectar con la naturaleza, disfrutar de sus frutos y embellecer nuestro entorno. Si estás pensando en tener tu propio huerto en casa, no dudes en plantar árboles frutales. ¡Te sorprenderás con la belleza, la vida y la deliciosa recompensa que te brindarán! Para más información sobre este tema, visita Una Planta.

Advertisement