Aprende a cultivar las exquisitas plantas Red Velvet Echeveria

Las plantas suculentas son una de las opciones más sencillas para los amantes de la jardinería. En este sentido, la variedad de la Echeveria ‘Red Velvet’ destaca tanto por su facilidad de cultivo como por su deslumbrante belleza. Sus hojas teñidas de rosa y sus flores de intenso color rojo la convierten en una planta ideal para decorar tanto la oficina como el hogar. ¿Te animas a cultivar una planta Red Velvet junto con otras suculentas pequeñas en un contenedor? Obtendrás una combinación de colores y texturas fascinante con un mantenimiento mínimo.

Las maravillosas plantas Echeveria Red Velvet

La Echeveria pulvinata, conocida también como Red Velvet, es una especie híbrida que lleva el nombre de Athanasio Echeverria Godoy. Su nombre secundario, pulvinata, se refiere a las hojas de forma acolchada que caracterizan a esta variedad. Aunque la especie es originaria de México, este cultivar en particular se desarrolló en California.

Enamórate de la Red Velvet. Se trata de una planta pequeña que apenas alcanza los 30 cm de altura y tiene forma de arbusto. Sus hojas, de forma oblonga y puntiaguda, presentan destellos de rosa brillante en los bordes. En climas fríos, ese tono rojizo se intensifica aún más.

Las hojas y los tallos, cubiertos por finos pelos rojizos, tienen una apariencia difusa muy peculiar. Además, se disponen en espiral, lo que crea un efecto floral en los racimos. No obstante, ¡ten en cuenta que esto no son las flores! Las flores de la Red Velvet Echeveria son tubulares, con pétalos de color rojo anaranjado y un interior amarillo, rodeadas de brácteas verdes. Son muy ornamentales y de larga duración.

Further reading:  Echeveria Runyonii Cultivar "Topsy Turvy": Una Suculenta Fascinante

Cultivar Red Velvet Echeveria: ¡más fácil de lo que piensas!

Aunque las plantas Red Velvet son resistentes a las zonas 10 y 11 según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, los jardineros de climas más fríos también pueden disfrutar de ellas en el interior. Para ello, necesitarán luz solar indirecta y suelo con buen drenaje.

Si prefieres mantener tu planta en el exterior, también le gustará la luz solar, pero asegúrate de protegerla del calor del mediodía. La mayoría de los tipos de suelo son aceptables, aunque a la Red Velvet Echeveria le gusta especialmente un pH entre 5.5 y 6.5.

Durante las primeras etapas de crecimiento, conviene pellizcar las plantas jóvenes para promover el desarrollo de tallos más fuertes y resistentes. Y si te enamoras de tu planta y quieres expandirla, ¡no te preocupes! La propagación es muy sencilla. En primavera, toma esquejes de tallo y deja que se sequen en los extremos durante unos días. Luego, insértalos en el suelo y mantenlos secos durante dos semanas. Después de ese tiempo, riega normalmente y verás cómo surge una nueva planta por arte de magia.

Cuidado de la Red Velvet Echeveria

Aunque cultivar una planta Red Velvet es relativamente fácil, hay algunos consejos que debes seguir para mantener estas plantas tan especiales. Riega con regularidad pero evita que la tierra se empape demasiado. Comprueba manualmente la humedad de la tierra y riega cuando esté seca hasta el segundo nudillo. Además, las hojas te indicarán cuándo es necesario regar, ya que se arrugarán ligeramente si la planta necesita más agua.

Una vez que la planta se haya establecido, la Red Velvet Echeveria puede tolerar breves períodos de sequía. Por otro lado, un poco de alimento vegetal diluido a principios de primavera mantendrá felices incluso a las plantas en macetas.

Further reading:  Cuidando a la Echeveria agavoides (Lipstick): Todo lo que necesitas saber

El exceso de humedad en las raíces es uno de los problemas más comunes que pueden afectar a estas plantas. También pueden sufrir ataques de cochinillas, pulgones o babosas, aunque en general son bastante resistentes, incluso ante los ciervos.

¡Descubre la belleza de la Red Velvet Echeveria, una planta que no te dejará indiferente! Para más información sobre plantas, puedes visitar una planta ¡y adentrarte en un mundo repleto de verdor y color!