Una Planta: Retama de Bolas, la Joya del Parque Regional del Sureste

Advertisement

¡Amigas y amigos! Hoy les traigo una planta maravillosa que seguramente han visto más de una vez: la retama de bolas. Este arbusto, también conocido como retamón, lluvia de oro o escoba, es una joya que abunda en el Parque Regional del Sureste de Madrid, así como en muchos otros lugares.

La retama de bolas es una especie arbustiva que puede alcanzar los 3 metros de altura. Sus ramillas, de tonalidades grisáceas o verdosas, le otorgan una apariencia única. Sus pequeñas hojas alternas no duran mucho tiempo en la planta, pero lo que realmente la distingue son sus flores amarillas y llamativas, que florecen desde abril hasta junio o julio. ¡Una verdadera belleza que no pasa desapercibida!

Esta planta pertenece a la familia de las leguminosas y en sus raíces alberga nódulos con la bacteria Rhizobium. Esta característica le permite fijar nitrógeno atmosférico y enriquecer el suelo donde crece. Gracias a este poder, la retama de bolas se convierte en una pionera en la recuperación de ecosistemas degradados, colonizando áreas que han sido dañadas o abandonadas. Su presencia enriquece el suelo y beneficia el crecimiento y supervivencia de otras plantas, fomentando así la sucesión ecológica en esos lugares.

El nombre científico de la retama de bolas, sphaerocarpa, hace referencia a la forma de sus frutos, que son pequeñas bolas que esconden las semillas en su interior. Al agitar estos frutos, las semillas se mueven y producen un sonido característico, lo que ha llevado a utilizarlos tradicionalmente como sonajeros.

Advertisement

Esta planta no requiere condiciones demasiado exigentes, solo un clima mediterráneo no muy frío ni húmedo. La retama de bolas se encuentra en el noroeste de África (Argelia, Túnez, Marruecos) y en la Península Ibérica, donde se distribuye ampliamente por toda la zona de clima mediterráneo.

Further reading:  Descubre los secretos mágicos de la retama

Además de su belleza y valor ecológico, la retama de bolas ha tenido otros usos a lo largo de la historia. Sus frutos solían utilizarse como sonajeros, y antiguamente se cultivaba en gran cantidad para obtener su leña, que se empleaba en hornos de pan. También se aprovechaban sus ramas, gracias a su dureza y estructura ramificada, para confeccionar escobas.

¡Así que ya saben, queridos amigos! La retama de bolas es una planta fascinante que merece nuestra atención y admiración. Si desean saber más sobre esta y muchas otras plantas increíbles, les invito a visitar el sitio web Una Planta. ¡Descubrirán un mundo lleno de maravillas naturales!

Bibliografía:

  • Biblioweb
  • Boletín Agrario
  • Guía de los árboles y arbustos de la Península Ibérica y Baleares. Ginés López. Ediciones Mundi-Prensa 2010
  • Flora vascular
  • Revista Quercus
Advertisement