La Espectacular Amaryllis belladonna

Advertisement

La Amaryllis belladonna es una planta perenne y bulbosa que nos deleita con sus impresionantes flores en forma de trompeta que brotan antes que las hojas. Es una planta perfecta para embellecer nuestros jardines de manera natural.

Esta planta, cuyo nombre científico es Amaryllis belladonna, pertenece a la familia Amaryllidaceae y es originaria de Sudáfrica. Además, es conocida por muchos otros nombres comunes, como Amarilis, Amariles, Azucena de San Miguel, Azucena rosa y Belladona, entre otros.

El bulbo de la Amaryllis belladonna es grande y redondo, llegando a alcanzar diámetros superiores a los diez centímetros. Durante los meses más cálidos, entra en una fase de reposo.

Sus hojas son anchas, acintadas, de color verde oscuro y pueden medir hasta medio metro de largo. Esta planta alcanza una altura de entre 50 y 80 centímetros y un ancho de 40 a 50 centímetros.

Las flores de la Amaryllis belladonna son grandes y de color rosado. Pueden alcanzar de 10 a 15 centímetros de largo y nacen en grupos de dos a cuatro en la punta de tallos florales robustos, de forma cilíndrica y color púrpura.

Es importante destacar que a menudo se confunde con el popular Hippeastrum, que también pertenece a la familia Amaryllidaceae.

Diferencias entre Amaryllis belladonna e Hippeastrum

En comparación con el Hippeastrum, la Amaryllis belladonna se utiliza mucho más como planta de jardín que como planta ornamental en maceta.

Su floración generalmente ocurre en los meses de invierno y las flores brotan en tallos más largos que en el caso del Hippeastrum.

Further reading:  Cuidando de la Amarilis: Descubre sus Características

Además, el rango de colores de sus flores es más limitado, mientras que el Hippeastrum ha desarrollado una amplia y espectacular variedad que incluye colores bicolores.

Cultivo de la Amaryllis belladonna

El cultivo de la Amaryllis belladonna es sencillo y tiene garantía de éxito. Aunque se puede cultivar en maceta, es ideal plantarla en el jardín para crear grupos que brinden zonas coloridas y exóticas durante su floración.

Se recomienda elegir lugares luminosos y, si no es posible, semisombreados, evitando las áreas demasiado sombrías. Esta planta puede resistir el frío siempre y cuando las heladas sean moderadas, en caso contrario, se debe proteger.

Es preferible mejorar el suelo antes de la plantación, utilizando sustratos ricos en materia orgánica o estiércol fermentado. La Amaryllis belladonna prefiere suelos bien drenados, por lo que no se debe exceder en la cantidad de materia orgánica añadida.

Los bulbos se plantan con el cuello a nivel del suelo, sin enterrarlos por completo. A partir de su plantación, el desarrollo de la Amaryllis belladonna es constante y perceptible día a día.

En cuanto al riego, después de la plantación, se debe mantener la tierra ligeramente húmeda. A medida que las hojas empiezan a brotar, se deben proporcionar riegos escasos que se irán incrementando hasta la floración, evitando el encharcamiento.

Para mantener una nutrición adecuada, se puede abonar cada dos semanas con un poco de fertilizante líquido en el riego. Cuando las hojas comiencen a mostrar signos de letargo, se debe suspender el abonado hasta la siguiente plantación.

Si no se extraen los bulbos, se mantendrán secos durante el verano y brotarán nuevamente con las primeras lluvias o riegos otoñales.

La Amaryllis belladonna puede permanecer en su lugar de plantación durante varios años.

Cultivo de la Amaryllis belladonna como planta de interior

Si se planta en maceta, esta debe tener un diámetro que sea dos veces el tamaño del bulbo para que la planta pueda crecer adecuadamente.

Further reading:  Descubre cómo cultivar Amarílis en casa

Para el sustrato, se puede utilizar uno específico para plantas de interior, pero, debido a la resistencia de esta planta, también puede funcionar con un sustrato universal o uno para plantas de exterior.

Al plantarla, se debe colocar una base de sustrato en el fondo de la maceta, introducir el bulbo de la Amaryllis belladonna en posición vertical y cubrirlo con sustrato dejando el tallo a nivel del sustrato.

Advertisement

Después del riego inicial, se debe mantener el sustrato ligeramente húmedo y aumentar la cantidad y frecuencia de los riegos a medida que la planta crece. Por lo general, es suficiente mantener el sustrato ligeramente húmedo.

Dado que la Amaryllis belladonna es una planta de flor, es recomendable colocarla en lugares muy luminosos en el interior del hogar. Hay que recordar que no tolera las heladas a menos que sean leves (-3ºC).

En cuanto al abonado, se puede fertilizar cada 15 días con un poco de fertilizante líquido desde que aparece el tallo hasta que las hojas se marchitan. Se debe suspender el abonado luego de la floración hasta la siguiente plantación.

Plagas y enfermedades de la Amaryllis belladonna

La Amaryllis belladonna no presenta muchos problemas en cuanto a plagas y enfermedades debido a su rápido crecimiento y a su época de floración en invierno, cuando la mayoría de las plagas no son abundantes.

Sin embargo, es posible que se presenten algunas enfermedades y plagas.

Algunas enfermedades que pueden afectar a la Amaryllis belladonna son la podredumbre o moho gris y la podredumbre del bulbo. Estas enfermedades están relacionadas con el exceso de humedad en el sustrato.

Further reading:  Cómo Cuidar la Amarilis: Consejos Esenciales para un Florecimiento Espléndido

En cuanto a las plagas, se pueden encontrar larvas como la Lampetia equestris que roen los bulbos, cochinillas, ácaros y pulgones.

Cómo conservar el bulbo de Amaryllis belladonna

Una vez que la Amaryllis belladonna ha florecido, se puede conservar el bulbo para la siguiente temporada y disfrutar de esta planta durante muchos años.

Algunos consejos prácticos para conservar el bulbo de Amaryllis son:

  • Dejar la planta durante al menos una semana con el tallo seco.
  • Cortar el tallo entre dos y tres centímetros por encima del bulbo.
  • Después de la floración, las hojas verdes se mantendrán hasta julio o agosto. En ese momento, se debe suspender el riego durante al menos 20 días y luego cortar las hojas.
  • Luego, se debe sacar el bulbo de la maceta o del jardín, limpiarlo suavemente sin dañar las raíces y envolverlo en papel de periódico. Se debe almacenar en un lugar fresco, seco y oscuro.

Y ahora solo queda esperar el momento de la siguiente plantación.

Multiplicación de la Amaryllis belladonna

La Amaryllis belladonna puede multiplicarse por semillas, aunque en este caso habrá que esperar de 2 a 3 años para que florezca, ya que lo hará cuando el bulbo alcance un diámetro mínimo, señal de madurez.

Lo más común es multiplicarla mediante la división de los bulbos que se encuentran alrededor de la planta madre durante el período de reposo. Esta operación se puede realizar cada tres o cuatro años.

¡Con estos consejos, podrás disfrutar de la belleza y exuberancia de la Amaryllis belladonna en tu jardín o como planta de interior! Pero recuerda, siempre cuida de sus necesidades específicas para que puedas disfrutar de sus espectaculares flores durante muchos años.

Advertisement