Cómo propagar y plantar esquejes: consejos prácticos para lograrlo fácilmente

Advertisement

Si estás pensando en reproducir alguna de las plantas que tienes en el jardín y no sabes cómo hacerlo, te alegrará saber que existe una forma sencilla y efectiva: la propagación mediante esquejes. Esta técnica es una de las mejores formas de multiplicar tus plantas y, lo mejor de todo, es que incluso los principiantes en jardinería pueden lograrlo sin invertir demasiado tiempo ni esfuerzo.

¿Qué es un esqueje?

Un esqueje es una parte viva de una planta que se extrae para injertarla en otra planta o en un recipiente, con el objetivo de que se desarrolle y crezca. La multiplicación por esquejes consiste en cortar estas partes y lograr que se reproduzcan.

Por ejemplo, puedes cortar un trozo tierno y vivo de un tallo, un brote o una rama de una especie de planta. Luego, lo introducirás en un recipiente con agua para que desarrolle raíces. También puedes plantarlo en un tarro con arena o tierra y, posteriormente, trasplantarlo al lugar donde deseas que crezca y se desarrolle completamente.

Herramientas necesarias para hacer y plantar esquejes

Si quieres realizar esquejes de forma adecuada, necesitarás herramientas específicas de jardinería. No te servirá cualquier utensilio que tengas en casa. Afortunadamente, estas herramientas no son demasiado caras y podrás adquirirlas sin gastar mucho dinero. Estas son las herramientas que necesitarás:

  • Tijeras de podar: son indispensables para cortar los esquejes de manera precisa.
  • Serrucho de poda rígido: útil para cortar ramas de arbustos y árboles pequeños en caso de que los esquejes provengan de estas especies.
  • Paleta de jardinero: te permitirá mover tierra y sustrato de manera eficiente, siendo muy útil en diversas tareas de jardinería.
  • Paleta de trasplante: ideal para hacer el trasplante de los esquejes sin dañar las raíces.
Further reading:  Cómo cultivar un aguacate: Pasos y consejos útiles

Especies ideales para realizar esquejes

Existen muchas especies de plantas perfectas para hacer esquejes, sobre todo aquellas que enraízan con mayor facilidad. Por ejemplo, los rosales son una de estas plantas. En este caso, los esquejes suelen medir aproximadamente unos 30 centímetros y se plantan directamente en el lugar deseado.

La lavanda es otra especie en la que los esquejes se desarrollan fácilmente. Solo necesitas cortar brotes de unos 7 u 8 centímetros y plantarlos en un ambiente frío. El geranio, por su parte, se reproduce a partir de esquejes de entre 15 y 20 centímetros.

Además de estas, hay otras especies ideales para hacer esquejes, como el crisantemo, las amapolas californianas, las dalias y la begonia rex. Cada una tiene sus propias particularidades, pero siguiendo los pasos adecuados, podrás lograr que tus esquejes se conviertan en nuevas y hermosas plantas.

Cómo hacer los esquejes

Antes de proceder a multiplicar una planta mediante esquejes, es importante asegurarse de que la especie que queremos reproducir permite esta técnica. Casi todas las plantas pueden multiplicarse de esta manera, pero algunas requieren un enfoque personalizado y puede haber casos en los que la reproducción por esquejes no sea exitosa.

Advertisement

Si tienes dudas acerca de si puedes hacer esquejes de una planta en particular, lo mejor es consultar a un profesional que pueda brindarte el asesoramiento adecuado.

Una vez que estés seguro de que puedes realizar los esquejes, necesitarás utilizar unas tijeras de podar muy afiladas y puntiagudas. Después de obtener los esquejes adecuados, deberás retirar las hojas de la parte inferior y cortar los botones florales, ya que absorberán los nutrientes necesarios para desarrollar las raíces.

Further reading:  Las mejores plantas para adornar macetas pequeñas

Es importante colocar los esquejes en un recipiente con agua y fertilizante líquido, de esta manera multiplicarás los nutrientes que necesitan para crecer. Algunas plantas se desarrollan mejor en agua, mientras que otras prefieren tierra o arena. Si no estás seguro de qué método utilizar, es recomendable consultar a un especialista.

Si finalmente optas por la tierra, asegúrate de preparar una cama de jardín húmeda con materia orgánica e impregna los esquejes con un producto enraizante antes de plantarlos. También es importante regar los esquejes de manera frecuente mediante pulverizaciones, procurando que el agua esté a una temperatura suave.

Es normal que al principio notes un leve marchitamiento en la planta, pero no te preocupes, esto es completamente normal y pronto verás cómo se recuperan.

Trasplantar los esquejes a la maceta definitiva

Cuando los esquejes hayan enraizado correctamente, sabrás que ha llegado el momento de trasplantarlos a su maceta definitiva o al jardín. Para hacerlo, retira los esquejes suavemente, tirando de ellos de manera delicada pero firme. Si la raíz se resiste a salir, es señal de que se encuentra creciendo o ya ha crecido lo suficiente.

Es importante que la maceta cuente con suficiente espacio para que la especie pueda enraizar cómodamente y asegurarte de lograr una multiplicación exitosa.

Recuerda que la reproducción de plantas mediante esquejes puede ser una actividad gratificante y placentera. Con paciencia y cuidado, podrás ver cómo tus esquejes se convierten en hermosas plantas que adornarán tu jardín. ¡Anímate a probarlo!

Advertisement