La importancia de la diversidad biológica y su influencia en el desarrollo sostenible

Advertisement

¡Hoy celebramos el Día Internacional de la Diversidad Biológica! Esta fecha conmemora la aprobación del Convenio sobre la Diversidad Biológica de la ONU, un instrumento internacional que tiene como objetivo la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios derivados de los recursos genéticos. Este convenio ha sido ratificado por 196 países en todo el mundo.

La diversidad biológica abarca la amplia variedad de organismos vivos presentes en los ecosistemas terrestres y acuáticos. Esta diversidad incluye la variabilidad genética dentro de una especie, así como las diferencias entre especies y ecosistemas. En términos más simples, se refiere a la variedad de vida que encontramos en un área determinada.

La diversidad biológica cumple un papel fundamental en nuestro planeta y dependemos de ella para sobrevivir. Desde una perspectiva ecológica, es responsable de mantener el equilibrio en los ecosistemas. Cuanta mayor sea la biodiversidad en un ecosistema, más se fortalecerán las interacciones positivas entre las especies y se regularán las interacciones negativas, como plagas y enfermedades. Esto permite que los ecosistemas sean más resilientes frente a cambios o perturbaciones, como la contaminación de su hábitat.

Desde un punto de vista económico, la diversidad biológica impulsa la economía mundial al proporcionarnos bienes y servicios. Nos brinda materias primas, alimentos, medicamentos, fuentes de energía y lugares turísticos. También regula los ciclos biogeoquímicos y los cambios en el clima, entre muchas otras funciones indispensables para la economía.

Lamentablemente, una de las principales causas de pérdida de diversidad biológica es la fragmentación del hábitat. Esto ocurre principalmente debido al cambio de uso del suelo, que transforma los espacios naturales en áreas destinadas a la urbanización, la agricultura, la ganadería, las plantaciones forestales y la extracción de minerales, entre otros procesos.

Further reading:  Cómo cultivar cebolla sin semilla: Agricultura Orgánica

La contaminación, los incendios, la erosión del suelo y los cambios climáticos derivados de estas actividades también influyen en las tasas de extinción de especies que estamos presenciando en la actualidad. Estas tasas de extinción se estima que son casi mil veces más rápidas que las tasas naturales de extinción.

¿Qué podemos hacer para conservar la diversidad biológica? Existen diferentes estrategias, entre las que se encuentran la conservación «ex situ» y la conservación «in situ». La primera consiste en conservar especies fuera de su hábitat natural, a través de la gestión de expertos en jardines botánicos y centros de rehabilitación y conservación de animales.

La conservación «in situ» se refiere a la protección del hábitat y los espacios naturales que permiten la supervivencia de especies a largo plazo. Esto se logra mediante la creación de áreas silvestres protegidas, cuyo manejo y uso están regulados por organismos estatales, como el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado en Chile.

Advertisement

Además de estas estrategias, existen otras iniciativas que contribuyen a la conservación de la diversidad biológica. Por ejemplo, la creación de áreas verdes urbanas sustentables, que están diseñadas con una perspectiva ecológica y no solo estética. Estas áreas utilizan vegetación nativa que proporciona hábitats adecuados para las especies desplazadas debido al cambio de uso del suelo. Esta iniciativa no solo protege la biodiversidad, sino que también tiene beneficios económicos a largo plazo, ya que requiere menos mantenimiento y riego en comparación con las áreas verdes convencionales.

Otro ejemplo es la creación o conservación de corredores biogeográficos naturales, como las riberas de ríos, las cadenas montañosas o las áreas naturales lineales que conectan parches de hábitat fragmentados. Estos corredores permiten el desplazamiento de las especies, lo que aumenta las oportunidades de encontrar recursos y reproducirse. En las plantaciones agrícolas orgánicas, el uso de estos corredores biogeográficos o parches de hábitat naturales contribuye a aumentar la biodiversidad y reduce la necesidad de utilizar pesticidas para el control de plagas y enfermedades.

Further reading:  Huerto sin Semillas: Cómo Cultivar Remolachas con "Una Planta"

En el contexto del desarrollo sostenible, la protección de la biodiversidad es un elemento clave para lograr varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la ONU en la Agenda 2030. Estos objetivos incluyen la vida de los ecosistemas terrestres, la vida submarina, la acción por el clima, las ciudades y comunidades sustentables, y la producción y consumo responsable. Por lo tanto, la conservación de la diversidad biológica es fundamental para lograr un desarrollo sostenible en los países.

La diversidad biológica es un tesoro que debemos proteger. Como amantes de las plantas y la naturaleza, es nuestra responsabilidad promover la conservación de esta diversidad y adoptar prácticas sostenibles en nuestras vidas diarias. ¡Descubre más sobre la diversidad biológica y cómo puedes contribuir a su conservación en Una Planta!

Advertisement