La planta mortal que derrotó a un batallón francés en España

La Guerra de la Independencia (1808-1814), que en realidad fue la lucha por la liberación de un país, fue un período difícil para los españoles. Además de los horrores de la guerra, tenían que soportar la opresión de un ejército experimentado en innumerables batallas en todo el continente.

Sin embargo, los franceses no esperaban la táctica de la guerrilla, una estrategia que ya había dado resultados durante el dominio romano y que puso en aprietos a un ejército claramente superior en recursos y experiencia.

En la comarca de Ronda, Málaga, se encontraba un batallón francés decidido a acabar con los campesinos de la región. Pero los lugareños, valientes y decididos, tenían un plan para «agradar» a los invasores: una opulenta cena a base de conejos a la brasa.

Mientras los hombres salían a cazar los conejos, las mujeres recolectaron las ramas más vigorosas de la adelfa y les quitaron las hojas. También recogieron romero, tomillo, mejorana, hierbabuena y romero.

Al caer la tarde, los cazadores regresaron con una buena captura de conejos, un jabalí y algunos corzos. Desollaron los conejos y cortaron el resto de la carne en tiras. Mientras tanto, las mujeres habían preparado una gran hoguera. El festín estaba listo para «obsequiar» a los soldados franceses.

Los soldados devoraron la carne y bebieron vino local a su gusto. Después del opulento banquete, bailaron al ritmo del cante andaluz bajo la luz de las hogueras. Poco a poco, el sopor se apoderó de ellos y la sombra del sueño se extendió por el campamento. A la mañana siguiente, la mayoría del batallón estaba muerto y los pocos que quedaban estaban intoxicados.

Further reading:  Chalé Levitt modelo Cádiz: El Hogar Perfecto en Las Rozas

La responsable de esta tragedia fue la adelfa (Nerium oleander), una planta ornamental también conocida como «laurel de campo» o «laurel de jardín», que es tóxica y se encuentra en los bosques mediterráneos. Su nombre en griego está relacionado con Nereus, el padre de las Nereidas.

La adelfa es un arbusto de crecimiento rápido, con flores grandes y aromáticas, que apenas necesita agua para mantenerse. Se utiliza para embellecer las medianas de las carreteras en nuestro país. Sus flores tienen cinco pétalos, con simetría girada y unidos en la base.

Toda la planta contiene toxinas, especialmente olandrina, que es similar a los digitálicos. Ya en la época romana, el médico Dioscórides la describía como una planta cuyas hojas y flores eran venenosas para perros, mulos y muchos animales de cuatro patas.

Entre cuatro y doce horas después de ingerir adelfa, aparecen vómitos y diarrea, que pueden ir acompañados de sangre, alteraciones del ritmo cardíaco y mareos. En los casos más graves, los síntomas terminan en paro cardiorrespiratorio. Se cree que las adelfas más tóxicas son las que tienen flores rojas.

Sus hojas son ricas en saponina, una potente toxina que puede causar la muerte de cabras y ovejas. También es peligroso utilizar la madera de adelfa como leña, ya que incluso el humo puede ser perjudicial para la salud.

Una curiosidad para los amantes del cine: en la película «La flor del mal» (2003), la atractiva y arrogante Ingrid, interpretada por Michelle Pfeiffer, decide envenenar a su amante con adelfas.

Como puedes ver, esta bella planta esconde una peligrosa letalidad. Ahora que conoces los secretos de la adelfa, ¡asegúrate de mantener la distancia y disfruta de su belleza desde lejos!

Further reading:  6 Plantas Medicinales para Combatir los Hongos de Forma Eficaz

Una Planta